Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

Puigdemont sigue sin lograr el apoyo de la CUP para los presupuestos

  • El presidente de la Generalitat se compromete a llevar a cabo una auditoría de la deuda y renegociarla, pero no dejar de pagarla​

Carles Puigdemont con las representantes de la CUP, Mireia Boya y Anna Gabriel.

Puigdemont no consigue el apoyo de la CUP para los presupuestos

Carles Puigdemont con las representantes de la CUP, Mireia Boya y Anna Gabriel.

EFE
11/02/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. madrid
Un mes después de su investidura como presidente de la Generalitat, gracias a los votos de Junts pel Sí y la CUP, Carles Puigdemont aún no tiene garantizada la estabilidad de su gobierno, llamado a dejar a Cataluña lista en 18 meses para convertirse en un Estado independiente.

Puigdemont cerró este miércoles la ronda de contactos que ha mantenido con todas las fuerzas representadas en la Cámara catalana y, si algo puede extraer de estas reuniones, es que lo va a tener muy complicado para sacar adelante los presupuestos. La postura de los partidos de la oposición era más o menos previsible, pero lo que ya no lo era tanto es la posición de la CUP, socio de Convergència y Esquerra en el camino hacia la secesión. La formación anticapitalista se reunió el pasado miércoles con Puigdemont y salió del encuentro con la advertencia al presidente de la Generalitat de que no le "temblarán las piernas" a la hora de hacer públicas las divergencias con Junts pel Sí y de que no darán "apoyos incondicionales". "Es pronto para dar un sí o un no", afirmó la diputada Mireia Boya, quien acudió junto con Anna Gabriel.

La CUP pide unas cuentas públicas más sociales y reclama el impago de una parte de la deuda, una exigencia muy incómoda para la Generalitat por el mensaje radical que lanza en un momento en que el Gobierno catalán aún tiene que convencer a la comunidad internacional para que apoye a Cataluña en el proceso de secesión. Como gesto hacia la CUP, la Generalitat, que no escondió que tiene "discrepancias de fondo" con los anticapitalistas, se comprometió a llevar a cabo una auditoría de la deuda y a tratar de renegociar una parte, pero en ningún caso se plantea no hacer frente a los pagos.

La negociación de los presupuestos es el primer gran escollo que tiene que afrontar Puigdemont. Para Junts pel Sí, el apoyo a sus cuentas forma parte del pacto de estabilidad suscrito hace un mes con la CUP, mientras que la formación asamblearia no se siente obligada a casi nada. En cualquier caso, si los anticapitalistas no respaldan los presupuestos, ese acuerdo firmado para 18 meses saltará por los aires y la legislatura entrará en una dimensión distinta, pues Puigdemont debería buscar nuevos socios más allá del independentismo.

Otro asunto donde Junts pel Sí y la CUP chocan, en este caso de manera frontal, es en el proyecto BCN World, una especie de Eurovegas que se está proyectando junto a Port Aventura, en Salou (Tarragona), y que la izquierda radical no quiere ni ver. Puigdemont propone una consulta para que la ciudadanía de la zona decida.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual