Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES 2015

Rivera abre un diálogo con Sánchez, pero con la línea roja de Podemos

  • Ciudadanos aspira a blindar un paquete de reformas y la defensa de la unidad a cambio de hacer de puente entre socialistas y PP

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Rivera abre un diálogo con Sánchez, pero con la línea roja de Podemos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversa con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

EFE (ARCHIVO)
4
24/01/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
Pedro Sánchez y Albert Rivera mantendrán un encuentro a lo largo de la próxima semana. Así lo acordaron este sábado los líderes de PSOE y Ciudadanos en una breve conversación telefónica, en la que el socialista no le hizo al presidente de la formación centrista oferta de negociación alguna, pero en la que ambos coincidieron en la necesidad de abrir una etapa de diálogo sin exclusiones -"abierto, serio y profundo"- para que España pueda tener un Gobierno lo antes posible y se esquive el fantasma de la repetición de los comicios.

"Hay que dialogar, desde el acuerdo o desde la discrepancia. Los españoles por delante de las siglas", resumió minutos después de la charla Rivera en Twitter su posición.

Se trata prácticamente del primer movimiento oficial en busca de un acuerdo de gobernabilidad desde que fracasase el breve intento de Mariano Rajoy pocos días después de la elecciones, tras el ‘no’ rotundo que le dio Sánchez nada más entrar en su despacho del palacio de la Moncloa. Rivera le ofreció entonces la abstención de su grupo para facilitar la constitución de un Ejecutivo si lograba lo propio del PSOE y le emplazó a llamarle, pero Rajoy no ha vuelto a contactar con él.

Ahora, creen en Ciudadanos, tras el paso atrás de Rajoy ante Rey, que interpretan como que "ha tirado la toalla" y admitido su "fracaso" en las elecciones del 20-D, es el momento de que Sánchez lo intente.

Antes de que Rivera y Sánchez se vean, Ciudadanos celebrará el próximo lunes una reunión de su ejecutiva en la que se marcará el posible terreno de juego para unas eventuales negociaciones y se analizarán los contenidos que tratarán de acordar con los socialistas.

PRIMERO PROPUESTAS

Si la dirección naranja no cambia sus actuales directrices, Rivera le dirá a Sánchez que es partidario de que sus equipos se reúnan para comenzar a analizar si pueden llegar a acuerdos sobre el paquete mínimo de reformas y de medidas de regeneración que un nuevo Ejecutivo debería llevar a cabo en esta legislatura, pero también le aclarará que si su intención es terminar por cerrar un pacto con apoyos de Podemos, por un lado, y de Ciudadanos, por otro, pierde el tiempo.

Fue su primer mensaje nada más conocerse el viernes la renuncia de Rajoy a tratar de investirse de inmediato. "Sánchez debe decidir si busca acuerdos en la centralidad y el constitucionalismo o en los partidos separatistas", declaró. Su portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta, abundó este sábado en idéntica idea después de insistir en que siempre rechazarán un Gobierno en el que esté Podemos. "Sánchez tiene que decidir si está al lado de los que quieren repartir miseria (por Podemos) o de los que quieren favorecer la reactivación de la economía española".

El proyecto de Ciudadanos lo enunció el propio Rivera el 23 de diciembre y no lo ha cambiado. Abrirse a un acuerdo con PP y PSOE para facilitar un Gobierno estable de una de las formaciones a cambio del pacto de una hoja de ruta de reformas a aplicar en la legislatura y de la firma de un compromiso por la defensa activa de la unidad de España, la Constitución y la igualdad de los ciudadanos vivan donde vivan.

Solo si ese acuerdo fuese posible se pasaría a hablar de nombres, de quién sería presidente del Gobierno. Ciudadanos, que como hizo en Andalucía o Madrid no aspira a entrar en el nuevo Ejecutivo, pero sí a condicionarlo desde la oposición, lo investiría con su abstención y el otro gran partido, el que no llegase a la Presidencia, debería de hacer lo propio. Su compromiso estaría en el apoyo legislativo al paquete de las medidas pactadas.

Rivera aspira ahora a repetir, si le es posible, el papel de facilitador y muñidor de un gran acuerdo a izquierda y derecha, como hizo con la Mesa del Congreso y la llegada a la Presidencia de Patxi López. Este papel lo volvería a colocar en el centro del tablero político después de unos resultados electorales, 40 diputados, inferiores a los previstos y que lo dejaron en tierra de nadie.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual