Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

La Generalitat de Cataluña rebaja su hoja de ruta soberanista

  • El programa de Junts pel Sí se comprometía a "proclamar la independencia" en 18 meses y ahora el Gobierno catalán prefiere hablar de "declaración de intenciones"​

Carles Puigdemont con la líder de la oposición, Inés Arrimadas.

La Generalitat de Cataluña rebaja su hoja de ruta soberanista

Carles Puigdemont con la líder de la oposición, Inés Arrimadas.

EFE
0
28/01/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. madrid
El Gobierno de Carles Puigdemont no lleva ni un mes en marcha y ya empiezan a salir a flote las contradicciones internas en el seno de un ejecutivo, en el que cohabitan dirigentes de Convergència, de Esquerra e independientes.

Un día después de que la portavoz de Junts pel Sí en la Cámara catalana, la republicana Marta Rovira, lanzara un aviso para navegantes y recordara que el programa de la coalición independentista fija la “declaración de independencia” en el plazo de los 18 meses previstos para esta legislatura, la Generalitat corrigió este miércoles a la dirigente de Esquerra, rectificó la hoja de ruta soberanista y la “proclamación” de secesión contemplada en el programa la rebajó a “declaración de intenciones”.

Además, la portavoz de la Generalitat, Neus Munté, no supo concretar cuándo se impulsaría esta declaración de intenciones, ya que en un primer momento dijo que sería antes de las elecciones constituyentes, que deberían celebrarse en principio en el segundo semestre de 2017, aunque al mismo tiempo señaló que convocar unas elecciones de carácter constituyente ya “implica” una declaración de intenciones sobre la voluntad de los catalanes de constituirse en un Estado independiente y por tanto dejó en el aire que esa resolución solemne pueda aprobarse.

Una vez más, el proceso soberanista vuelve a perderse en la semántica y en la búsqueda de eufemismos, que denotan que los planes de unos y otros miembros del Gobierno autonómico y de la formación que apoya a este ejecutivo no son del todo coincidentes: hay quien tiene más prisa y los hay que prefieren pisar el freno, a la espera de que aumente la base social soberanista. Munté, que compareció en el Palau de la Generalitat, para dar cuenta de la reunión celebrada entre Carles Puigdemont e Inés Arimadas, trató de lanzar un mensaje de “unidad de acción” y negó que haya discrepancias, a pesar de que ya las han verbalizado en público, en el poco tiempo (dos semanas y media) que lleva trabajando el nuevo gabinete de Puigdemont. Y es que no es lo mismo, mantener que Cataluña declarará la independencia en cuanto apruebe las leyes de transitoriedad jurídica, hacienda propia y seguridad social de aquí a dentro de 18 meses, que decir que esta proclamación será al final del proceso, después de unas hipotéticas “elecciones constituyentes” (una especie de 27-S bis) y después de que la ciudadanía ratifique en un eventual referéndum la Constitución catalana, que partidos y sociedad civil elaborarán en los próximos meses. Lo que empieza a quedar más o menos claro, es que la proclamación final, que Munté no quiso ponerle fecha orientativa de cuándo podría producirse, no será en el mes de julio del año que viene, como empezaban a proponer desde la sociedad civil secesionista.

La "declaración de intenciones" casa con la posición que está manteniendo el presidente Carles Puigdemont en sus intervenciones y en las entrevistas que ha concedido hasta la fecha, en las que ha descartado la independencia unilateral. A su juicio, con 72 diputados (sobre 135), está legitimado para iniciar la fase final del proceso, pero con el 47,8% de los votos entiende que no puede culminarlo, hasta que la mayoría de la población apoye la secesión. Munté añadió este miércoles un nuevo argumento para rechazar la declaración unilateral. “Se entiende de manera negativa en la UE”, afirmó. "Tenemos que ser cuidadosos con el lenguaje y con las formas", dijo. Por ello, insistió en que la secesión deberá llegar a través del pacto, "de la negociación y del diálogo" con el próximo gobierno español y con las autoridades de Bruselas. Lo que tampoco aclaró la Generalitat es cómo piensa organizar ese referéndum de ratificación de la Carta Magna, teniendo en cuenta que ni siquiera ha podido celebrar una consulta no vinculante sobre el futuro político de Cataluña.

Las diferencias semánticas en torno a la declaración de independencia son el último capítulo en las discrepancias que Convergència y Esquerra mantienen desde el inicio del proceso independentista. En el arranque de la legislatura, ya hubo un conato de polémica, cuando Puigdemont expresó su intención de flexibilizar el plazo de 18 meses establecido para su mandato, extremo que no agradó ni a ERC ni a la CUP.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual