Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Pactos de Gobierno

Los movimientos tácticos de Rajoy y Sánchez dilatan la investidura del presidente

  • Los líderes de PP y PSOE postergan las negociaciones hasta que el Rey finalice el martes la segunda ronda de contactos

0
27/01/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
A punto de cumplirse la cuarentena tras las elecciones generales, los partidos políticos siguen sin cuadrar la diabólica aritmética que dejó tras de sí el 20-D, y el primer debate de investidura, aquel que un día el PP llegó a fijar para esta semana, se retrasa sine die. Populares y socialistas se han resistido a entrar a fondo en unas negociaciones que quedan tácticamente postergadas hasta que el próximo martes concluya la segunda ronda de contactos del Rey para designar un candidato a ser investido. Para entonces, el Comité Federal del PSOE se habrá pronunciado ya sobre la conveniencia o no de llegar a acuerdos con Podemos, una decisión que condiciona los movimientos de las dos principales formaciones.

El calendario que Felipe VI ha diseñado arranca mañana mismo con los partidos minoritarios y deja para la semana que viene a Ciudadanos, Podemos, PSOE y PP. El Monarca concede así espacio a los socialistas para que el sábado celebren el Comité Federal en el que se espera que, al menos, quede señalado el rumbo a seguir. Además, en esta ocasión Pablo Iglesias acudirá a la cita 24 horas antes que Pedro Sánchez, con lo que se dificultan maniobras de última hora que, como en la anterior ocasión, dejen entre la espada y la pared al secretario general del PSOE. Ni los socialistas ni el entorno del presidente del Gobierno se atreven a anticipar a día de hoy a quién encomendará Felipe VI intentar ser investido, si es que esta vez se llega a proponer un nombre.

Y mucho menos, la respuesta del elegido. La sensación generalizada es la de que, para mover esa pieza, faltan aún jugadas intermedias en la partida de ajedrez en la que se ha convertido la política. "Es el tiempo de Rajoy", insisten en el PSOE, donde tratan de forzar al jefe del Ejecutivo a aceptar el encargo del Rey en caso de que vuelva a ofrecerle acudir a la investidura y denuncian el "desaire" anterior del presidente. "La palabra de Rajoy cotiza menos que un bono basura", sentenció hoy Antonio Hernando. Si Felipe VI optara, sin embargo, por conminar a Sánchez a buscar apoyos, el PSOE prefiere no anticipar acontecimientos, a pesar de que al mismo tiempo se recuerda al PP que "no está el horno de España para tacticismos y fintas".

En manos del PSOE Los populares interpretan que los socialistas no han abandonado su estrategia de provocar un fiasco de Rajoy en una votación de investidura para legitimar los intentos del PSOE de formar Gobierno, y el fracaso del presidente estaría garantizado sin la abstención de los socialistas. Callejón sin salida. Puede que eso explique el hecho de que los dirigentes del PP quisieran ver hoy en la conversación del lunes entre el jefe del Ejecutivo y Albert Rivera un intento de sumar apoyos para abandonar la soledad a la que está condenado. En la misma línea, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, incidió en que Rajoy trabaja por un pacto de "moderación" ante un frente radical de PSOE con Podemos.

Pero fuentes del Gobierno señalan que el gesto del presidente, que sólo mandó un mensaje antes de recibir la llamada de Rivera, fue más encaminado a acallar las críticas internas por la "imagen de inmovilismo" que a intentar atar un acuerdo que sería insuficiente. "Si acaso se prepara el terreno para el futuro", aseguran en la formación.

El apoyo de Ciudadanos, que muchos dan por hecho en el PP, no está sin embargo garantizado. Para empezar, los de Rivera subrayan que "la negociación no ha comenzado", que hablarán con populares y socialistas en paralelo, y que se mueven "entre la abstención y el no" ante cualquier pacto que intenten tejer los unos y los otros. Mientras tanto, en el PP se estudia una posible solución jurídica, una votación específica en el hemiciclo, para que los plazos hacia nuevas elecciones comiencen a correr en caso de que nadie quiera someterse a la investidura. Escenario insólito en la reciente democracia y muy significativo de lo que muchos intuyen que puede acabar ocurriendo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual