Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

El PSOE pone este lunes su plan de gobierno sobre la mesa de negociación

  • Sánchez se reunirá en el Congreso con el PP, sin saber si Rajoy será su interlocutor, Esquerra y Convergència

08/02/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
A las diez de la mañana de este lunes todas las fuerzas políticas con las que Pedro Sánchez se ha reunido recibirán la propuesta de gobierno del PSOE. Será el documento base para unas negociaciones "difíciles", como reconocen todos los actores; el primero, el candidato a la investidura, Pedro Sánchez. El líder socialista completará esta semana el abanico de consultas con el PP, sin saber si Mariano Rajoy acudirá a la cita en el Congreso, y los portavoces de Esquerra Republicana y Convergència, a los que Sánchez dice que no va a pedir su apoyo.

En el PSOE creen que su propuesta de gobierno abre un campo "propicio" para la negociación con todos, pero no se hacen ilusiones. Los socialistas, con ese afán de buscar un consenso amplio, entregarán el documento a Podemos pese a su negativa a sentarse a negociar mientras Sánchez dialogue con Ciudadanos. Una actitud que en el PSOE siguen sin entender si es que Pablo Iglesias, como dice, quiere llegar un acuerdo. "Las exclusiones y la exclusividad" en las negociaciones que reclaman son "una condición inasumible", afirmó hoy el secretario de Organización socialista, César Luena, quien retó al líder de Podemos a que escoja entre pactar con su partido o permitir que "siga gobernando Rajoy".

Sánchez va a volver a conversar en las próximas horas con Iglesias para que reconsidere su veto a Ciudadanos, pero si se mantiene, explicaron fuentes socialistas, va a seguir adelanto con su calendario de reuniones con el resto de formaciones para presentarse a la investidura, aunque sea sin los votos suficientes para conseguirla. El líder del PSOE cree que su homólogo de Podemos, si no cambia de actitud, tendrá que "retratarse" en el Congreso teniendo como compañero de viaje al PP para cerrar el paso a su elección como presidente del Gobierno. "A ver cómo lo explica" a los cinco millones de votantes del partido morado y sus aliados autonómicos.

El secretario general de los socialistas confía, no obstante, que en las tres o cuatro semanas que quedan hasta el debate parlamentario se produzca un cambio en la estrategia de Podemos. Una postura que en la dirección del PSOE ven como la clásica apuesta de máximos en todo inicio de unas conversaciones. Sánchez no espera, en cambio, rectificaciones en la negativa del PP. Piensa citar en las próximas horas a Rajoy en el Congreso con la incógnita de si acudirá el presidente a la reunión o enviará a un subalterno. Le contestaré "como se merece", dijo el presidente el sábado en Barcelona sin aclarar si le va a devolver la misma moneda de negarse a hablar, o si acudirá al encuentro con el líder socialista.

También se verá con los portavoces de Esquerra y Convergència para, según anticipó, mostrar el rechazo a su proyecto independentista en Cataluña, pero no para pedir su respaldo en la investidura. El secretario general del PSOE necesita, sin embargo, la abstención de al menos uno de los dos grupos cuando llegue la votación. Los socialistas dicen que "tampoco ven" a los soberanistas catalanes alienados con el PP para tumbar la investidura de Sánchez.

El documento

De forma paralela, los equipos negociadores de Sánchez y de Albert Rivera volverán a reunirse este lunes, ya con el documento socialista en la mesa. Una propuesta que incluye, entre otras medidas, la redacción de un nuevo estatuto de los trabajadores, la derogación de la reforma laboral, el incremento del salario mínimo, la implantación de un renta mínima para la población en situación más precaria, un nuevo escenario fiscal con la recuperación del los impuestos de sucesiones y de patrimonio, un plan contra el fraude fiscal, un paquete de propuestas a la Comisión Europea para flexibilizar los objetivos de déficit, que este año podrían acarrear recortes del orden de 10.000 millones de euros, y una reforma constitucional que blinde como derechos el acceso a la educación y a la sanidad gratuita, y el establecimiento de un modelo de estado federal.

Un programa con el que los socialistas esperan encontrar puntos de sintonía con Ciudadanos, Podemos, Izquierda Unida, PNV y Coalición Canaria. Pero que en muchos apartados puede convertirse en una carta a los reyes magos si no cuentan con la colaboración del PP. La reforma constitucional, por ejemplo, está condenada al naufragio sin la participación de los populares. En el terreno político, porque carece de sentido reformar la Carta Magna sin un partido con siete millones de votos, y en el terreno parlamentario, porque los populares tienen una minoría de bloqueo en el Congreso son sus 123 escaños, se necesitan 117 para vetar la creación de una ponencia constitucional, y mayoría absoluta en el Senado.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual