Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

Ciudadanos y Podemos exigen al PSOE que elija ya a uno u otro

  • Iglesias no negociará si no hay ruptura con Rivera y los centristas creen llegada "la hora de la verdad" para poder cerrar el acuerdo

17/02/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
Ciudadanos y Podemos, a dos semanas justas del pleno de investidura, solo están de acuerdo en una cosa, en que Pedro Sánchez ya ha llegado al río y que es la hora de que decida por dónde y con quién quiere cruzarlo. Se lo dijeron con toda claridad. Se ha acabado su deseada negociación "a izquierda y derecha". No va a haber un Gobierno del PSOE pactado con Ciudadanos y Podemos. Ambos partidos coincidieron en que el candidato socialista a la Moncloa va a tener que elegir esta misma semana, sin esperar más, con quién va tratar de cerrar el acuerdo de gobierno que llevará el 2 de marzo al pleno del Congreso, si con Pablo Iglesias o con Albert Rivera. Cada uno lo hizo a su manera, pero la conclusión fue idéntica.

Podemos no se ha movido un ápice de la postura que le impide sentarse a negociar con el PSOE desde hace más de diez días. El partido de Iglesias, como ratificó su número dos, Iñigo Errejón, solo está dispuesto a transitar un camino, el que lleva a un Ejecutivo de coalición con socialistas, IU y Compromís, con Sánchez de presidente y con su líder de 'copresidente'. El proyecto de este Gobierno, insisten, es incompatible con "la derecha" de Ciudadanos y, por lo tanto, no nombrarán equipo negociador ni se sentarán en la mesa con los socialistas salvo que rompa con Rivera y apueste por ellos como socios.

A Podemos no le gusta que le acusen de poner vetos en el proceso negociador, pero Errejón terminó por dejarlo claro. "Nosotros no le decimos a nadie con quién tiene que romper los contactos, pero sí le decimos que tiene que decidirse para que podamos avanzar hacia un Gobierno de cambio". Y ese Gobierno de cambio, aclaró, solo puede ser un Ejecutivo de coalición con Podemos. Su partido nunca apoyará un Gabinete monocolor de Sánchez porque no se fía de sus promesas salvo que lo pueda controlar desde dentro. Por tanto, Podemos solo ve dos opciones: o un Gobierno en el que estén ellos o uno con Ciudadanos, que cuente al menos con la abstención del PP. El PSOE, concluyó, debe decir cuál es la suya.

Presiones al PP Ciudadanos nunca prohibió al PSOE mantener contactos con nadie para sentarse en la mesa de negociación, pero considera que la etapa de tanteos y exploraciones ya ha concluido. Mañana se reunirá por tercera vez la mesa negociadora de ambos partidos, tras una semana de discretos debates y letra pequeña entre sus expertos, y la formación de Rivera adelanta que "hemos aprovechado mucho el tiempo y se han producido ya mucho contenido de acuerdo". "Hay material de consenso para un programa de gobierno. Está a punto", resume optimista.

Sin embargo, avisa, para que este acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos se pueda cerrar, para que sea posible pactar los puntos más complejos y cerrar los flecos, Sánchez tendrá que elegir entre ellos o Podemos. "El PSOE tendrá que elegir, y tendrá que hacerlo esta semana", aseguró su portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta. "La hora de la verdad está muy cerca", insistió. Cree que tras dar a conocer Podemos su propuesta, con referéndum catalán, aumento del gasto en 96.000 millones y descuido del déficit, ya no hay duda de que es imposible que un mismo programa pueda satisfacer a ambas formaciones. Si el PSOE quiere cerrar un acuerdo tendrá que decidir ya si apuesta por las propuestas de uno o por las del otro. "Por el reformismo regenerador, europeista y constitucionalista o por más paro, subidas desbocadas de impuestos y menos España", resumió Girauta.

Ciudadanos busca, además, cerrar ya el acuerdo porque quiere dedicar los pocos días que restan hasta la investidura para tratar de convencer al PP de que no tiene razones, más allá de la ambición personal de Mariano Rajoy, para rechazar esa hoja de ruta de reformas y facilitar con su abstención un Ejecutivo de Sánchez que la aplique.

Si no lo consigue, y la investidura de Sánchez naufraga, intentará evitar las elecciones con un acuerdo in extremis con PP y PSOE antes de que se consuman los dos meses de margen.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual