Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRIBUNALES

​Las defensas comprometen al 'héroe' del asesinato de Carrasco para salvar a Triana y Raquel

  • El presidente del tribunal resolverá en sentencia si deduce testimonio contra Pedro Mielgo por mentir
  • El policía jubilado presenció el crimen y persiguió a Montserrat, pero no puede acreditar cuándo recogió la hija el bolso con el arma

​Las defensas comprometen al 'héroe' del asesinato de Carrasco

​Las defensas comprometen al 'héroe' del asesinato de Carrasco

El policía nacional jubilado Pedro Mielgo Silvá, durante su declaración.

EFE
1
22/01/2016 a las 06:00
  • COLPISA. LEÓN
Las defensas de las tres acusadas por el asesinato de Isabel Carrasco no se lo van a poner fácil al jurado popular. Este jueves, al término de la declaración de la mujer de Pedro Mielgo, el policía jubilado que presenció el crimen de la presidenta de la Diputación de León y persiguió a la asesina confesa hasta su detención, pidieron al presidente del tribunal que deduzca testimonio contra el principal testigo del caso. Consideraron que Mielgo mintió en su declaración cuando estaba obligado a decir verdad. Un postura a la que se opuso el fiscal, que recriminó a las defensas su intención de "enredar" a los nueve miembros del jurado.

La petición de los abogados de Montserrat González, su hija Triana Martínez y la policía Raquel Gago busca abrir una pieza separada al policía jubilado por faltar a la verdad. Pero esta pretensión no se quedaría ahí, ya que también tratan de anular su declaración en el juicio para beneficio de Triana y Raquel, a quienes el fiscal pide 23 años de cárcel por ser copartícipes del plan de asesinato y ocultar las pruebas del mismo.

Fuentes jurídicas confirmaron que el presidente del tribunal resolverá en sentencia la petición de deducir de testimonio a Mielgo, es decir, si ve indicios de que no dijo la verdad en la vista oral y, en caso positivo, remitir el caso a un juzgado ordinario para que le abriera un procedimiento penal. Este delito está penado con entre seis meses y dos años de prisión y multa.

En su declaración de poco menos de una hora, el policía jubilado relató con todo lujo de detalles el momento del tiroteo en la pasarela y la posterior persecución de Montserrat. Aseguró que durante los 15 minutos que duró el seguimiento a pie "no la perdió nunca de vista", y que fue él quien avisó a un vehículo policial, lo que precipitó su detención. "Ella nunca hizo una parada y no dejó nada en la rampa del garaje (donde Triana declaró que recogió el bolso con el arma tras ver cómo su madre lo arrojó allí sin saber por qué). Yo veía que llevaba todavía la mano en el bolso en la calle Lucas de Tuy (próxima a donde fue detenida)", relató este agente que trabajó durante tres años en una unidad de seguimientos en Benidorm.

LOS TRES MINUTOS DEL PASADIZO

Mielgo aseguró que Montserrat tenía un andar "peculiar", muy ligera pero no corría. Posteriormente, siguió andando hasta llegar a la plaza Colón. "En ese momento salí corriendo para no perderla y al entrar allí ya no la vi". Por ello, Mielgo continuó por Roa de la Vega mientras Montserrat fue por un pasadizo, "ya que es la única salida para ir a Gran Vía de San Marcos".

Al no ver a nadie, se dirigió a Gran Vía de San Marcos, punto en el que se encontró con Montserrat. "Ella iba dirección Inmaculada y nos encontramos en el chaflán de los sindicatos". Ahí ya no llevaba gorra ni gafas ni el bolso bandolera ni la parca. Al ver al agente, la acusada "se quedó sorprendida y me miró fijamente. Fue cuando oí una sirena e hice señales para que parasen los agentes. Pero Montserrat había desaparecido. En una terraza había un señor sentado y me hacía señales hacía un vehículo. Allí estaba ella sentada en el asiento" de su Mercedes SLK.

A escasos minutos, llegó una joven preguntando qué pasaba. "Es mi madre", dijo. Triana venía en la misma dirección que su madre. "Desde San Marcos dirección la plaza de la Inmaculada". "Yo les comenté que faltaba el bolso con la pistola y decidí hacer el recorrido que ellas había realizado. Miré en alcantarillas, crucé el pasadizo, miré con detalle en la plaza de Colón y no encontré nada", declaró.

Esos tres minutos en que Mielgo sí perdió de vista a Montserrat impiden confirmar el movimiento del bolso, que acabó en el coche de Raquel Gago. Aunque él lo negara, un audio de una llamada al 112 de una persona con una voz muy parecida a él reveló que seguía a la asesina y "se le había despistado un 'momentico'", pero de forma sorprendente el testigo no se reconoció en esa grabación. "No, yo no soy. No llamé a nadie", dijo para sorpresa de todos. Su mujer, en cambio, sí declaró después que creía que era su voz.


  • RG
    (22/01/16 08:27)
    #1

    Con unos abogados como los que tienen: las inculpadas van a salir más blancas que Blancanieves!.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual