Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES 2015

Podemos y Ciudadanos arruinan el sueño de Sánchez

  • Tras las pegas insalvables de Albert Rivera a un hipotético pacto de gobierno a tres, Pablo Iglesias lo descarta: "O Ciudadanos o nosotros"

Podemos y Ciudadanos arruinan el sueño de Sánchez

Podemos y Ciudadanos arruinan el sueño de Sánchez

Pedro Sánchez, durante la reunión que ha mantenido en el Congreso con los diputados socialistas

EFE
3
13/01/2016 a las 06:00
  • colpisa. madrid
Pedro Sánchez creía haber encontrado una estrecha senda hacia la Moncloa desde el callejón en el que lo tiene encerrado la endiablada aritmética del Congreso salido de las urnas el 20-D. Un Gobierno de "progreso y reformista" liderado por él y pactado con Podemos y Ciudadanos. La fórmula, que puso oficialmente sobre la mesa el lunes, le permitía evitar las presiones económicas y políticas que lo empujan a dar la Presidencia a Mariano Rajoy para evitar una repetición de elecciones y desterrar la búsqueda de apoyos parlamentarios para investirse en formaciones nacionalistas o independentistas justo cuando se reactiva el desafío al Estado en Cataluña. Pero su propuesta ha hecho aguas en menos de 24 horas.

Primero Albert Rivera y después Pablo Iglesias han frustrado el sueño de Sánchez. Los líderes de los dos principales partidos emergentes están de acuerdo casi tan solo en una cosa: un pacto de gobierno con los socialistas que incluya a Podemos y Ciudadanos es un imposible.

El presidente de la formación naranja ya lo avisó desde hace días. Antes incluso de que Sánchez se atreviese a formular su deseo en voz alta. La abstención que Rivera prometió tanto a Sánchez como a Rajoy en su último mitin de campaña para facilitar la formación de un Gobierno en España, iniciar una legislatura de reformas y evitar nuevos comicios se tornaría en un 'no' si el secretario general socialista elegía como compañero de pacto a Podemos. Desde luego porque Ciudadanos nunca apoyará a Ejecutivo alguno que contemple la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña, como reclama Iglesias y sus socios, pero también porque, excluida incluso la consulta, ve "imposible" que Sánchez presente un programa de gobierno económico y laboral que puedan respaldar él e Iglesias, que tienen visiones antagónicas. Se lo dijo antes y se lo repitió hoy.

Se agotan las opciones

El líder de Ciudadanos no ve más alternativa a las elecciones que una abstención de PSOE y de su partido para que Gobierne el PP en base a un pacto de estabilidad económica, de garantía de la unidad de España y que incluya una hoja de ruta de reformas que tendrían que acordar. El resto de opciones, cree, o no suman, o son imposibles, o supondrían que el PSOE tendría que pagar peaje a nacionalistas e independentistas. Lo que si tiene claro es que España precisa el nuevo Gobierno con urgencia ante deriva independentista en Cataluña.

Pero es que la otra pata del triángulo opina lo mismo, aunque por las razones contrarias. Pablo Iglesias, que aún no había contestado a la oferta de Sánchez, no contempla la posibilidad de abrir una negociación con Ciudadanos para conformar un pacto de gobierno a tres bandas. "El PSOE tiene que elegir si se pone de acuerdo con PP y Ciudadanos o con nosotros. Las dos cosas a la vez son muy difíciles", zanjó hoy.

Iglesias cree que Ciudadanos se ha revelado "como la mejor muleta del PP", no solo por sus coincidencias programáticas sino porque desde el primer momento vetó cualquier posibilidad de acceso al Gobierno de Podemos y empujó al PSOE a investir a Rajoy. El líder de Podemos está de acuerdo con lo que Sánchez repitió durante la campaña electoral -y que ahora prefiere no recordar-, que Ciudadanos y el PP son "las derechas". "Es difícil imaginar una alternativa social y de regeneración que incluya a la formación de Albert Rivera", resumió.

Pero Iglesias no solo cortó el paso al hipotético diálogo a tres sino que avisó al PSOE de que en su programa sigue el referéndum de autodeterminación en Cataluña -aunque él lo marque como una línea roja que impide iniciar cualquier negociación- y de que si finalmente impide mañana que los socios gallegos, valencianos y catalanes de Podemos tengan grupo propio en el Congreso, como ha anunciado, será "muy complicado" que después ambos puedan explorar un acuerdo de gobierno. Sus socios autonómicos fueron aún más contundentes: "No cerrará la puerta al presente, cerrará la puerta al futuro".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual