Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

Rajoy intenta sostener su liderazgo ante el debate de investidura de Sánchez

  • El presidente afronta el mal trago de tener que dialogar con el PSOE con la certeza de que su turno para formar Gobierno ha pasado

Rajoy, al inicio de la junta directiva de los populares catalanes.

Rajoy dice que atenderá a Sánchez "como se merece" y le negará su apoyo

Rajoy, al inicio de la junta directiva de los populares catalanes.

EFE
Actualizada 07/02/2016 a las 19:38
  • colpisa. madrid
Si hace 50 días le hubiesen dicho a Mariano Rajoy que a 6 de febrero en su agenda figurarían encuentros con Ciudadanos y el PSOE, probablemente los habría enmarcado en su aspiración de liderar una negociación a tres bandas. Sin embargo, las citas que, aún sin concretar, parece que mantendrá en los próximos días el jefe del Ejecutivo con Albert Rivera y Pedro Sánchez quedan lejos del ofrecimiento inicial que el presidente realizó en la resaca de las elecciones del 20 de diciembre. Rajoy es ahora el invitado del secretario general de los socialistas.

La falta de apoyos en el Congreso, la renuncia del líder del PP a someterse a la investidura y, finalmente, la decisión del Rey de encargar a Sánchez la formación de Gobierno se ha recibido entre los populares como la evidencia de que su turno para intentar conservar la Moncloa ha pasado, y de que se enfrentan al "final de Rajoy". Poco importa que el presidente trate de mantener prietas las filas del partido y sostener su liderazgo mientras su adversario prepara su sesión de investidura, porque arrecian imparables las voces que saben que la hora del presidente terminó, aunque es cierto que en sus manos está resolver el momento en el que decidirá despedirse.

Hasta ahora no han habido movimientos en público de aspirantes a la sucesión, pero uno de los que se menciona, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, provocó que más de un dirigente popular se atragantara en el desayuno. "Me doy un mes y medio para decidir qué hago", rezaba un titular de una entrevista en el diario 'El Mundo'.

Rajoy no ha dicho nunca nada en este sentido y sigue su hoja de ruta, en la que algunas fuentes detectan el "estilo Pedro Arriola", el sociólogo que asesora al presidente, tras la táctica de no tener un plan B al rechazo del PSOE a construir una coalición o al menos a cerrar un pacto de legislatura. Estas dirigentes censuran desde el anonimato la imagen de "impasibilidad" que ha proyectado Rajoy y argumentan que ha faltado "iniciativa, liderazgo" y una estrategia política destinada a incrementar la presión sobre los socialistas cerrando un pacto con Ciudadanos, PNV o Coalición Canaria.

La renovación Algunos creen que el único as que el partido puede guardarse en la manga es su propia renovación, postergada en el tiempo, y entienden que el PP tiene una nueva oportunidad en caso de que Sánchez fracase en sus negociaciones y se convoquen elecciones. "Tenemos que cambiar de candidato", sentenciaba un presidente provincial del partido antes de haber leído a Feijóo. La visión de este dirigente coincide con la de algunos veteranos que alertan sobre el peligro de que el electorado identifique a Ciudadanos con el "voto útil" una vez constatado que Rajoy no puede pactar casi con nadie.

El análisis asume la falta de músculo de los de Albert Rivera para arrebatar hoy por hoy un terreno sustancial al PP, pero detecta el peligro de que poco a poco, si Ciudadanos no comete errores, termine apropiándose del espacio político central y escorando a los populares. La capacidad para aglutinar las distintas corrientes del centro-derecha, recuerdan las fuentes, fue, de hecho, lo que hizo grande al partido liderado por José María Aznar. "O reaccionamos o nos jugamos nuestro peso futuro", advierte un representante del PP.

La decisión de dar un paso atrás está, en cualquier caso, en manos de Rajoy, que cuenta con la aquiescencia del partido a su permanencia. En caso de que se vuelvan a abrir las urnas y el presidente mantenga su candidatura, un cargo medio del PP vaticina lo que ocurrirá en partido organización tendente a fluctuar de un estado de ánimo a otro: "Con la convocatoria de elecciones, pasaremos de la depresión a la euforia, y caeremos después otra vez en la depresión".

La dirección del PP, sin embargo, se mantiene en la misma línea que el presidente, que el jueves pasado pedía confianza a los suyos. "Es probable que pasemos por situaciones difíciles en las próximas fechas, pero este partido ha pasado por situaciones complejas, y yo os aseguro que en esta ocasión también va a pasar bien", garantizó ante el grupo parlamentario popular. Esa confianza reside en la percepción de que, según la cúpula, la formación podría remontar hasta diez escaños en una campaña electoral muy polarizada entre Podemos y el PP.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual