Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
MEDICAMENTOS

Entra en vigor el decreto de los "genéricos"

  • El ahorro para el Servicio Nacional de Salud podría llegar a los 2.000 millones de euros

1
Actualizada 02/11/2011 a las 01:00
  • ALMUDENA DOMENECH . EFE. MADRID

Los médicos prescriben desde ayer la medicación a sus pacientes por principio activo, es decir, con el nombre de la molécula que contiene el fármaco en lugar de con la marca comercial, mientras que los farmacéuticos tendrán la obligación de entregar a los pacientes el que sea más barato.

Por poner algunos ejemplos, los doctores recetarán ácido acetilsalicílico en lugar de aspirina, paracetamol en lugar de gelocatil o diazepam en lugar de valium.

No se trata de complicar la vida a los españoles con palabras raras sino de ahorrar a las maltrechas cuentas del Sistema Nacional de Salud unos 2.000 millones de euros anuales sin dañar la calidad de la prestación, al amparo de un decreto aprobado por el Gobierno para salvaguardar el actual modelo sanitario de la crisis económica.

De hecho, los boticarios dispensarán un medicamento de los que estén a menor precio dentro de los que contengan el mismo principio activo, la misma dosificación y la misma vía de administración.

Contra la confusión

No obstante, el facultativo podrá prescribir al paciente el que considere más apropiado siempre que exista "una necesidad terapéutica justificada", algo que hará constar en las recetas oficiales avalándolo con su firma, según ha aclarado el Ministerio de Sanidad.

De forma también excepcional, el médico podrá detallar la marca comercial siempre y cuando el fármaco esté a precio menor, lo que podría suponer un beneficio para la continuidad del tratamiento. Y es que 8 de cada 10 médicos españoles consideran que esta nueva modalidad puede dar lugar a cambios reiterados en los medicamentos, originando "confusión, pérdidas de adherencia o duplicidades", en especial en los enfermos crónicos, polimedicados y personas mayores.

Así se desprende de una encuesta realizada por la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas , que revela además un dato curioso y difícil de explicar: el 75 % de los doctores informa de que sus pacientes notan cambios en la efectividad de algunos fármacos aunque contengan el mismo principio, dosis y vía de administración.

En esta línea, médicos y enfermeras han exigido a Sanidad que se garantice un "envase inequívoco" para los tratamientos que sean equivalentes.

Sociedades médicas y de calidad asistencial han suscrito el manifiesto Si son iguales, que parezcan iguales, en el que se plantea esta necesidad.

CLAVES

El riesgo de confusión por los distintos envases. Se pone como ejemplo el omeprazol, un protector de estómago del que hay más de 40 genéricos y más de 20 no genéricos que pueden prescribirse, lo que significa que el usuario podría recibirlo en más de 60 envases distintos.



  • ferminico
    (02/11/11 17:25)
    #1

    Yo he vivido de primera mano los inicios del medicamento genérico. Su introducción comenzó hacia mediados de los 90, al principio tímidamente y a través de laboratorios extranjeros y en los últimos tiempos con infinidad de laboratorios, sobre todo nacionales. Su única finalidad era reducir gasto farmacéutico ya que eran más baratos que sus correspondientes marcas. Por tanto, recibían todo el apoyo de la administración que alababa sus grandes ventajas que como he dicho, eran exclusivamente su menor coste. Todos hemos visto campañas en prensa y televisión hablando de la bondad de este tipo de medicamentos para que el médico prescribiese con tranquilidad y el paciente los tomase sin aprensión. Bajo el paraguas del ministerio y de las distintas Consejerias, que apoyaban su uso, fueron incrementando su introducción, medrando hasta lograr que hoy en día, haya principios activos que tengan 10 o 12 genéricos de laboratorios distintos con excipientes también distintos y sistemas de fabricación diferentes. Un mismo paciente, tratado con un genérico o principio activo, puede llegar tomar a lo largo de un año hasta 12 envases de genéricos distintos, con el mismo principio activo pero con diferente aspecto externo( pastilla roja, verde, blanca o amarilla, caja grande mediana o pequeñita) y diferente composición de sus excipientes, esto es especialmente problemático si no toleras alguno de ellos y por casualidad en una de las rondas te topas con uno de los genéricos que si lo llevan (yo lo llamo, Ruleta Rusa del principio activo). Esto genera confusión y muchas veces errores e incumplimiento terapéutico y no contribuye en absoluto al uso racional del medicamento. Seguramente a alguno de ustedes le ha sucedido que de la noche al mañana el fármaco que estaban tomando para alguna patología crónica ha sido sustituido súbitamente por un genérico buscando ese ahorro y se ha encontrado tomando algo que no sabia muy bien si era lo mismo, parecido o simplemente que le habían cambiado completamente de tratamiento. Esto produce extrañeza, sobre todo, cuando no es el profesional de la medicina el que ha propuesto el cambio sino que éste se producía de forma automática, sin intermediación alguna. Pero como eran más baratos todas estas cuestiones se podían obviar. Hasta hoy. Ahora, el Real Decreto-Ley 9/2011 que entra en vigor el 1 de noviembre ha cambiado esta situación drásticamente. Ha obligado a bajar el precio de marcas y genéricos hasta igualarse si quieren seguir siendo financiados por la seguridad social. El apoyo gubernamental del genérico frente al medicamento de marca ha acabado, esto al menos por parte del ministerio y de la mayor parte de las Consejerias de sanidad (salvo la de Navarra) Este decreto también obligaba a la prescripción por principio activo de estos fármacos que habían perdido la patente. Esto último, que como ven, va en contra del sentido común, (dado que como digo, el precio es el mismo) ya ha sido interpretado de forma diferente por las distintas Consejerias con el consentimiento del ministerio, de forma que muchas con muy buen criterio y seguramente bien asesoradas por sus técnicos farmacéuticos van a dejar al médico la posibilidad de prescribir una marca o un genérico concreto en aras de no generar más confusión entre pacientes, farmacias y el propio médico (salvo en Navarra). Según esto, en nuestra comunidad foral, el perplejo medico estará obligado a prescribir un fármaco por su principio activo y nunca sabrá lo que al final acaba tomando su paciente, que entrará a jugar en la “Ruleta Rusa del principio activo” y que seguramente en alguna ocasión saldrá ganador. Entonces, yo me pregunto, si no es por economía, ni tampoco es por el paciente (que según veo a los gestores y técnicos farmacéuticos de osasumbidea les da un poquito igual) porqué lo hacen….

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra