Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
EL PAPA CON LOS JÓVENES M>FRASES DE LA HOMILÍA

Defensa del celibato ante 5.600 seminaristas

  • "Queremos ofrecer la esperanza del Evangelio con nuestra entrega", le dijeron al Papa

Imagen de la noticia

Defensa del celibato ante 5.600 seminaristas

Saludo y bendición de Benedicto XVI en el exterior de la basílica de La Almudena, con el Palacio Real al fondo. EFE

Imagen de la noticia

Defensa del celibato ante 5.600 seminaristas

Seminaristas, con el libro del peregrino de las JMJ. EFE

1
Actualizada 21/08/2011 a las 01:05
  • EFE Y EUROPA PRESS. MADRID

Benedicto XVI reiteró ayer el celibato sacerdotal y pidió a los seminaristas que no se dejen intimidar "por un entorno en el que se pretende excluir a Dios y en el que el poder, el tener o el placer, a menudo son los principales criterios por los que se rige la existencia".

El Pontífice hizo estas manifestaciones en la homilía que pronunció durante la misa que ofició en la catedral de La Almudena de Madrid ante unos 5.600 seminaristas en su tercer día de estancia en España.

Benedicto XVI les exhortó a afrontar el reto sacerdotal "sin complejos ni mediocridad". Asimismo, les dijo que no teman que los "menosprecien", ya que eso ocurre con quienes evocan "metas más altas o desenmascaran los ídolos ante los que hoy muchos se postran".

El Papa indicó que los sacerdotes deben ser santos para no crear una contradicción "entre lo que somos y la realidad que queremos significar".

"La santidad de la Iglesia es ante todo la santidad de la misma persona de Cristo, de su evangelio y de sus sacramentos, la santidad de aquella fuerza de lo alto que la anima e impulsa. Nosotros debemos ser santos para no crear una contradicción entre lo que somos y la realidad que queremos significar", afirmó.

Obediencia sincera

El obispo de Roma les invitó a vivir la formación sacerdotal con "profunda alegría, en actitud de docilidad, de lucidez y de radical fidelidad al Evangelio".

Benedicto XVI manifestó que la entrega total a Cristo es la que inspira "la decisión de vivir el celibato por el Reino de los cielos, el desprendimiento de los bienes de la tierra, la austeridad de vida y la obediencia sincera y sin disimulo".

El Papa se refirió al proceso de formación de los seminaristas, y señaló que deben ser años de silencio interior, de permanente oración, de constante estudio y de inserción paulatina en las acciones y estructuras pastorales de la Iglesia. Iglesia que es -añadió el Papa- comunidad e institución, familia y misión.

Les animó a vivir los años de formación, además de con profunda alegría y docilidad, con lucidez y "radical fidelidad evangélica, así como en amorosa relación con el tiempo y las personas en medio de las que vivís".

El Pontífice remarcó que, en cualquier circunstancia en la que se halle, y por dura que esta sea, el sacerdote ha de fructificar en toda clase de obras buenas, guardando para ello siempre vivas en su interior las palabras del día de su ordenación, "aquellas con las que se le exhortaba a configurar su vida con el misterio de la cruz del Señor".

A este respecto, les pidió que estén muy cerca de los enfermos y de los pobres, con sencillez y generosidad.

Benedicto XVI dijo que el sacerdocio exige "valentía y autenticidad", y les exhortó a obedecer las disposiciones de la Iglesia.

Agradecimiento

En nombre de los seminaristas habló el español Pablo Lamoca, que le dio las gracias por el cuidado pastoral que les presta, y señaló que hoy día "no resulta fácil" la misión de ser sacerdotes.

"Nos cuesta mucho llegar a nuestros hermanos alejados o no creyentes. Sin embargo, queremos ofrecer la esperanza del Evangelio con nuestra futura entrega sacerdotal", concluyó el seminarista.



  • Hipias
    (21/08/11 13:27)
    #1

    No se puede ir contra natura. La sexualidad en la persona es algo natural. El celibato es una especie de mortificación ( para cualquier persona normal) que nadie les ha pedido a los religiosos, ni tan siquiera Cristo. Por qué el celibato.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual