Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
POLÍTICA

Sánchez busca el respaldo de Podemos y Ciudadanos para desbancar a Rajoy

  • El líder socialista descarta el apoyo de las fuerzas independentistas para la votación de investidura

Sánchez busca el respaldo de Podemos y Ciudadanos para desbancar a Rajoy

Sánchez busca el respaldo de Podemos y Ciudadanos para desbancar a Rajoy

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa.

EFE
0
12/01/2016 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Pedro Sánchez ha hecho cuentas políticas y matemáticas y va a intentar hacerse con el apoyo activo o pasivo de Podemos y Ciudadanos para lograr la investidura. El líder del PSOE considera que su partido y los de Pablo Iglesias y Albert Rivera son la expresión del cambio que votaron los ciudadanos el 20 de diciembre, solo que ese deseo "está repartido" en tres opciones.

El secretario general de los socialistas no cree, a diferencia de lo que piensan muchos en su partido, que las distancias entre PSOE y los dos nuevos partidos sean insalvables. "Quiero entenderme tanto con Podemos como con Ciudadanos. Ésa es mi voluntad y mi decisión", afirmó con rotundidad después de la reunión de la comisión ejecutiva de su partido. Además del deseo, Sánchez piensa que hay razones políticas para buscar esa alianza a tres bandas. "Nos une el cambio" expresado en las urnas hace poco más de tres semanas. Pero junto a esos supuestos vínculos, están las razones numéricas y políticas. Un apoyo de los dos partidos emergentes supone 109 votos, 69 de Podemos y sus socios, y 40 de Ciudadanos, que con los 90 diputados socialistas suponen una cómoda mayoría absoluta. Este hipotético respaldo permitiría además que Sánchez no tenga que recabar la colaboración de las fuerzas secesionistas catalanas que suman 15 diputados, nueve de Esquerra y seis de Convergència. Los primeros, además, no han mostrado el menor interés, no así los segundos, que dicen tener disposición a colaborar con el socialista para impedir que Rajoy siga en la Moncloa. "No voy a buscar apoyos independentistas", zanjó el líder socialista en consonancia con lo aprobado por el Comité Federal del pasado 28 de diciembre.

El secretario general del PSOE anticipó que será una negociación larga y recurrió a Antonio Machado, "el camino se hace al andar", y al 'Cholo' Simeone, "partido a partido", para pedir calma y que nadie reclame resultados inmediatos de los contactos. Lo importante, aseguró, es "compartir una hoja de ruta", y se mostró convencido de que los tres partidos están de acuerdo en muchos asuntos "de regeneración democrática" y de política social. Las duras descalificaciones a Ciudadanos durante la campaña electoral, al que tachó de ser un PP "camuflado", son para Sánchez un asunto del pasado porque si bien existen diferencias en materia de política económica, también hay sintonía en cómo poner en marcha la regeneración democrática.

ABSTENCIÓN

El líder socialista obvió que Albert Rivera ha dicho por activa y por pasiva que su partido no va a participar en ningún acuerdo en el que esté Podemos por su defensa del derecho de autodeterminación. Esa condición podría salvarse con una abstención diferenciadora en la votación de investidura. En el PSOE calculan que los 159 votos a favor de Sánchez que sumarían con los diputados de Iglesias superarían siempre a los 123 en contra del PP porque prevén que la mayoría del resto de los grupos parlamentarias se abstendría.

Pero Sánchez también pasó por alto que para el partido de Pablo Iglesias aceptar el referéndum en Cataluña es un requisito irrenunciable para llegar a acuerdos. El líder socialista piensa que la nueva situación en Cataluña tras el paso atrás de Artur Mas y la elección de Carles Puigdemont ha recolocado el tablero político. Podemos debería revisar sus planteamientos ya que defender un referéndum cuando los soberanistas han puesto rumbo a la independencia carece de sentido y tendría que alinearse con las fuerzas contrarias a la secesión. No es momento de "fijas líneas rojas ni de hablar desde atalayas", señaló, es la hora de ejecutar el cambio por el que, a su juicio, votaron los ciudadanos el 20 de diciembre.

En todo caso, recordó, primero lo tiene que intentar Mariano Rajoy, al que volvió a negar hoy el pan y la sal. Tanto a él como a cualquier otro candidato del PP por si los populares están dispuestos a sacrificar la cabeza de su líder para retener el Gobierno, algo que sugirió hoy mismo Esperanza Aguirre.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual