Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES 2015

​Sánchez intentará formar una "gran coalición progresista" para gobernar

  • El líder socialista afirma que ahora es "el tiempo" de Rajoy, pero si fracasa será su momento para emular la experiencia portuguesa

Sánchez aboga por una "gran coalición progresista" si Rajoy no forma Gobierno

"Le digo no a la gran coalición del PP y digo sí a una gran coalición para un Gobierno progresista", dice en Lisboa el líder del PSOE

​Sánchez elogia el

​Sánchez elogia el "acierto portugués" en su apuesta por el cambio

Pedro Sánchez (d) saluda a su homólogo en el PS luso y primer ministro de Portugal, António Costa (i).

efe
11
Actualizada 08/01/2016 a las 09:31
  • COLPISA. Madrid
Pedro Sánchez fue más claro que nunca y anunció que, si Mariano Rajoy no logra los votos para la investidura, él intentará formar "una gran coalición de fuerzas progresistas" para gobernar. El líder del PSOE no mencionó ni una sigla de esos hipotéticos compañeros de viaje porque, dijo, no se trata de poner nombres y apellidos sino de acordar "políticas", y en esa tarea "tenderá la mano tanto a izquierda como a derecha". Un abanico tan amplio que puede ir desde Ciudadanos a Esquerra o Bildu.

Si alguien pensaba que Sánchez iba a recular ante las presiones de sectores políticos nacionales e internacionales y económicos y financieros para formar la "gran coalición" con el PP y no pactar con Podemos, se equivocó. Incluso en su partido, la mayoría de los barones territoriales apuesta por pasar a la oposición por la, a su juicio, imposibilidad de entenderse con el partido de Pablo Iglesias debido a su defensa del derecho de autodeterminación. El líder socialista escogió Lisboa, donde se reunió con su homólogo socialista y primer ministro, António Costa, para enseñar sus cartas. Ni gran coalición ni oposición. Sánchez pretende gobernar. El secretario general socialista está dispuesto a transitar el camino seguido por Costa en Portugal y reeditar un acuerdo para desbancar del Gobierno a la derecha aunque esta haya sido la fuerza más votada. El socialista portugués perdió los comicios, pero gobierna con mayoría absoluta con el apoyo del Bloque de Izquierda, un partido asimilable a Podemos, y el Partido Comunista. La gran diferencia radica en que en Portugal ningún partido plantea un referéndum de autodeterminación de una parte de su territorio. Detalle que este jueves mismo recordaron al menos dos barones socialistas y que Sánchez toreó con el argumento de que Iglesias "sabe" que esa consulta es "inconstitucional". El número dos de Podemos, Iñigo Errejón, abrió la puerta a un atisbo de conciliación para "hablar de todo con todos" pues "no es necesario estar de acuerdo como condición previa". Es decir que el referéndum, según el secretario político de Podemos, sería un asunto del que se podría hablar.

Pero el del partido morado no es el único apoyo que necesitaría Sánchez en el dudoso caso de que consiga el apoyo del PSOE para embarcarse en esta incierta aventura. Requeriría el de IU, Alberto Garzón se mostró hoy abierto a ello, y el de fuerzas nacionalistas e independentistas como el PNV, Convergència, Esquerra o hasta Bildu. La suma superaría con mucho los 175 escaños de la mayoría absoluta para conseguir la investidura. Pero es "un pastiche" infumable para la mayoría de los dirigentes territoriales del PSOE, que se niegan a ir de la mano de Podemos, y menos de la de los independentistas.

Sánchez se negó a hablar de los partidos a los que solicitará su colaboración. "Será en las políticas y no en las siglas donde nos entenderemos", afirmó para evitar los nominalismos. Es más, amplió el radio de cooperación "a izquierda y derecha" en alusión a Ciudadanos aunque Alberto Rivera haya dicho que en ningún caso estará en una operación política junto a Podemos o los nacionalistas. Escenarios Las fórmulas que barajan los pocos en el PSOE, entre ellos Sánchez y su comisión ejecutiva, que creen en este escenario son las de un Gobierno monocolor en minoría con amplio apoyo parlamentario externo; y un tripartito con Podemos e IU previo apoyo en la investidura del PNV, Convergència o Esquerra, e incluso de Ciudadanos. Sánchez lo cree posible. La mayoría de los barones del PSOE, no.

El intento, de todas maneras, no será inmediato. Ahora, dijo el líder socialista, es "el tiempo" para que Rajoy intente conseguir la investidura. Para la que, garantizó, tiene asegurado el voto en contra del PSOE en cuantas votaciones se celebren. "No a la gran coalición entre PP y PSOE", subrayó en respuesta a las demandas del propio Rajoy, del PP y del mundo financiero y empresarial. Solo cuando el presidente fracase en su intento de ser reelegido será su momento.

El problema para Sánchez va a estar más en su partido que en el de los potenciales aliados o en el PP. El 90% de los asistentes al Comité Federal del PSOE del 28 de diciembre descartó el entendimiento con fuerzas que planteen referendos de autodeterminación. Hubo incluso movimientos, aunque no cuajaron, para descabalgar a Sánchez del liderazgo del partido con la inmediata celebración del congreso del partido. Su futuro, aseguró, es "lo que menos" le importa. En todo caso, no será un problema de autoestima. Está convencido de que tiene que intentarlo "con mano izquierda, y eso a la derecha le resulta imposible". También está seguro de que la repetición de elecciones "no es la solución, es aplazar el problema".


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual