Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
JUICIO

Los forenses detectaron sedantes e hipnóticos en el actor Koldo Losada

  • Los WhatsApp de su marido eran "perfectamente legibles y coherentes" pese a decir que había bebido alcohol

Koldo Losada

Koldo Losada

Koldo Losada

Actualizada 19/02/2016 a las 09:58
  • EUROPA PRESS. BILBAO
Los análisis forenses detectaron en el organismo del actor vasco Koldo Losada, de cuyo asesinato el 19 de noviembre de 2014 está acusado su marido, Jon Ezkurdia, cuatro fármacos sedantes e hipnóticos, pero no hallaron restos de alcohol etílico. En el caso del acusado, se ha determinado que "no hubo consumo repetido" de drogas, lo que "no descarta que pueda haberlo esporádico".

La Audiencia Provincial de Vizcaya acogió este jueves la cuarta sesión del juicio con jurado popular que se celebra contra Jon Ezkurdia, que se enfrenta a una petición fiscal de 20 años de prisión por asesinar con alevosía al actor vasco, propinándole diversos golpes con un objeto "romo y contundente" que, según los investigadores de la Ertzaintza, podría ser una escultura con forma de pie humano de unos 11 kilos de peso que se encontró entre los objetos y cuadros que Ezkurdia regaló a una amiga el mismo día del crimen.

En la sesión de este jueves han declarado agentes que intervinieron en la investigación, dos facultativos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses y dos forenses del Instituto Vasco de Medicina Legal, que realizaron pruebas toxicológicas tanto al acusado del crimen, Jon Ezkurdia, como a la víctima.

Los médicos forenses que recibieron muestras de sangre periférica, plasma, humor vítreo y orina pertenecientes al cuerpo de Koldo Losada analizaron la presencia de alcohol etílico, drogas y distintos fármacos.

Según han explicado los forenses, en la sangre se encontraron "cantidades de flurazepam, salkil flurazepam, lorazepam, zolpidem, clometiazol y ácido acetilsalicílico". Además, en la orina se encontró también "un metabolíto del flurazepam, lorazepam, zolpidem, clometiazol y ácido acetilsalicílico".

Se trata de sustancias "sedantes" e "hipnóticas", que se suelen recetar cuando hay "trastornos de sueño", ya que se utilizan para "inducir el sueño". Asimismo, el lorazepam tiene también otra propiedad, "que es ansiolítica", han precisado los forenses, para indicar que los efectos de todas las sustancias encontradas en el cuerpo de la víctima son "similares" y "actúan sobre el sistema nervioso central de una forma u otra". Así, han añadido que "producen sedación, inducen al sueño y cuando se toman conjuntamente potencian sus efectos".

Estas sustancias detectadas en la sangre y orina de Koldo Losada aparecían "consideradas de forma individual en rango terapeútico", es decir, "niveles normales", pero tomadas conjuntamente "los efectos son mayores". Además, si son ingeridas por una persona no habituada a tomarlas "los efectos también pueden ser mayores", han declarado.

Asimismo, se detectó la presencia de ácido acetilsalicílico (aspirina) en niveles también "terapeúticos, más o menos normales en los que se suele encontrar", han explicado los forenses.

Lo que no han podido determinar los análisis de los forenses es cuándo se pudieron ingerir esos fármacos y durante cuánto tiempo antes de la recogida de muestras. "No sabemos si es un consumo único o continuado, aunque corresponden a una toma de la sustancia en una dosis habitual, pero ir más allá es complicado", han explicado, para indicar que los efectos de estas sustancias son "de acción corta" y "en una o dos horas se alcanza la máxima concentración en sangre".

En la sesión de este jueves también han testificado las facultativas del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses que analizaron muestras de vello púbico y saliva del acusado, Jon Ezkurdia, para determinar si había habido consumo de drogas, alcohol etílico o fármacos.

En concreto, la búsqueda se centró en heroína, cocaína, ketamina y sus metabolitos, anfetaminas, cannabinoides y metadona, y, al no encontrarse restos de ninguna de estas sustancias, concluyeron que "no hubo consumo repetido", lo que "no descarta que pueda haber un consumo esporádico, pero no llegamos a detectarlo".

Por otro lado, al no recibir "muestras suficientes" no pudieron realizar los correspondientes análisis para determinar si hubo consumo de alcohol etílico por parte del acusado, han precisado las facultativas del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, que han declarado por videoconferencia.

También han testificado en la jornada de este jueves agentes que efectuaron el registro corporal al acusado en la comisaría de la Ertzaintza de Deusto, que recogieron muestras de sangre "seca" en manos y pies de Ezkurdia, así como en su pantalón.

Por su parte, el agente que realizó las labores de secretario de la instrucción en la investigación ha declarado que los mensajes que el acusado envió a la amiga destinataria de obras de arte y cuadros que Ezkurdia dijo que "ya no iba a necesitar" eran "perfectamente legibles y coherentes", no así los últimos WhatsApp que envió Koldo Losada a su abogado a las 13.39 y 13.47 horas del día del crimen, los últimos registrados en su móvil.

También ha declarado que el foulard que apareció en el cuello del perro del matrimonio, que se encontró muerto en un contenedor cercano a la vivienda de la pareja, tenía ADN de Koldo y de otra persona, "pero no había ninguna muestra de Ezkurdia".

Los agentes que custodiaron al acusado hasta el momento de su detención han asegurado que "entendía perfectamente" lo que estaba ocurriendo y las respuestas a sus preguntas era "entendibles". Sin embargo, cuando le preguntaban por Koldo su respuesta era que le había dejado en casa a las doce del mediodía y que no sabía "nada".

En el cacheo superficial se le encontraron tres tarjetas de crédito a nombre de la víctima, con las que, tal y como quedó demostrado en la sesión de ayer, Ezkurdia logró sacar 1.800 euros en un cajero cercano a la vivienda de la pareja, cuando, supuestamente, Koldo Losada ya estaba muerto.

Los agentes que visionaron las grabaciones realizadas por una videocámara instalada en el portal de la vivienda donde residía el matrimonio, que captaron todos los movimientos del acusado y la víctima el 19 de noviembre de 2014, han coincidido al afirmar que a Ezkurdia no se le ve "vacilar ni tropezar, sino que realiza movimientos normales", a pesar de que declaró que el día de autos comenzó a beber alcohol a las nueve de la mañana.

Por su parte, la agente de la Ertzaintza que recogió el foulard que llevaba el perro atado al cuello ha declarado que estaba "muy apretado. "Me costó bastante soltarlo, estaba muy fuerte, muy apretado", ha testificado, para añadir que el perro tenía manchas de sangre en la parte de la cabeza, pero no presentaba ninguna herida.

"NINGÚN RECUERDO"
Durante la primera sesión del juicio celebrado este lunes, el acusado declaró que la mañana que se produjo el crimen comenzó a beber sobre las nueve de la mañana y no tiene "ningún recuerdo" de lo ocurrido. Además, cree que él no golpeó en la cabeza a Losada, causándole la muerte, y mantiene haber sufrido un "agujero negro" en sus recuerdos de ese día.

La Fiscalía y acusación particular solicitan 20 años de prisión para Juan Antonio Ezkurdia Iturbe, de 65 años de edad, al que acusan de asesinar con alevosía a su marido propinándole diversos golpes en la cabeza con un objeto contundente el 19 de noviembre de 2014 en el domicilio conyugal.

La defensa de Jon Ezkurdia, que ejerce la abogada Jone Goirizelaia, mantiene que, debido a su dependencia del alcohol y a los efectos psicológicos que ese consumo le provocaban, no fue consciente de nada de lo que hizo el día de autos, por lo que pide su absolución.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual