Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRIBUNALES

El 'caso de los ERE' cumple un lustro sin que aún se aviste su final

  • La causa, con 270 imputados, se llevó por delante a un presidente andaluz y cuestionó las políticas de empleo del PSOE

1
25/01/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
Fondos de reptiles; ayudas sin expediente; dinero público gastado en juergas; amigos y familiares "colados" como intrusos para cobrar ayudas sin haber trabajado nunca en las empresas beneficiarias y un presidente dimitido por un escándalo que alcanzó la línea de flotación de la Junta de Andalucía y del PSOE autonómico. El caso de los ERE fraudulentos alcanzó esta semana los cinco años de investigación con 270 imputados y más de 100.000 folios de instrucción sin que aún se atisbe su final y con la duda de si dos ex jefes del Gobierno autonómico acabarán sentados en el banquillo para responder por el destino de los fondos públicos para el empleo en la comunidad con más paro del país.

En este lustro el caso ha dado muchas vueltas y ahora afronta una división en piezas más asumibles que aspira a darle agilidad a la instrucción, aunque nada garantiza que se puedan empezar a celebrar juicios este mismo año. Y la investigación tan larga conlleva además dos riesgos: que prescriban los delitos y que los inculpados vayan falleciendo, como ha ocurrido con dos imputados sin tener aún auto de procesamiento.

El 19 de enero de 2011, la juez de instrucción 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, abrió una causa tras detectar irregularidades en el expediente de regulación de empleo de la empresa Mercasevilla, y con la sospecha de que esas anomalías podían repetirse en expedientes similares costeados por la Junta. Las irregularidades se remontaban a una década atrás, y, según su tesis, detrás había una decisión voluntaria del propio Ejecutivo regional: hacer pagos para mantener la paz social y asegurarse los votos en una época convulsa laboral y políticamente (los años de la pinza PP-IU que acortó la legislatura).

Esta fórmula de "bolsillo roto", según definición de IU, acabó convertida en un monstruo que contaminó toda la actividad política. Tras un primer enfrentamiento con la Junta a cuenta de la voluntad de la juez de acceder a las actas reservadas del Consejo de Gobierno y el encarcelamiento de exaltos cargos en momentos clave de la política nacional, en 2012 la ola se llevó por delante al presidente José Antonio Griñán, que dio un paso atrás en un intento de alejar del foco el escándalo que acechaba a la cúpula del Ejecutivo. El caso alcanzaba ya a medio centenar de altos cargos imputados, entre ellos consejeros y directivos, y apuntaba al PSOE en Sevilla y a empresarios afines.

SIN FISCALIZACIÓN

Fue en balde. En plena antesala de las pasadas municipales, Griñán y su antecesor, Manuel Chaves, acudieron al Tribunal Supremo para contar cómo se concedieron 855 millones de euros en ayudas sociolaborales entre 2001 y 2011, de los que los peritos policiales cuestionan 152 millones. Según la juez, el Ejecutivo adoptó un "procedimiento inadecuado" que agilizaba la entrega de fondos al tiempo que eludía cualquier fiscalización, un obstáculo al tratarse de ayudas discrecionales que se entregaban a amigos y conocidos sin contar siquiera con un expediente de solicitud y que algunos inculpados aseguraron gastar en droga y fiestas. Ambos expresidentes negaron la mayor, limitando la responsabilidad al exdirector general de Empleo, Javier Guerrero, aunque el Supremo concluyó que había indicios de prevaricación administrativa. Añadía además el delito de malversación al que fuera exconsejero de Empleo y líder del PSOE de Sevilla José Antonio Viera.

Con la dimisión de Chaves y la no repetición de los otros aforados en el escaño, la causa ha vuelto al juzgado de Sevilla y la nueva instructora ya ha empezado a citarlos a declarar. Será la parte que antes se enjuicie, aunque no se sabe aún a quién sentará en el banquillo ni cuándo. El resto de tramas, como las sobrecomisiones pagadas a sindicatos y aseguradoras por su mediación o las ayudas millonarias a empresarios socialistas de la Sierra Norte de Sevilla, aún deberán esperar dado que se encuentran en fase muy inicial de investigación.

El caso también ha convulsionado los juzgados con la pugna entre Alaya y la juez que la sustituyó tras lograr aquella un ascenso. Alaya quiso retener la instrucción que la elevó a azote del socialismo andaluz aunque fuera como juez de refuerzo, y no dudó en descalificar a su compañera María Nuñez Bolaños reprochándole su falta de preparación o su amistad con el Ejecutivo regional. La pelea de egos se resolvió cuando el tribunal superior decidió apartar a Alaya ante su escasa voluntad para colaborar, dando así nuevos aires a la causa. La primera decisión de Nuñez supuso una enmienda a su sucesora al desgajar el sumario para una mejor gestión. Pero tampoco convence a todos. Las defensas han recurrido esta medida al entender que la duplicidad de juicios provocaría sentencias contradictoras. La Fiscalía le reprocha que espere a que se vayan produciendo sentencias para separar nuevas piezas, provocando nuevas prescripciones.


  • RG
    (25/01/16 08:25)
    #1

    Pena perdida de insistir: estarán ya todos prescritos!

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual