Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES 2015

El PP aceptaría una legislatura pactada con el PSOE para reformar la Constitución

  • Rajoy reclama un "acuerdo" a los socialistas y Rivera con el compromiso de que no será "sectario"​

0
14/01/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
La noche del 20 de diciembre, una vez conocido el sudoku que dejaban tras de sí las urnas, en los despachos de la sede nacional del PP se rumoreaba sobre la posibilidad de pactar con el PSOE una legislatura de uno o dos años de duración encaminada fundamentalmente a reformar la Constitución antes de volver a convocar elecciones generales. A día de hoy, en la dirección del partido se contempla ya en serio esa posibilidad y fuentes de la cúpula aseguran estar dispuestas a sentarse con los socialistas para abordar incluso ese reto si es que así se desbloquea la formación del nuevo Ejecutivo. "Estamos abiertos a todo", insiste un alto dirigente del PP.

No habrá ofrecimientos formales, pero los populares aceptarían la modificación negociada de la Carta Magna. El matiz es importante en el discurso de Mariano Rajoy, que hoy descartó concretar en público su oferta de pacto a PSOE y Ciudadanos. "No incluiría nada, evidentemente todo eso habría que hablarlo", admitió el presidente del Gobierno en funciones. La línea roja sigue siendo que el objetivo de la reforma que propugnan los socialistas no pase por un reconocimiento especial de Cataluña al que el PP no está dispuesto.

Es más, el jefe del Ejecutivo demanda concreción en las filas del PSOE. "No se puede decir que se va a arreglar un problema como el catalán con una reforma federal sin decir lo que es ni tener los votos suficientes", reprochó Rajoy, que estos días ha advertido sobre la capacidad de veto de los populares tanto en el Congreso como en el Senado ante cualquier modificación constitucional que pretendan impulsar los socialistas sin contar con la primera fuerza política. El ministro de Asuntos Exteriores hace meses que guarda en un cajón una propuesta para actualizar 41 artículos de la Carta Magna. Un documento que, según sus palabras, no sólo versa sobre cómo "encajar el hecho catalán" en el texto y que José Manuel García-Margallo volvió a defender tras apostar por un Gobierno que tenga el apoyo de PP, PSOE y Ciudadanos.

Sin sectarismo

Esa fórmula a tres bandas es la más "sensata", a juicio de Rajoy, que hoy mismo pasó la página de la constitución de las Cortes para pedir "entendimiento, acuerdo y sentido común" a las dos fuerzas políticas a las que dirigen sus designios. Pocos confían aún en que, de poder constituirse el Gobierno, la legislatura vaya a ser agotada. En público, sin embargo, el jefe del Ejecutivo incidió en que se puede conseguir la estabilidad para cuatro años. Un mensaje dirigido, según el PP, al exterior y a calmar a los inversores y mercados.

Fuentes de su entorno subrayan que con ese horizonte por delante el presidente "no será sectario, no ofrecerá un Gobierno ultraliberal" y accederá a diseñar con PSOE y Ciudadanos una hoja de ruta con reformas para las que se podrían incluso fijar plazos. En el equipo de Rajoy cada día se profundiza un poco más en la mano tendida a los socialistas y el partido de Albert Rivera, y hay quien ha llegado a admitir la posibilidad de revisar de alguna manera la sacrosanta reforma laboral. Pero de establecer una nueva reunión con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, por ahora no hay noticias.

"El problema es que no tenemos interlocutor, no hay nadie al otro lado del teléfono", se quejan en la cúpula del PP. De ahí que los populares trabajen por celebrar la última semana de enero las dos votaciones en las que Rajoy intentará convertirse en presidente para incrementar así la presión sobre Sánchez.

La abstención del PSOE que ansía el PP provocaría, según el presidente socialista de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que en los siguientes comicios su partido fuese "inexistente". El rechazo de Sánchez a esa posibilidad ha sido en todo momento nítido. Este miércoles, sin embargo, se desataban las especulaciones cuando preguntado en la cadena COPE por un pacto para sostener al líder de los populares en la Moncloa, en lugar de especificar que no se apoyará ni a Rajoy ni a su formación, simplemente respondió: "Con Rajoy, no".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual