Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
APERTURA DE LA X LEGISLATURA

El aplauso más largo para la legislatura más difícil

  • El Rey declaró este martes abierta la X Legislatura en una ceremonia dotada de toda la solemnidad a la que obliga el protocolo

El Rey Juan Carlos, durante su discurso en la inauguración en las Cortes de la X legislatura

El Rey Juan Carlos, durante su discurso en la inauguración en las Cortes de la X legislatura

EFE
0
Actualizada 27/12/2011 a las 21:02
  • EFE.MADRID
El Rey declaró este martes abierta la X Legislatura en una ceremonia dotada de toda la solemnidad a la que obliga el protocolo, y que esta vez tuvo un valor añadido, porque recibió de la inmensa mayoría de diputados y senadores el aplauso más largo que se recuerda en el hemiciclo del Congreso.

Nada más aparecer junto a la reina Sofía tras la tribuna presidencial, desde un acceso que sólo se abre con ocasión de la apertura de la legislatura, los más de 600 nuevos parlamentarios se pusieron en pie y comenzaron a aplaudir al jefe del Estado, ovación sostenida durante varios minutos.

No todos lo han hecho, porque varios diputados permanecieron quietos, firmes, mientras a su alrededor todos aplaudían sin cesar.

Eran los portavoces de IU, Cayo Lara; el del PNV, Josu Erkoreka; la diputada de Geroa Bai, Uxue Barkos, y la portavoz de UPyD, Rosa Díez, quien no obstante rectificaron sobre la marcha y al final se sumó a la mayoría, aunque parecía aplaudir sin ganas.

No tuvieron necesidad de hacer ningún gesto los parlamentarios de Amaiur y los tres diputados de ERC, ausentes del hemiciclo.

El homenaje al Rey tuvo lugar apenas tres días después de su discurso de Nochebuena, en el que abogó por una Justicia igual para todos, referencia que ha sido interpretada como alusión a su yerno, Iñaki Urdagarin, investigado por presunta corrupción.

Desde la tribuna presidencial don Juan Carlos agradecía los aplausos con un gesto de cabeza, pero a un diputado del PP todavía le quedaban ganas y al acabar gritó un "¡Viva el Rey!" que fue secundado por un grupo de compañeros de grupo.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que siguió la sesión desde la tribuna de autoridades, confesó después a los periodistas que le había parecido la ovación al rey más larga y sostenida "de la historia".

Tras escuchar el Himno Nacional, bien apretados en las sillas situadas en vez de los escaños para dar cabida a todos, diputados y senadores escucharon en silencio las palabras del presidente del Congreso, Jesús Posada, muy elogioso con el Rey y previsor del tiempo de "esfuerzos" que se avecina por la crisis económica.

Su reflexión mereció el reconocimiento casi unánime del hemiciclo, porque Cayo Lara tampoco aplaudió.

Luego fue el turno del Rey, quien emplazó a los presentes a volcarse contra la crisis y también a reforzar la "confianza" en las instituciones.

Aunque su mención no fue directa, quedó claro que al pedir que se respeten las "normas y plazos que regulan su funcionamiento" aludía al Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Defensor del Pueblo, pendientes de renovación desde hace años.

Tras declarar abierta la X Legislatura, una nueva oleada de aplausos llenó el hemiciclo y aquí sí ovacionaron al jefe del Estado Rosa Díez, Josu Erkoreka y Uxue Barkos, en tanto que el portavoz de IU, Cayo Lara, siguió con su huelga de "brazos caídos".

La sesión permitió ver al nuevo Gobierno, con Mariano Rajoy al frente, sentado en el banco azul, aunque el presidente ocupó el escaño opuesto al que tenía José Luis Rodríguez Zapatero, a la derecha del hemiciclo, con su grupo parlamentario detrás.

A partir del escaño de Rajoy seubicaron los ministros, por orden de antigüedad de cada departamento, pero el Ejecutivo más reducido de la democracia deja libre varios escaños, que eran los que correspondían a los primeros puestos del Gobierno de Zapatero.

Y mientras los exministros socialistas que siguen como diputados iban acostumbrándose a ver el banco azul desde arriba, la alfombra central del hemiciclo acogía la llegada de sus muy sonrientes sustitutos, que no pararon de recibir besos, felicitaciones y todo tipo de muestras de cariño, y no sólo de los suyos.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra