Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

Mariano Rajoy intenta mantener viva su imagen de presidenciable

  • Fracasada su estrategia para que el Rey no propusiera candidato a la investidura, llevará una "oferta" a la reunión del viernes con Sánchez​

Mariano Rajoy, durante la reunión del Comité de Dirección celebrada en Madrid.

Mariano Rajoy intenta mantener viva su imagen de presidenciable

Mariano Rajoy, durante la reunión del Comité de Dirección celebrada en Madrid.

EFE
10/02/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
No sólo se reunirá con Pedro Sánchez. María Rajoy lo hará un día después de entrevistarse con Albert Rivera -desatendiendo así, de manera ostensible la propuesta del líder del PSOE de cuadrar un encuentro este miércoles mismo- y volverá a la carga, según anunció el pasado martes la vicepresidenta en funciones, con su "oferta" para un pacto de Gobierno que ya sabe imposible. El líder del PP intenta trasladar así el mensaje de que su tiempo no ha pasado y de que, pese a su renuncia a presentarse a la investidura, aún tiene posibilidades de convertirse en el próximo jefe del Ejecutivo sin que medien nuevas elecciones.

Es un movimiento en clave externa pero también, y mucho, interna porque el modo en que ha gestionado hasta ahora el resultado de las elecciones ha dejado perplejo a buena parte del PP, que desde hacía semanas cuestionaba su parálisis a la hora de buscar un acuerdo que le permitiera formar Gobierno. Rajoy se amparó el ‘no’ inamovible del PSOE, pero algunas fuentes sostienen que podía haber armado un pacto con Ciudadanos para, desde la solidez que dan 163 diputados (ya no los 123 del PP en solitario), presionar a los socialistas. Sobre todo, dicen, sabiendo que algunos históricos del PSOE veían con buenos ojos pactar una legislatura de reformas corta.

No hizo nada de eso. Al revés, como ya habían dejado caer en algunos contactos discretos y poco fructíferos con el PSOE dos de sus consejeros más próximos -su jefe de gabinete, Jorge Moragas y el sociólogo Pedro Arriola- Rajoy prefirió no moverse confiado en que, tras la primera ronda de audiencias con el Rey, este vería que no tenía apoyos suficientes y propondría la investidura a Sánchez, que al menos no contaba con una clara mayoría absoluta de ‘noes’ en su contra.

Según se apuntaba esos días en el PSOE, pretendía que el líder socialista fracasara para después intentarlo él, con un clima más a su favor. Pero el jefe del Estado prefirió no saltarse el turno "natural". El presidente en funciones tuvo que declinar y España entera supo de su renuncia porque la Casa del Rey lo explicitó en un comunicado.

En la segunda ronda de contactos, empezó a correr otra especie en los círculos políticos: la posibilidad de que el Monarca no propusiera a nadie. Tampoco fue así. Felipe VI optó por poner en marcha el contador y por ahorrarse una situación sin precendentes ni solución constitucional prevista. Dio la oportunidad a Sánchez y este, como reconocen desde el PP a Ciudadanos, pasando por Podemos, la está aprovechando al máximo. "Hemos pasado de que no se nos oiga, o en el mejor de los casos solo emitir ruido -decía uno de los afines al secretario general hace unos días- a ocupar todo el espacio en los medios y llevar la iniciativa".

"EL PRIMERO, NO EL ÚLTIMO"

El descontento con la táctica de Rajoy empezó a hacerse patente en las filas populares y ahora el jefe del Ejecutivo trata de enmendarla. El vicesecretario de Organización, Fernando Martínez Maíllo, ya argumentó en la noche del lunes que "el partido no ha acabado" y que el hecho de que Pedro Sánchez sea hoy el candidato a la investidura no quiere decir que sea "el último" sino que es "el primero".

El líder del PP, además, dejó claro que no se somete a la agenda de quien, como dicen con tono ofendido en el PSOE, "tiene el mandato constitucional de formar Gobierno", al anteponer su cita con Rivera a la "invitación" de Sánchez. Soraya Sáenz de Santamaría, sonriente, argumentó que no es lógico que el secretario general del PSOE se moleste por el orden fijado, teniendo en cuenta que él no ha querido hasta ahora verse con Rajoy y que ahora pretende hacerlo por puro trámite; ni siquiera le envió el programa de Gobierno que pretende negociar para su investidura.

Sánchez aduce que se verá con Rajoy por respeto a sus votantes, pero que no quiere su apoyo. El líder del PP, en cambio, sí. La vicepresidenta no aclaró cuál será su oferta, pero arguyó que tiene derecho a defender la que cree que es la "mejor solución" para España. Hasta ahora, el PP solo había transmitido, extraoficialmente, su disposición a un Gobierno de coalición a tres liderado por Rajoy. Ciudadanos, dice estar a la expectativa. "Ojalá proponga cosas y hable de política -dijo el portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta- porque solo hemos conocido su planteamiento de o César o nada"

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual