Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

Rivera advierte a Sánchez de que su pacto no servirá si no incluye al PP

  • El líder del PSOE ignora los vetos y llama a acordar políticas sin pensar todavía en la fórmula de gobierno

Rivera advierte a Sánchez de que su pacto no servirá si no incluye al PP

Rivera advierte a Sánchez de que su pacto no servirá si no incluye al PP

Pedro Sánchez y Albert Rivera, antes de la reunión que han mantenido este jueves en el Congreso.

efe
05/02/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
La conversación de hora y media que hoy mantuvieron Pedro Sánchez y Albert Rivera les sirvió a ambos para confirmar que sus partidos podrían ser capaces de cerrar, después del tira y afloja y las cesiones mutuas en las negociaciones, un paquete de reformas y políticas compartidas que serían la base de actuación de un Gobierno presidido por el secretario general del PSOE.

Sin embargo, el líder de Ciudadanos le dejó muy claro que ese hipotético pacto se convertirá en papel mojado, entre otras cosas porque probablemente nunca llegaría siquiera a cerrarse, si el PP no forma parte "de alguna manera" del acuerdo, algo que el máximo responsable socialista descarta en este momento por completo porque solo contempla la dimisión de Mariano Rajoy por la corrupción y el paso de los populares a la oposición. "No habrá un Gobierno reformista si el PP y el PSOE no dejan a un lado su guerra fría y no se ponen de acuerdo. No se podrá avanzar en el acuerdo (con Ciudadanos) sin que el PP participe de alguna manera", advirtió Rivera a Sánchez, tanto en privado como después en público.

Su lógica es sencilla.

Ciudadanos solo está dispuesto a dar su apoyo a la investidura de Sánchez, bien sea con una abstención o con un sí, si pactan una ambiciosa agenda de reformas, que incluiría un calendario concreto de ejecución y una comisión de seguimiento. Un compromiso que solo puede ejecutar un Gobierno con estabilidad parlamentaria. La suma de los escaños del PSOE y de Ciudadanos, 130, se queda muy lejos de la mayoría del Congreso, 176, por lo que tanto la investidura como la puesta en marcha posterior del paquete de medidas requieren, como mínimo, del apoyo o al menos la abstención bien del PP, bien de Podemos. Pero Rivera también dejó claro a Sánchez que nunca cerrará un acuerdo de gobierno con el partido de Pablo Iglesias porque tienen un proyecto de país incompatible. Con lo que, al final, todo pasa por la entrada del PP en la ecuación y sellar un pacto a tres. En resumen, le dijo Rivera, ambos pueden pactar en los próximos días o semanas todo lo que sea necesario, pero si PSOE y PP no aceptan llegar a un acuerdo, si no salen de su "enrocamiento", el líder socialista no podrá contar con Ciudadanos para su investidura.

Negociaciones

La respuesta de Sánchez fue doble. No contempla pactar la investidura con el PP y, por el momento, va a ignorar todos los vetos "ideológicos y de siglas" que le planteen, incluido el de Ciudadanos a Podemos, y viceversa, y se va a concentrar, exclusivamente, en comprobar qué políticas es capaz de consensuar el PSOE con el resto de formaciones. Según sus palabras, se va concentrar en el para qué de su futuro Gobierno y va a dejar para el final el con quién y el cómo, es decir las alianzas y la fórmula del Ejecutivo (coalición, pacto de legislatura, etc). "Será en el camino donde veremos hasta dónde podemos llegar a acuerdos con unos o con otros", resumió.

No obstante, en su comparecencia para valorar la reunión con Rivera fue evidente que en la cabeza del líder del PSOE sigue como favorito el pacto de gobierno con Podemos y Ciudadanos, y que va sondear hasta el último día la forma de conseguirlo, apelando a "la altura de miras", a la "necesidad de cambio" y a la situación excepcional.

Pese a que los vetos y el desacuerdo sobre el PP pueden hacer que el pacto de investidura entre PSOE y Ciudadanos descarrile a las primeras de cambio, Rivera y Sánchez decidieron intentarlo. Sus equipos constituirán mañana mismo la mesa de negociación que dedicará sus primeras sesiones en ver si son capaces de acordar medidas contra el paro y la precariedad laboral y de regeneración democrática y contra la corrupción, que coinciden que son los dos principales problemas de los españoles. Si superan este escollo, seguirán con los paquetes de reforma constitucional, economía y política fiscal, y de construcción europea y política exterior, antes de entrar ya hablar de fórmulas y alianzas de gobierno.

Rivera justificó el intento porque no ha perdido la esperanza de salirse con la suya y terminar por convencer a PP, con quien empezará a dialogar la semana próxima, y al PSOE de tienen que entenderse por el bien del país. Solo el intento ha vuelto a colocarle en el centro de la política española cuando tiene 40 diputados. Sánchez tampoco desiste porque no va a cerrarse de entrada ni una sola puerta en su empeño, ya bastante complejo, de llegar a la Moncloa.

Comentarios

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual