Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Caso Nóos

La defensa de la infanta Cristina exhibe toda su artillería para sacarla ya del banquillo

  • La Fiscalía y la Abogacía del Estado se unen a la defensa y echan el resto en la primera sesión del 'caso Nóos' para exculparla

​La infanta Cristina y Urdangarin llegan a los juzgados del caso Nóos

​La infanta Cristina y Urdangarin llegan a los juzgados del caso Nóos

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, en el banquillo de los acusados.

efe
4
12/01/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Manos Limpias, en solitario, defiende que puede acusar a la hermana de Felipe VI porque sus delitos afectan al "bolsillo de todos" Palma de Mallorca.Toda la carne en el asador. Incluso vehemencia y palabras estridentes. La defensa de la infanta Cristina sacó toda la artillería jurídica, argumental y dialéctica para que la hermana de Felipe VI no vuelva nunca más a pisar la Audiencia Provincial de Palma y menos sentarse en el banquillo de los acusados. Pero los abogados de la defensa no estuvieron solos. Con el mismo ímpetu que los letrados de la exduquesa, los dos representantes del Estado, la Fiscalía y la Abogacía, defendieron su exculpación, y no dudaron en atacar a Manos Limpias, la acusación popular que ha llevado, en solitario, al enjuiciamiento de Cristina de Borbón por haber supuestamente colaborado en dos de los fraudes fiscales de su marido Iñaki Urdangarin durante los ejercicios de 2007 (182.005 euros) y 2008 (155.138 euros).

Jesús María Silva, la mano derecha de Miquel Roca, quien no intervino en toda la vista, era consciente de que su alocución de hoy era la más importante de toda su carrera y que todo el país estaba pendiente de su alegato, del que dependerá que la hermana del Rey siga imputada en una trama de corrupción. Apenas fueron 18 minutos, pero Silva se dejó todo en la sala.

No se limitó a la famosa doctrina Botín. Invocó una decena de sentencias del Tribunal Constitucional, del Supremo y de varias audiencias provinciales para disparar en la línea de flotación de Manos Limpias; es decir su falta de "legitimación" para mantener una acusación por infracciones fiscales cuando los dos damnificados, la Agencia Tributaria y el Estado, no ven irregularidad alguna. El letrado, en un golpe de efecto, llegó incluso a la teatralidad cuando aseguró que sentar en el banquillo por estos hechos a su patrocinada sería una "pesadilla" para los grandes penalistas españoles, que se levantarían de sus tumbas si vieran que una acusación popular puede "abrir un juicio".

Silva apuntó alto al presentar como víctima a la hermana del Rey, desprotegida ante la "vulneración de su derechos fundamentales de defensa, tutela y proceso con todas las garantías" ante la barra libre concedida por el juez José Castro y la Audiencia Provincial de Palma a Manos Limpias para arremeter contra su cliente. "No puede sostenerse la acusación popular en solitario porque están personados en el Ministerio Público y la Abogacía del Estado" y ellos no acusan a la infanta, explicó el letrado. Y, por cuatro veces, y visiblemente alterado, repitió: "¡No existe la posibilidad de personación de un acusador popular!".

Más allá de las poses y las frases redondas en busca de marcar a fuego su mensaje en la mente de las tres jueces del tribunal, Silva se explayó en la explicación jurídica de que el "sujeto pasivo" del delito fiscal, la víctima de ese ilícito, solo es Hacienda, y aunque puede haber un "interés público difuso" dañado por el perjuicio a las arcas del Estado dañado, la ley establece que es "patrimonio" único de la Agencia Tributaria en "su dimensión recaudatoria" defenderlo.

"Discriminación"

Silva pareció dejar encaminada la faena para que la Fiscalía y la Abogacía del Estado culminaran el trabajo de tratar de sacar cuanto antes a la infanta de este embrollo judicial y dar la puntilla a Manos Limpias. Pedro Horrach no se limitó, ni mucho menos, a hacer suyos los argumentos del letrado de la imputada. También él desplegó de forma pasional todas sus artes oratorias para defender a Cristina de Borbón en nombre de la "defensa de la legalidad".

El veterano fiscal fue menos técnico. "Lo que importa es tener razón, y después de tener razón, importa casi tanto saber defenderla; porque sería triste cosa que, teniendo razón, pareciese como si la hubiésemos perdido", abrió citando a Manuel Azaña y para dejar claro que su cerrada defensa de la infanta es por convicción y no por órdenes externas o superiores.

"Ni un solo ciudadano se ha sentado en el banquillo de los acusados en idénticas circunstancias", afirmó. "Otorgar legitimación a Manos Limpias sería quebrantar la jurisprudencia del Supremo y una discriminación no justificada" para la infanta, afirmó el fiscal en un tono muy pausado, pero firme. La misma consistencia que mostró en la conclusión de su alegato para ahorrar a la infanta el proceso: "Si el Ministerio Fiscal, que representa al Estado, y el acusador particular (Hacienda) determinan que no hay elementos incriminatorios, la única respuesta judicial posible es el sobreseimiento o archivo de la causa".

"No es posible que la acusación popular supla el conocimiento del perjudicado", clamó Horrach ante la sala antes de realizar la inédita petición en vista oral de un fiscal para que se anulara el escrito de acusación en la parte referida a Cristina de Borbón. Virginia López-Negrete, la letrada de Manos Limpias, hasta hace un tiempo amiga del fiscal, aguantaba esta segunda andanada sabedora de que no iba a ser la última. A la ofensiva contra la acusación popular que ha llevado a la imputación del primer miembro de la Familia Real española también se unió con toda su munición, Dolores Ripoll, la Abogada jefe del Estado en Baleares. A ella le correspondieron los ataques personales, casi descalificaciones, a Manos Limpias. Sin piedad, Ripoll, también en un papel muy cercano al de defensor de la imputada, llegó a insinuar que el sindicato, lejos de buscar el "bien común", tiene "motivaciones personales, corporativas, familiares o clientelares".

En esa línea recordó que en los 248 procesos por fraude abiertos en Baleares en estos momentos no hay ni uno solo en los que haya una acusación popular. Tampoco Manos Limpias. Pero la infanta tuvo más aliados coyunturales. Los abogados de otros dos imputados, Salvador Trinxet y Miguel Tejeiro, también cuestionaron la "legitimación" de Manos Limpias para acusarles. A López-Negrete le tocó cerrar el turno para responder a los ataques de los defensores de la hermana del Rey. A esas alturas, el debate se había convertido en todos contra uno. Los dos fraudes a los que supuestamente ayudó la infanta, afirmó, son delitos "pluriofensivos y que afectan al bolsillo de todos nosotros". "La acción popular es un derecho. Es un artículo recogido en la Constitución. La ley no establece ninguna limitación", recordó la letrada, antes de denunciar que no enjuiciar a la hermana del Rey sería un "privilegio de inmunidad para una ciudadana española".

Como testigos mudos de esa batalla con la suerte de Cristina de Borbón como argumento estuvieron las tres magistradas. Ni Samantha Romero ni Rocío Martín ni Eleonor Moyá hicieron el más mínimo gesto que pudiera denotar aprobación o rechazo. A ellas corresponderá antes de que se reanude el juicio con el interrogatorio de los acusados el próximo 9 de febrero quien fue el ganador de esta batalla en la que se dilucida si la hermana del Jefe del Estado sigue imputada por pertenecer a una trama corrupta que salpicó a la Corona o queda exonerada de todo cargo.


  • RLM
    (12/01/16 12:07)
    #4

    El Sr. fiscal sabe de leyes mas que yo , pobre inculto, pero conozco cantidad de leyes injustas, hechas a las medidas de los poderosos o dictadores. A los ciudadanos nos importa mas LA JUSTICIA con mayusculas que la legalidad que sabemos a quien favorece. Esa es la cuestion ¿ Es justo que esta señora sea juzgada ? Si o no , lo demas son milongas. Y el 99 por cien de los ciudadanos pensamos que debe ser juzgada porque si disfruto de los dineros afanados ilegalmente, y lo sabia, ahora que pague las consecuencias, lo contrario seraa una injusticia y los españoles nos rebotaremos mas aun contra la monarquia.

    Responder

  • Primeras conclusiones
    (12/01/16 10:12)
    #3

    Por ahora, se observa que 1º. Hacienda no somos todos (según la Abogacía del Estado). 2º. El fiscal puede ser abogado defensor de un imputado, y seguir presumiendo de independencia y de ser quien vigila el cumplimiento (de alguna) ley. 3º. La Sra. Cristina es Economista de formación, pero asegura que no sabe nada de nada de empresas (algo falla en el sistema educativo superior).

    Responder

  • Un lector
    (12/01/16 09:35)
    #2

    Me pregunto yo, ¿es delito no creer ni confiar en la Justicia Española?

    Responder

  • Iguano
    (12/01/16 08:09)
    #1

    Los chorizos a la trena!! 

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual