Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

El PSOE salva sin encontrar rechazos el primer paso para la investidura

  • Ciudadanos y Podemos ven posible un acuerdo sobre el programa base de los socialistas aunque mantienen sus vetos recíprocos​

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando.

El PSOE salva sin encontrar rechazos el primer paso para la investidura

El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando.

EFE
Actualizada 09/02/2016 a las 13:39
  • colpisa. madrid
Los socialistas se han propuesto ir muy despacio, como quien camina sobre un suelo minado, para que su intento de formar Gobierno con la vista puesta en Ciudadanos y Podemos no fracase. Tras su primer movimiento delicado, la presentación de un documento base para el acuerdo, pueden respirar aliviados. El PSOE entregó el pasado lunes a sus eventuales -y, según ellos mismos, "incompatibles"- aliados un programa de 43 medidas, extracto de la oferta electoral con la que Pedro Sánchez se presentó a los comicios, que satisface por separado a todas las partes. No preconiza nada, pero garantiza al menos que la partida sigue. "Esto va bien; hablando se entiende la gente", resumió el portavoz socialista, Antonio Hernando.

Pedro Sánchez siempre ha defendido que la posición en la que se encuentra el PSOE le permite pactar a izquierda y derecha, así que los negociadores de su partido eligieron un buen puñado de propuestas para demostrarlo. A Podemos, le tiende la mano con su plan de emergencia social, que incluye el reconocimiento de un ingreso mínimo vital, medidas para hacer frente a los desahucios o la subida del salario mínimo hasta el 60% del salario medio neto en dos legislaturas. A Ciudadanos le garantiza rigor fiscal -con una negociación con Bruselas para flexibilizar los plazos de reducción del déficit, en la que ambos están de acuerdo- y reformas impositivas que en ningún caso implican subida del IRPF a las clases medias.

La respuesta de Pablo Iglesias rozó casi lo entusiasta. Según él, lo que plantea el PSOE "se parece mucho" a su propio programa, tanto que cree que es un indicativo de que será "fácil" ponerse de acuerdo para hacer un "Gobierno de progreso". Ahora bien, sigue negándose a sentarse a negociar con los socialistas, como sí hicieron el pasado lunes IU, Ciudadanos y Compromís, hasta que Sánchez no renuncie a tejer un acuerdo con Albert Rivera, que en sus esquemas es tanto como un acuerdo "en diferido" con el PP.

Además, que el proyecto de Gobierno le agrade no le basta; considera irrenunciable que su partido tenga la vicepresidencia y seis ministerios. Llegó a decir a Telecino que ya ha cedido en "lo fundamental", la presidencia. Así que, de momento, Podemos -que, en cualquier caso, no ve reflejado en el documento base para el acuerdo ni la derogación del artículo 135 de la Constitución ni la posibilidad de celebrar un referéndum de autodeterminación- sigue sin entrar en la ecuación.

DOS SEMANAS DE MARGEN

Ciudadanos, en cambio, se mantiene en el juego. Su vicesecretario general, José Manuel Villegas, admitió que "en algún momento" Sánchez va a tener que decidir qué lado de la balanza pesa más porque en su partido siguen convencidos de que será difícil que un acuerdo con ellos sea asumible, en materia de política económica, fiscal o territorial, por Podemos y por Compromís. "Espero que en dos semanas -acotó tras su reunión con el PSOE- tengamos claro si hay acuerdo o no". Pero, por ahora, ellos ven "espacio suficiente" para entenderse.

La formación de Rivera, que ya tiene concertada una cita con Mariano Rajoy el jueves e insiste en la necesidad de que el PP forme parte de cualquier acuerdo de Gobierno, como uno de los partidos que "está en la centralidad", cree que será "fácil" entendenderse en las cuestiones relativas a la recuperación económica; en las medidas propuestas de regeneración democrática, y en lo que se refiere a la negociación del déficit con la UE porque coincide en solicitar un año más, hasta 2017, para alcanzar el objetivo del 3% . En cambio, constata una mayor distancia en lo que se refiere a la reforma laboral y a la de la Constitución. Y algo más, pide que se cuantifique el plan social. El PSOE se comprometió en su día a presentar junto al programa electoral una memoria económica y nunca lo hizo.

Ciudadanos no se opone a la derogación parcial de la reforma laboral del PP ni a la negociación de un nuevo estatuto de los trabajadores, pero insiste en que no se puede volver "a lo de Zapatero" y quiere más concreción. El PSOE se niega a aceptar el contrato único, pero sí propone que haya solo tres modalidades de contrato. De acuerdo con uno y otro, nada "insalvable".

En cuanto a la reforma de la Constitución, los socialistas no han querido ir muy lejos en su propuesta. Ni siquiera menciona de manera expresa el artículo 135, aunque sí habla de incorporar "garantías" sobre la dotación presupuestaria de los derechos sociales. Pero sí proponen crear ya una subcomisión que estudie la reforma. Ciudadanos cree que antes de dar ese paso hay que saber si se cuenta con el PP y hacia dónde se quiere ir.

Hay cuestiones que los socialistas han aparcado. Su programa ya no habla de las Sicav, ni de eliminar la asignatura de religión ni de incorporar educación para la ciudadanía.

Comentarios

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual