Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
empleo

El difícil trabajo de ser joven en el mercado laboral

  • Maltratados por el mercado laboral y víctimas de la precariedad y los bajos salarios, los jóvenes buscan una salida apoyando a los nuevos partidos

0
17/01/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. madrid
El mapa político español y autonómico ha dado un vuelco espectacular en los dos últimos años con la aparición de dos nuevas y pujantes fuerzas que han hecho saltar por los aires el tradicional bipartidismo predominante en España desde la Transición. En esa revolución han jugado un papel muy importante los jóvenes, que han contribuido en buena medida al progreso de Podemos y Ciudadanos según todos los analistas.

¿Qué ha empujado a las nuevas generaciones, muy poco ideologizadas, a dar su apoyo a estas opciones novedosas? A buen seguro, uno de los motivos es la búsqueda del milagro que prometen los responsables políticos, por la situación de marginación laboral que padecen: impide a la mayoría diseñar un proyecto de vida por falta de empleo o por la pésima calidad del mismo. Los partidos tradicionales son para muchos de ellos responsables de esta situación, por haber cobijado tantos casos de corrupción que han ensombrecido el panorama político nacional a lo largo de los últimos años.

Registros oficiales y estadísticas no dejan lugar a dudas: los jóvenes españoles son las principales víctimas de la crisis y, hoy por hoy, los grandes olvidados de la recuperación económica. Con tasas de paro cercanas al 50% de los menores de 25 años, una precariedad laboral que ha hecho del contrato indefinido a tiempo completo un mito inalcanzable entre los trabajadores de esa edad, y unos ingresos laborales que no siempre alcanzan el salario mínimo, toda una generación de hombres y mujeres se han visto marginados de un mercado laboral que ha sido especialmente duro con ellos, pese a los elevados niveles de formación que poseen.

Tasa de paro

Hasta el 64% por debajo de los 20 años
Un recorrido por la 'geografía' laboral juvenil obliga a empezar por la tasa de paro, dado que la precariedad no existe cuando no hay empleo. Los datos de la EPA revelan que el desempleo de los menores de 25 años es en España del 47% tras las mejoras registradas desde el inicio de la recuperación. En el caso de los menores de 20 años, la tasa de paro es del 64%. Son niveles que contrastan con el 19% que tienen los mayores de esa edad. Pero el calvario de los jóvenes no acaba con el peregrinaje por empresas, el envío y entrega de currículos, el recurso a familiares, amigos y conocidos para intentar encontrar un empleo. Cuando lo consiguen, con gran frecuencia encuentran que las condiciones no son lo soñado, y en muchos casos ni siquiera legales. No es infrecuente una retribución inferior a la del salario mínimo; trabajar sin estar asegurado e, incluso, realizar más horas de las que se cobran. Todo ello adobado con contratos a tiempo parcial, temporales de días o semanas, y cada vez más frecuente en condiciones inferiores a las de los compañeros que llevan ya unos años en la misma empresa.

Contratación

Precariedad que llega al 95% Los datos de afiliación de la Seguridad Social revelan que la contratación indefinida a tiempo completo -el contrato 'pata negra' del mercado laboral español- solo lo tenían en diciembre pasado 2.539 jóvenes de los 50.252 asalariados menores de 20 años afiliados al sistema. Eso representa una tasa de precariedad del 95%, si se consideran como tales los contratos indefinidos a tiempo parcial y los fijos discontinuos. La situación es un poco mejor entre los jóvenes de 20 a 24 años: 81.977 fijos a tiempo completo de 645.000 asalariados existentes. Y tampoco están mucho mejor los que tienen de 25 a 30 años, con 420.304 fijos de 1,312 millones, lo que denota unas tasas de precariedad del 87% y del 68% frente a una media nacional de, aproximadamente, el 36%.

En 2007, antes del estallido de la crisis, los niveles de precariedad en esos grupos de edad eran del 89% y del 56%, con posiciones intermedias para los de 20 a 25 años. Un ejemplo más: el caso más precario de todos es el de los contratos eventuales a tiempo parcial, que representan el 65%, 31% y del 18% de todos los trabajadores asalariados en los tres tramos de edad citados.

Duración de los contratos

Más cortos cuanto menor es la edad Incluso la duración de los contratos temporales tiene su componente de castigo para los jóvenes. Si se exceptúan los de un día de duración, de distribución aleatoria por edades, es en los más cortos (de 2 días a un mes, de 1 a 3 meses y de 4 a 6 meses) donde tienen más presencia proporcionalmente los jóvenes, que crece a medida que desciende la edad. Una muestra: tienen contrato de 1 a 3 meses el 73% de los 51.200 asalariados de 16 a 19 años que estima la EPA, proporción que baja al 54% en el tramo de edad 20-24 años y al 43% en el de 25 a 29 años.

Sector público

No autorizado para menores Otro foco de discriminación y desencanto se encuentra en la presencia de los jóvenes en el sector público, una opción que es considerada en los últimos tiempos como empleo de calidad superior al privado, tanto por la seguridad que otorga como por la retribución. Pues bien, la presencia de los jóvenes en las administraciones públicas es prácticamente irrelevante. Los datos de la EPA indican que los menores de 30 años que trabajan en este sector no alcanzan las 184.000 personas de los casi tres millones de empleos existentes; es decir, el 6%.

Retribuciones Más bajas que en 2008

Los jóvenes nunca han tenido unos salarios elevados, pero con la crisis su caída ha sido muy significativa según puede constatarse en los informes del INE. La encuesta anual de estructura salarial ofrece datos sobre la situación por grupos de edad y comunidades autónomas, que vienen a confirmar la precaria situación de los jóvenes. En este caso, las últimas cifras publicados por Estadística datan de 2013. Según el estudio, para una subida retributiva media en el periodo del 3,7%, entre los menores de 25 años la caída ha sido del 18,9%; y en el tramo de edad inmediatamente superior, del 10,3%.

Decil salarial Por debajo de la retribución mínima legal Por otro lado, el apartado de Encuesta de Población Activa (EPA) sobre 'deciles salariales' reconfirma la situación de los jóvenes. Esta fórmula consiste en dividir en diez partes iguales el número de trabajadores en función de su nivel salarial y fijar en qué tramo de salario se encuentra cada uno de esos grupos. Así, una décima parte de los asalariados está por debajo de 655 euros al mes (el salario mínimo, una vez prorrateadas las pagas extra, estaba en 2014 en 752,5 euros mensuales) y de ellos los jóvenes de 16 a 24 años suponían en el último estudio realizado (correspondiente a 2014) el 26,8% del total.

En 2008, en el comienzo de la crisis ese porcentaje era del 21,5%. Si se toman los dos primeros deciles, el resultado es que el 53% de todos los que ganan menos de 973 euros son menores de 25 años, 14 puntos peor que en 2008 (estos datos incluyen la jornada a tiempo parcial.) El siguiente escalón de edad es el grupo de 25 a 34 años, cuya situación es un poco mejor que el anterior, pero que ha empeorado también notablemente durante la crisis. Así, los de esa edad que ganan menos de 973 euros al mes han pasado de suponer el 18,8% del total al 23% en los últimos años.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual