Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

Podemos recula con el referéndum al no ser prioritario para sus votantes

  • -Los dirigentes del partido aceptan que es un asunto del que se puede hablar, pero que no impedirá un acuerdo

El líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Pablo ​Iglesias ve incompatible su programa con el de Ciudadanos

El líder de Podemos, Pablo Iglesias.

REUTERS
14/02/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
El referéndum de autodeterminación en Cataluña ha pasado de ser una línea roja para Podemos a un asunto del que se puede hablar. Un cambio de postura en el que tiene mucho que ver la radiografía de su electorado. El votante en general del partido que lidera Pablo Iglesias no es favorable a la independencia de ningún territorio ni comparte las veleidades soberanistas. La mayoría es partidario de que las cosas se queden como están, es decir, el estado de las autonomías instaurado en los ochenta.

La noche del 20 de diciembre, Iglesias colocó la celebración de la consulta como un requisito irrenunciable para todo el que quisiera negociar con su partido. Mes y medio después no es la principal demanda de Podemos y tampoco, reconocen en la dirección del partido, será el tema que impida un acuerdo. Apenas dos semanas después de las elecciones generales, Iñigo Errejón, ya admitía que el referéndum era una cuestión de la que «se puede hablar». Iglesias por esos mismos días aceptaba que había asuntos «más urgentes». Con el paso del tiempo, la consulta se ha caído de la boca de los dirigentes de Podemos y solo se mantiene en la de uno de sus aliados, los catalanes de En Comú.

El último sondeo del CIS, cuyo trabajo de campo se efectuó dos semanas después de las generales, constató que para la mayoría de los votantes del partido la opción territorial preferida era el actual estado de las autonomías. Así lo decía el 38% de los electores de las listas de Podemos sin aliados, el 30,3% de los valencianos de Compromís, y el 46,3% de los gallegos de En Marea. La posibilidad de que las autonomías celebrasen consultas independentistas era apoyada por el 12,5% de los seguidores de Podemos, el 15,2% de Compromís, y el 12,2% de En Marea.

Se da además la circunstancia paradójica de que el porcentaje de los que en Podemos no quieren autonomías es idéntico al de los que respaldan las consultas soberanistas. Incluso uno de cada diez votantes de los nacionalistas de Compromís respalda el estado centralizado sin comunidades.

La excepción es En Comú, la confluencia con Podemos con mayor sentimiento identitario, catalán en este caso. El 36,7% de sus votantes está de acuerdo con los referendos secesionistas, pero tampoco es la opción favorita; esa es la de tener autonomías con mayores competencias, el 44,9% se decanta por esa fórmula.

La radiografía de los votantes de Podemos, en lo que a la cuestión territorial se refiere, se asemeja a la del PSOE. «Normal, muchos de nuestro votantes son antiguos socialistas que siguen siendo autonomistas», admiten dirigentes del círculo cercano a Iglesias. Esto es así con dos salvedades. En Cataluña y País Vasco, donde ganaron los comicios del 20 de diciembre, los votantes de En Comú y de Podemos en Euskadi procedían en buena medida de la CUP y de Bildu, fuerzas con marcado perfil soberanista.

NO ES ‘CASUS BELLI’

Los diputados vascos de Podemos no tienen un grupo diferenciado y, por tanto, no afloran sus demandas sobre el derecho a decidir como en el caso de Cataluña. Pero el cabeza de lista de En Comú, Xavier Doménech, dejó muy claro el pasado miércoles que su exigencia central, si cuaja un acuerdo de investidura de Podemos con el PSOE, es que en el pacto «aparezca la palabra referéndum». Ni para la organización de Iglesias ni para Compromís ni para En Marea es ‘casus belli’.

Podemos, sin embargo, no puede arrumbar esta reivindicación así como así porque, por un lado, la confluencia catalana con sus 12 diputados es la más poderosa; y, por otro, porque para sus relaciones con Ada Colau con su proyecto de crear un nuevo partido con todos los socios de En Comú la consulta autodeterminista juega un papel central.

No se archivará, por tanto, pero tampoco será lo que haga descarrilar un hipotético, y por ahora lejano, pacto con los socialistas. En la agenda de Podemos hay puntos más urgentes, según admite Iglesias. Sin ir más lejos, atender «la emergencia social» en todas sus facetas. Los socialistas también creen que la consulta es un elemento más para ponerles en un brete negociador que una exigencia real.

El análisis del sentimiento identitario del votante de Podemos confirmaría asimismo esta percepción. El mismo barómetro del CIS de enero apunta que sus electores de forma mayoritaria se consideran tan españoles como de la comunidad a la que pertenecen. Así lo dice el 55% de los de Podemos, el 40% de los de En Comú, el 54,5% de los de Compromís, y el 63% de los de En Marea. Preguntados si solo se sienten de su territorio, solo el 13% de los votantes de En Comú responde que sí, en el resto ese sentimiento está por debajo del 5%.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual