Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES 2015

Sánchez pide a Iglesias hablar antes de política que de "sillones"

  • No habrá negociación alguna entre el PSOE y Podemos hasta que el Rey no le realice el encargo de formar Gobierno de modo oficial

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez pasa junto al líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Sánchez pide a Iglesias hablar antes de políticas que de "sillones"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pasa junto al líder de Podemos, Pablo Iglesias.

EFE (ARCHIVO)
4
Actualizada 25/01/2016 a las 09:25
  • colpisa, madrid
La comunicación entre quien aspira a ser el próximo presidente del Gobierno y quien se ha postulado para ser su vicepresidente no parece de lo más fluida. Al menos a tenor de lo sucedido los últimos días. El pasado viernes Pedro Sánchez se tuvo que enterar por boca del Rey de que Pablo Iglesias le había propuesto para encabezar un Gobierno de coalición con él como número dos. Además, el secretario general de Podemos emplazó a su homólogo socialista a iniciar cuanto antes el diálogo para reunir la mayoría necesaria para lograr la investidura. Vía mensaje de ‘Whatsapp’, ese mismo día, Sánchez se comprometió con Iglesias a telefonearle este fin de semana. Sin embargo, la conversación casi no llega a producirse. El líder del PSOE, que el sábado por la mañana llamó a Albert Rivera, no encontró tiempo para marcar el número de Iglesias hasta la tarde del domingo. Y cuando lo hizo no encontró a nadie al otro lado del teléfono. Iglesias o no lo cogió o tenía el móvil apagado. "He intentado contactar con Pablo Iglesias pero no ha sido posible. Hablaremos en los próximos días de políticas progresistas, no de sillones", reprochó Sánchez a través de su cuenta de Twitter. Iglesias tomó después la iniciativa y devolvió la llamada para que finalmente uno y otro pudieran conversar por espacio de 20 minutos.

El líder socialista transmitió a su interlocutor personalmente lo que ya había adelantado en público los días anteriores. Esto es, que no habrá negociación alguna entre el PSOE y Podemos hasta que el Rey no le realice el encargo de formar Gobierno de modo oficial, algo que podría suceder una vez concluya la nueva ronda de consultas que el jefe del Estado iniciará el miércoles con los líderes políticos.

Esta ausencia de prisas de Sánchez por sentarse a negociar con Iglesias tiene mucho que ver con la indignación general que existe en el PSOE con el partido morado y sus dirigentes. La estrategia utilizada por Podemos para anunciar la oferta de un Gobierno de coalición ha levantado ampollas entre los socialistas. Tanto en su secretario general como entre los barones regionales, que no han dudado de tachar el ofrecimiento del pacto, con reparto de carteras y nombres de ‘ministrables’ incluido, como un intento de chantaje y una humillación al PSOE. Así se lo hizo saber el líder socialista a su interlocutor por teléfono.

Fuese a modo de revancha o no por la jugarreta del viernes, Sánchez tuvo pendiente del teléfono al que quiere ser su vicepresidente todo el fin de semana. El propio Iglesias confesó en tono enfadado la noche del sábado que estaba a la espera de que sonase su móvil. "Me contestó voy a llamarte, no sé que ha pasado en las horas siguientes y si alguien le está diciendo que con quien tiene que ponerse de acuerdo es con el PP o Ciudadanos", afirmó el secretario general de Podemos durante una intervención en La Sexta. Al hacer esperar a Iglesias, Sánchez quiso escenificar que el que marca la agenda de las negociaciones es él y no el partido morado.

PROPUESTAS

La tranquilidad con la que el PSOE pretende llevar las negociaciones contrasta con la impaciencia de Podemos. Ya lo dijo Iglesias durante su comparecencia del pasado viernes: "España no tiene tiempo que perder". Mientras Sánchez opta por esperar para iniciar las conversaciones, Iglesias ha puesto toda la carne en el asador y ya ha contactado con Alberto Garzón, Esquerra y Convergència en busca de posibles apoyos a la investidura.

En un artículo publicado este domingo en la página web de El País, el secretario general de la formación morada enumeró las bases sobre los que se debe forjar "un Gobierno plural y progresista". "No podemos fallar a esos 11 millones de votantes -los que suman PSOE, Podemos e IU- ni a aquellos que, bajo ningún concepto, quieren que el PP siga gobernando", señala Iglesias, quien a continuación advierte de que "existen enormes presiones de los grupos de poder, tanto en España y en el extranjero, para que las viejas maquinarias sigan manteniendo el Estado en sus manos".

En cuanto a la composición del Gobierno de coalición Iglesias insiste en el reparto proporcional de los ministerios, lo que supone que el PSOE con sus 5,5 millones de votos y Podemos y sus confluencias con 5,3 millones ocupen el mismo número de carteras. En su artículo, Iglesias no duda en reclamar la vicepresidencia y los ministerios "estratégicos" que les corresponden.

Por último, el líder de Podemos traza algunas de las líneas programáticas de la coalición de izquierda. Propone la aplicación de un programa de rescate social para los primeros 100 días de gobierno y acometer los cambios constitucionales que demanda la ciudadanía y en los que incluye "soluciones democráticas y nuevas fórmulas de encaje a la crisis territorial". Todo ello deberá pactarlo Iglesias con Sánchez para formar Gobierno, lo que les obligará a mejorar su comunicación. De momento ambos líderes han quedado en volver a conversar esta semana.


  • Sin más
    (25/01/16 10:42)
    #4

    NO entraré en un gobierno en el que no sea presidente: mentira. No entraré en un gobierno con un partido dela "casta" como el PSOE: mentira. Yo no busco "sillones", cargos o cambio de cromos: mentira. Mi intención es luchar por la unidad e igualdad de todos los españoles: mentira. Mi prioridad son tomar medidas para las clases humildes y necesitadas: ya lo vemos. Qué casualidad que no elija el Ministerio de Trabajo, empleo y SS. ¿No será que no tiene ni idea de cómo crear un solo puesto de trabajo que no sea de funcionario público? A Iglesias, el poder es lo único que le ha interesado desde el principio y para ello no ha dudado en emplear artimañas, métodos, modos y formas en los que el engaño y la venganza han sido los máximos referentes (a las pruebas me remito). Ha embaucado a un sector del electorado más vulnerable con soluciones de alquimista incumplibles con el único fin de llegar al codiciado poder para gobernar de una manera sectaria o totali

    Responder

  • Alvaro
    (25/01/16 09:59)
    #3

    A Podemos lo mismo le da un gobierno en coalición que repetir las elecciones. Le han comido la tostada al PSOE y ya no hay vuelta atráa.

    Responder

  • opino
    (25/01/16 08:14)
    #2

    Creo que se está gestando algo que nadie esperaba: Gobierno del PSOE con Rivera de vicepresidente. En esas circunstancias, suponiendo el voto negativo del PP... ¿cómo justificaría Iglesias un voto que no sea de abstención? Sobre todo cuando ha sido él mismo el que ha propuesto a Sánchez como Presidente. Su voto negativo haría que la gente lo viera como culpable de unas nuevas elecciones. La rueda de prensa que muchos catalogaron de "jugada maestra" se va a convertir en todo lo contrario. Por la boca muere el pez.

    Responder

  • Una peli de vaqueros
    (25/01/16 07:07)
    #1

    Sánchez va a negociar con Iglesias el precio de la cuerda con la que el segundo le va a ahorcar políticamente. ¿Será que es un masoca?

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual