Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
nacional

Margallo interpreta a Rajoy y defiende en nombre del PP una reforma constitucional

  • El ministro aboga por un "Gobierno del cambio" encabezado por los populares que compense los sacrificios de la crisis

Margallo defiende en nombre del PP una reforma constitucional

Margallo defiende en nombre del PP una reforma constitucional

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, durante la presentación del libro "Historia de la política exterior española en los siglos XX y XXI"

EFE
0
15/01/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
"Ninguna de las cosas que voy a decir es inocente", advirtió estej ueves el ministro de Exteriores en el Palacio de Viana, sede de su departamento. Pudo añadir que ninguna era tampoco improvisada, porque José Manuel García-Margallo había preparado a fondo una intervención con tintes de discurso de investidura en la que desgranó la oferta que, a su entender, extenderá Mariano Rajoy a PSOE y Ciudadanos para intentar formar Gobierno.

"El presidente está dispuesto a hablar de una reforma de la Constitución", aventuró convencido de que esa será la fórmula que solvente el conflicto en Cataluña. Amigo personal de Rajoy, Margallo no acostumbra a reservarse sus opiniones y confío hoy en ser "coherente con la doctrina del partido y leal al jefe del Ejecutivo, a sabiendas de que, una vez más, levantaría ampollas, como hizo, en la dirección nacional del PP. Allí nadie se ha atrevido a llegar tan lejos y, mucho menos, a "interpretar" al jefe y concretar una propuesta de modificación de la Carta Magna, aunque los populares la valoran como baza para una posible legislatura pactada con el PSOE.

"Es posible y deseable", sentenció el jefe de la diplomacia, que aprovechó el micrófono en la presentación del libro 'Historia de la política exterior española en el siglo XX y XXI' para esbozar los puntos sobre los que debería versar la reforma. Así, defiende corregir los "defectos de diseño" que discriminan a la mujer en la sucesión de la Corona, delimitar el mapa competencial o introducir los principios básicos de la financiación autonómica. Además, Margallo detecta fallos de funcionamiento en la "falta de coordinación" horizontal entre la administraciones, y propone incorporar al texto "las libertades y derechos modernos" y todo aquello derivado de la pertenencia de España a la UE. Las líneas rojas serían las que ha marcado el PP una y otra vez para cualquier asunto que se debata: la unidad de España, la soberanía nacional, y no caer en "federalismos asimétricos" que desvirtúen la igualdad entre territorios.

En definitiva, "evitar cualquier interpretación en términos de cesión a las exigencias de la Generalitat". Se anticipa Fuentes populares mostraron, sin embargo, su enfado ante lo que creen que es un anticipo de una propuesta que el presidente no ha autorizado mientras espera que el PSOE quiera sentarse a dialogar y que el paso lo den las formaciones que sí incluían la modificación en sus programas electorales.

Pero el ministro de Exteriores no se frenó en este punto. Su programa aborda reformas que en algunos puntos enmiendan la legislatura de Rajoy. "España necesita un Gobierno, (.) y ese Gobierno va a ser el Gobierno del cambio", proclamó. Margallo deduce que el presidente está por la labor de una reforma del modelo económico que garantice que los beneficios de la recuperación se extiendan a toda la sociedad, incluso con una ley de compensación social.

Apuesta también por un gran pacto educativo que perdure en el tiempo, por la modificación de la Administración, una reforma fiscal y hasta la creación de una comisión de expertos que proponga medidas para luchar contra la corrupción, el principal factor de desgaste de los populares. Para estos retos, el ministro confía en un entendimiento entre PP, PSOE y Ciudadanos. Siempre con Rajoy a la cabeza. Un punto que sostiene innegociable. Y excluye al líder de Podemos porque encarna el "cambio imposible, ilógico, el asalto de los cielos con alas de cera". La preocupación por la actitud de Pablo Iglesias se extiende, según fuentes populares, también por las filas socialistas. De ahí que se toque la puerta de la calle Ferraz con gestos como el que ayer llevó al PP a ofrecer apoyo al PSOE para gobernar sin sus socios "radicales" en la Comunidad Valenciana. Hoy por ti, mañana por mi.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual