Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

Nacional Nacional

La Hemeroteca
nacional

Los barones del PP presionarán a Rajoy para impedir que elija un sucesor a dedo

  • Las organizaciones territoriales del partido estudian la manera de promover que sus líderes sean votados en primarias por la militancia

Mariano Rajoy, , durante la Junta Directiva de su partido en el PP.

Rajoy reivindica su derecho a gobernar si Sánchez no logra el apoyo necesario

Mariano Rajoy, durante la Junta Directiva de su partido en el PP.

EFE
17/02/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. madrid
El 30 de agosto de 2003 el PP vivió "su último dedazo" para elegir el líder del partido. O, al menos, según fuentes de la formación, así debería ser. La designación arbitraria de Mariano Rajoy como sucesor de José María Aznar, explican, pertenece al pasado, a las dinámicas de otros tiempos políticos que poco tienen que ver con el panorama actual. Este planteamiento gana peso en las organizaciones territoriales, que han pagado en las urnas el desgaste de sus siglas y su proyecto. Desde allí, los populares avanzan que ya no se permitirá que el sucesor del presidente sea elegido en un despacho y anticipan que darán la batalla por una fórmula que podría asimilarse a las primarias. "O entendemos que las cosas han cambiado y los ciudadanos lo perciben así, o estamos muertos", aseguraba esta semana un diputado popular, convencido de que la sociedad pide a las fuerzas políticas democracia interna, transparencia y regeneración.

La reflexión la asumen en la cúpula del PP. Sólo un escenario podría alterar lo que se acoge como evidencia. Algunas voces en la formación temen que en caso de repetición de las elecciones generales o incluso bajo el pretexto de intentar llegar a un acuerdo político con el PSOE para poder continuar en la Moncloa, el jefe del Ejecutivo dé un paso atrás y señale, en una junta directiva nacional, a quien debería ocupar su puesto. Sin congreso y sin militantes. "Poder se puede -responde ante esta opción un dirigente del partido-, pero no se hará".

En la cúpula argumentan que Rajoy, a día de hoy, es su candidato y que la convocatoria de unos nuevos comicios no alterará la voluntad férrea del presidente de continuar al timón del barco. Pero todo sigue en sus manos. Quienes especulan sobre la posibilidad de que quiera nombrar a su sucesor alertan de que, en caso de que lo haga en fechas próximas a las elecciones, "el PP tendrá que asumir la decisión sin poder cuestionarla". Es la inquietud de algunos cargos intermedios que se preguntan si podría llegar a pensar en la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, pese a que "el partido no la quiere", o en Cristina Cifuentes, a quien Rajoy ha situado al frente de la gestora del PP madrileño.

El movimiento de la cúpula ubicando a la presidenta de la Comunidad de Madrid al mando de la formación regional tras la dimisión de Esperanza Aguirre, ha levantado ampollas en los sectores más 'aguirristas' del partido. Cifuentes defendió este martes que con su nombramiento se ha buscado "que no haya bicefalia" y garantizó que su intención es la convocatoria de un congreso "abierto" en el que el líder autonómico sea elegido con la fórmula de "un militante, un voto".

Ella "posiblemente" se presentará al cónclave. Algunas fuentes recuerdan que depende de si puede aspirar antes a suceder a Rajoy. El revulsivo La dirigente madrileña no ha sido la única en plantear que sea la militancia la que se pronuncie sobre quién encabeza su organización. En el resto de organizaciones territoriales siguen las mismas pautas. El PP de Valencia ha decidido crear un grupo de trabajo al que se le asignará la labor de encontrar la fórmula para que en el próximo congreso los afiliados puedan votar de manera directa al presidente de la formación, aunque para entonces no se hayan reformado aún los estatutos. Se baraja la posibilidad de acogerse a una fórmula "asamblearia" para improvisar una suerte de primarias, que en el futuro deberían normalizarse con "un reglamento".

"Es la hora de que el PP dé ejemplo", asegura un dirigente regional, a pesar de que la dirección nacional haya decidido dejar en suspenso la renovación del partido hasta que se forme el nuevo Gobierno. Varias fuentes populares coinciden en valoran que el nuevo procedimiento de designación de los líderes políticos de la formación daría un plus de "legitimidad" al elegido. Pero, sobre todo, creen que es el momento de que el PP acierte con su propio "revulsivo".

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual