Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
nacional

Rajoy apunta a elecciones salvo que cuente con el aval del PSOE

  • Rivera se reúne con el presidente y deja en manos de los populares qué hacer con la candidatura de su líder si Sánchez fracasa

Actualizada 12/02/2016 a las 09:47
Etiquetas
  • colpisa. madrid
Ni Pedro Sánchez encontrará hoy el respaldo del presidente del PP a su investidura, ni Mariano Rajoy cuenta con el apoyo del PSOE para albergar esperanzas de poder conservar la Moncloa. "No sé exactamente a qué voy", confesó Rajoy a 24 horas de su cita con el candidato socialista. La reunión que a las cinco de esta tarde tendrá lugar entre ambos dirigentes, la segunda desde las elecciones del 20-D, está condenada a ser un intercambio de monólogos y una nueva constatación del abismo que separa a día de hoy a las columnas del bipartidismo.

El jefe del Ejecutivo en funciones acude, de hecho, con su oferta de pacto a tres bandas bajo el brazo, aun a sabiendas de que ahora es el turno de Sánchez para intentar formar Gobierno y de que, una vez constatado el rechazo del PSOE a su propuesta, su investidura se ha revelado inviable. La estrategia del presidente ha resultado fallida. Si Rajoy realmente confió en poder forzar a los socialistas a negociar un Ejecutivo de la lista más votada, sus movimientos han terminado por ceder a Sánchez toda capacidad de maniobra una vez que el Rey encargó al secretario general del PSOE la formación de Gobierno.

"Yo sí estoy dispuesto, si consigo los apoyos, a presentarme a la investidura", mantenía todavía hoy el líder del PP. Pero la falta de aval de los socialistas impide, salvo una rectificación total de los postulados del PSOE, que este sea un escenario realista. En la dirección de los populares apuntan ya a la alta probabilidad de que se repitan las elecciones en caso de que Sánchez no logre alcanzar un pacto que le garantice los votos necesarios.

Y cuestionan seriamente que los socialistas lo vayan a lograr. En sus planteamientos o Podemos se abstiene para que gobierne el PSOE con el consenso de Ciudadanos, una opción que consideran improbable, o se teje un acuerdo con la formación de Pablo Iglesias que requeriría la connivencia de las fuerzas independentistas catalanas. "Es lo peor que le puede pasar a los españoles", redobló sus críticas Rajoy. El presidente, que ha apostado por la estrategia de vincular los intereses del PSOE con los de los partidos secesionistas, insta por ello a su adversario a incluir negro sobre blanco en su documento base para las negociaciones la defensa de la soberanía nacional. "En un momento en el que no estuviera amenazada -argumentó-, a lo mejor no tendría sentido, pero en una circunstancia como la que estamos viviendo es algo que agradecerían profundamente todos sus votantes".

En este punto, en su rechazo al proceso de ruptura con España, encuentran coincidencias Rajoy y el presidente de Ciudadanos. Ambos se reunieron hoy en el Congreso en un encuentro "cordial" de hora y media de duración en el que tan sólo se sondearon las medidas en las que podrían estar de acuerdo en la próxima legislatura y no se mencionó la urgencia de investir un presidente ni la necesidad de que el PP acabe absteniéndose para permitir un Gobierno de Sánchez con el respaldo de Ciudadanos.

"Sería absurdo que yo le pidiera al señor Rajoy una posición de voto cuando no hay ningún pacto entre PSOE y Ciudadanos, nos acabamos de sentar a la mesa y hay que concretar", justificó Albert Rivera. Sentido de Estado Los equipos de PP y Ciudadanos fijarán un calendario de reuniones una vez que el próximo martes el presidente del Congreso, Patxi López, establezca la fecha del debate de investidura.

De momento, Rivera se ha prestado como intermediario para llegar a acuerdos tanto con el PSOE como con los populares, a los que no cierra "la puerta". Y aunque admite que ahora es "el tiempo" de Sánchez, pide a ambos que si se fragua un acuerdo para gobernar sepan tener "sentido de Estado" y se olviden de sus intereses personales.

Un mensaje intencionadamente formulado en dos direcciones cuando el líder de la formación emergente aún no descarta ni tan siquiera que los socialistas puedan errar en sus intentos de constituir un Gobierno. En ese caso, y más allá de las escasas opciones de éxito, cabría la posibilidad de que el PP pugnara por continuar en la Moncloa, pero entonces la figura de Rajoy podría estar cuestionada por Ciudadanos, que sitúa la lucha contra la corrupción como requisito para pactar.

"El Gobierno no ha hecho lo suficiente y él es su presidente", sentenció hoy Rivera. El líder del partido centrista deja, sin embargo, en manos de los populares qué hacer con su candidato si Sánchez fracasa y se abre un nuevo escenario. "No le voy a hacer las primarias al PP", sostuvo entre dos aguas. Tampoco pidió la cabeza del presidente en su cita de hoy. Rajoy, sin embargo, no se ve a sí mismo deslegitimado para sentarse a negociar y, dispuesto a hablar de nuevas medidas anticorrupción, descarta que el último escándalo del PP en Valencia, investigado por presunta financiación ilegal, haya mermado de "ninguna" manera sus posibilidades de ser reelegido.
 

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual