Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

De los tiempos del idilio, al divorcio

  • Por segundo año consecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero falto a su fiesta de comienzo de curso

0
Actualizada 05/09/2011 a las 01:02
  • JOSÉ MARÍA FRANCISCO . COLPISA. LEÓN

LA fiesta minera de Rodiezmo tuvo este año el menor grado de confraternización de la historia, a pesar de que UGT considera que debe ser una de las señas de identidad de este evento, que se celebra el primer domingo de septiembre.

El distanciamiento entre el sindicato y el PSOE se evidenció este año más que nunca en esta pequeña localidad leonesa de 120 habitantes, situada junto a la Ruta de la Plata.

Sin la presencia de Zapatero, Rubalcaba, o algún miembro del Gobierno o la ejecutiva socialista, la XXXII edición de la fiesta se quedó huérfana.

Olvidadas parecían ya las primeras estampas de 1979, las disputas entre Felipe González y Nicolás Redondo, y los momentos difíciles de convivencia entre ugetistas y socialistas.

Pero el pasado vuelve. Ahora, el viraje de Zapatero desde que promovió la reforma laboral y la reciente reforma constitucional, hizo aflorar las discrepancias entre el líder del partido y el del sindicato. El primero no acudió tampoco este año a la fiesta minera de Rodiezmo, y Cándido Méndez dejó claro el divorcio entre las partes. Es un hecho del que, por otra parte, se regocijan en el PP.

Cuando Zapatero lideraba la oposición, prometió acudir a la fiesta como presidente del Gobierno. Entonces, el candidato socialista contraponía esta forma de inaugurar el curso político con la elegida por su contrincante, José María Aznar, en Quintanilla de Onésimo.

Una palanca

Zapatero abría el curso con una fiesta reivindicativa de los trabajadores de la minería frente a la cena de gala de Aznar en el pueblo vallisoletano que rinde honor en su nombre a uno de los fundadores de las JONS, Onésimo Redondo.

Desde que Zapatero accedió a La Moncloa, el acto de Rodiezmo se concebía también como una palanca para pregonar la subida de las pensiones. Pero la crisis económica se llevó por delante el idilio con UGT.

El pasado año, el presidente eludió la cita porque apenas faltaban 20 días para la huelga general convocada por UGT junto a CC OO. En 2011, nadie pidió justificaciones.

"Estamos todos los que tenemos que estar; ni uno más, ni uno menos", proclamó Manuel López, secretario general de FIA-UGT y que lanzó ayer el dardo más doloroso hacia el presidente: "Nos has engañado".

También pidió que el sindicato "retome la senda ideológica de la izquierda", algo que "hace tiempo había que hacer" para garantizar los derechos sociales de los trabajadores, "gravemente perjudicados" por la crisis económica.

Alfonso Guerra se convirtió en el único nexo entre UGT y el PSOE, como si su cargo de presidente de la Fundación Pablo Iglesias encarnara el espíritu de confraternidad con el que germinó el sindicato y el partido a finales del siglo XIX.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual