Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

Rajoy aleja las escasas posibilidades de un acuerdo con Sánchez

  • En vísperas de la reunión con el líder del PSOE le acusa de no defender la unidad de España y de ignorar la amenaza secesionista de Cataluña​

Mariano Rajoy al inicio de la reunión del grupo parlamentario popular en la Cámara Alta.

Rajoy aleja las escasas posibilidades de un acuerdo con Sánchez

Mariano Rajoy, al inicio de la reunión del grupo parlamentario popular en la Cámara Alta.

REUTERS
11/02/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
Había pocas posibilidades de entendimiento entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en su reunión del viernes, pero ahora no hay casi ninguna. El presidente del Gobierno acusó al líder socialista de desmarcarse de uno de los consensos básicos de la pasada legislatura, la defensa de la unidad de España ante el desafío secesionista de Cataluña. El secretario general del PSOE habría roto este acuerdo, según Rajoy, con su pretensión de formar gobierno con Podemos y ayudado por los separatistas.

No fue un calentón verbal del jefe del Ejecutivo en la reunión con los senadores del PP. Distintos miembros del Gobierno lanzaron en intervalos de horas serias descalificaciones a un hipotético gobierno de los socialistas con Podemos facilitado ya sea con el voto a favor o la abstención del PNV, Esquerra y Convergència. Ese acuerdo "no es democrático", sentenció Rajoy en una reunión en el Senado con el grupo popular.

El presidente del Gobierno consideró que la mejor prueba de que el candidato socialista a la investidura ha abandonado la unidad constitucionalista es que en el documento del PSOE para la negociación "no habla para nada del problema más importante que tiene España, la amenaza independentista de Cataluña". Rajoy también llamó la atención sobre el hecho de que Sánchez no fije entre sus grandes principios el rechazo al derecho de autodeterminación, algo que es "una enorme irresponsabilidad" y que, en su opinión, es un peaje a Podemos para sellar un pacto.

En cambio, prosiguió el presidente, despacha "en un renglón" la reforma de la Constitución. Una parquedad, a su juicio, que esconde sus no publicitadas intenciones. Pero Sánchez, prosiguió, no va a llevar a cabo sus planes con la Carta Magna porque "no tiene votos" para cambiarla sin el PP, y esa colaboración no la va a tener. Los populares pueden bloquear en el Congreso la creación de la ponencia de reforma constitucional porque su aprobación requiere el apoyo de dos tercios de la Cámara y el PP con sus 123 escaños tiene seis más que la minoría de bloqueo. Además, cuenta con mayoría absoluta en el Senado para congelarla.

"Lo sensato y razonable", dijo, es la alianza de PP, PSOE y Ciudadanos que él mismo propuso desde el día siguiente a las elecciones, y no "la broma" de los socialistas con "los populistas" de Pablo Iglesias y "los separatistas". Su propuesta, subrayó Rajoy, es la democrática porque refleja el voto de los ciudadanos; la otra es una amalgama de "discrepancias ideológicas y de interés dispares" que hará imposible gobernar.

PRESIDIDO POR EL PP

El presidente del Gobierno tampoco dejó una rendija al acuerdo del PSOE con Ciudadanos porque para que fructifique necesita el apoyo o, al menos, la abstención de los populares. El PP, aseguró, "no va a entrar en ese juego" y no va a votar a favor de la investidura de Sánchez ni se va a abstener. El único Gobierno posible, insistió, debe "estar presidido por el PP". Resultó llamativo que no individualizará en él mismo, pero fuentes del partido recomendaron no sacar conclusiones de esa elusión porque Rajoy es y será el candidato del PP.

Nada más acabar su áspero discurso, uno de sus colaboradores, el secretario de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, leyó en las palabras del presidente que planteaba una disyuntiva al candidato socialista: "ser un traidor a su país" si pacta con Podemos, o un "fracasado político" si no lo logra. Antes de su intervención fue el ministro del Interior el encargado de cargar las tintas y alertó de que el entendimiento de los socialistas con el partido de Pablo Iglesias y el PNV será "letal" para España, pero sería "agua de mayo" para ETA porque conlleva "una agenda oculta" que, entre otras medidas, incluye el acercamiento de los presos terroristas al País Vasco. "No tengo ninguna duda", zanjó Jorge Fernández Díaz.

Rajoy, admitieron fuentes del PP, no quiere ningún acuerdo con Sánchez, salvo que se subordine a sus planes. Como es consciente de que no lo va a hacer, añadieron, intenta dibujar el peor de los futuros si fructifica el acuerdo con Podemos con la esperanza de que sea el propio PSOE el que frene el pacto para ir a unas nuevas elecciones generales. Alternativa que el presidente del Gobierno ha defendido desde el primer momento como la más factible. En esos nuevos comicios, los populares están convencidos de que podrían remontar. Su única duda radica en si es mejor ir con Rajoy como candidato o sin él.

Los socialistas no se mostraron sorprendidos por la virulencia de las palabras del presidente del Gobierno en funciones en vísperas de la reunión con su secretario general. Sánchez no espera la menor concesión de Rajoy, pero él tampoco se las va a hacer. Las perspectivas, visto lo dicho por uno y otro, apuntan a una reunión estéril.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual