Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

Junts pel Sí y la CUP se dan una última oportunidad este jueves

  • La corriente interna del partido anticapitalista Poble Lliure presiona para dar marcha atrás en el "grave error" de vetar a Artur Mas

Artur Mas al PP:

Artur Mas al PP: "Han sembrado la semilla de la discordia en toda España"

El presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas.

EFE
0
07/01/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. barcelona
Hasta que el árbitro pita el final, todo es posible. Llevado a la política catalana, hasta el domingo, día que expira la undécima legislatura, Junts pel Sí y la CUP aún tienen tiempo de evitar unas elecciones anticipadas, que ya han sido anunciadas por el presidente de la Generalitat y a las que solo les falta el decreto de convocatoria.

Por ello, las fuerzas independentistas, presionadas por la sociedad civil, que está entre decepcionada, desmoralizada y frustrada por el parón del proceso secesionistas, harán este jueves un último intento de alcanzar un acuerdo para formar gobierno y evitar los comicios anticipados. Junts pel Sí y la CUP, a instancias de la ANC, Ómnium y la AMI, celebrarán una reunión en la que tratarán de solucionar en un día lo que no han sido capaces de resolver en tres meses: el candidato a la Generalitat. La coalición que agrupa a Convergència y Esquerra insiste en que no hay otro presidenciable distinto a Mas, mientras que la CUP rechaza de plano al dirigente convergente, como viene haciendo desde el inicio de la campaña electoral.

La ANC señaló este miércoles que tiene una propuesta para poner sobre la mesa en el encuentro y valoró que las dos formaciones estén dispuestas a sentarse una vez más a negociar, a pesar de que la CUP fue contundente el domingo en su no a Mas y a pesar de que el presidente de la Generalitat dejó el martes claro que no piensa dar un paso atrás. La Cámara catalana celebra este jueves el que puede ser el último pleno de la legislatura, que servirá para designar los senadores autonómicos, y en caso de fumata blanca en la cumbre independentista, la presidenta del Parlamento catalán podría forzar un pleno de investidura exprés.

Aunque es muy poco probable. Los intentos de llegar a un acuerdo y de apurar la negociación, expresados por ambas partes, se antojan poco sinceros y en el encuentro de esta mañana habrá más de escenificación, ‘postureo’ preelectoral, que ganas de negociar. CDC, ERC y la CUP han entrado en una batalla por tratar de atribuir a los demás que vaya a haber nuevas elecciones y que el proceso se haya paralizado. La cumbre, que llega después de una comparecencia muy dura de Mas contra la CUP, debe servir, sobre todo, para calmar a la parroquia soberanista, que está de uñas, porque tenía la impresión de que la ruptura de Cataluña con el resto de España estaba muy cerca y por culpa de las luchas partidistas como poco deberá esperar al 6-M. Junts pel Sí y la CUP acuden con el ánimo de que por lo menos nos les digan que no lo han intentado hasta el último minuto. Está por ver, no obstante, cuál es la posición de los negociadores de ERC, que cada vez marcan más distancias con Mas.

SENSACIÓN DE FRACASO

La sensación de fracaso es enorme en el independentismo de base, que ha sido el agente movilizador del proceso durante los últimos tres años y que quiere seguir siéndolo hasta que el árbitro pite el final. Con este ánimo, la ANC ha convocado protestas en Barcelona y en Girona para reclamar a todos los diputados independentistas un acuerdo que permita tirar adelante el mandato surgido de las urnas el 27 de septiembre. "Exigimos a todas las fuerzas políticas independentistas un esfuerzo para alcanzar un acuerdo que permita investir un presidente, formar gobierno e iniciar el proceso constituyente para construir la República Catalana", señaló la ANC. "Es responsabilidad de todos hacer todo lo que esté en nuestras manos para avanzar, sin reproches, con generosidad y sentido de país", añadió.

La última opción de Mas para evitar elecciones podría pasar también por buscar en la división de la CUP disidentes que le pudieran apoyar en la votación de investidura. El dirigente nacionalista insistió en su comparecencia del martes que la mitad de la formación anticapitalista estaba dispuesta a favorecer su elección. Este 50% sintoniza con la corriente Poble Lliure, heredera del brazo político de Terra Lliure, que el miércoles emitió un comunicado en el que criticó a su partido por el "grave error" que a su juicio comete "no facilitando la formación de gobierno". "Esta decisión supone incumplir la promesa electoral de ser el acelerador y la garantía del proceso independentista", señaló Poble Lliure.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual