Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

El Parlamento catalán rechaza investir a un Artur Mas que da por amortizado

  • El líder del Convergència insistió en tratar de convencer a la CUP antes del jueves, cuando le bastaría una mayoría simple para salir elegido.

El Parlamento catalán rechaza investir a un Artur Mas que da por amortizado

El Parlamento catalán rechaza investir a un Artur Mas que da por amortizado

Artur Mas y su mujer, Helena Rakosnik, a la salida del Parlament.

Reuters
0
Actualizada 11/11/2015 a las 12:41
  • COLPISA. MADRID
El Parlamento catalán rechazó este martes la primera investidura de Artur Mas como futuro presidente de la Generalitat. Veinticuatro horas después de que el independentismo lanzara el mayor desafío de su historia al Estado, Junts pel Sí fueron incapaces de sumar sus fuerzas para sellar un gobierno que pilote los términos aprobados en la resolución de ruptura.

Ambas formaciones siguen sin ponerse de acuerdo, pero tanto Mas como Antonio Baños se emplazaron a volver a verse el jueves, en la segunda sesión de investidura, la segunda oportunidad para el dirigente nacionalista de salir elegido. En la votación dehoy necesitaba una mayoría absoluta que no obtuvo. El resultado fue de 62 votos a favor -los de Junts pel Sí- y 73 en contra,todos los demás. El jueves le bastaría con la mayoría simple, lo que le da más opciones, ya que bastaría con dos votos de la CUP, o uno de los anticapitalistas y la abstención de uno de los otros cuatro partidos.

De momento, y aunque Mas ha cedido a buena parte de las reclamaciones de los anticapitalistas, la formación asamblearia no da su brazo a torcer y mantiene su posición granítica de rechazo a Mas por todo lo que representa, como neoliberal e hijo político de Pujol. Eso sí, ambos (Mas y Baños) se citaron para el jueves y, quizá de una manera críptica, dieron a entender que el acuerdo aún es posible. Al menos la puesta en escena fue de guante blanco, los reproches no fueron estridentes y teatralizaron una cierta sintonía.

El presidente de la Generalitat se descolgó además con una propuesta cuanto menos singular que se entendió como un guiño: en tanto que partido asambleario, instó en tono irónico a la CUP a que los 72 diputados independentistas (de Junts pel Sí y la CUP) se reúnan en una asamblea y decidan por votación el presidente. Baños no rechazó el guante y señaló que podría aceptar si la votación es secreta. La idea la lanzó el dirigente nacionalista después de escuchar al diputado de la izquierda radical decir que "nadie es imprescindible" en el proceso. En un primer momento, no dio la impresión de que la propuesta fuera firme, pero más tarde, en su réplica al diputado de Junts pel Sí, Jordi Turull, Mas insistió en la oferta.

La CUP, que durante la mañana se decantó por Raül Romeva como candidato de consenso, instó, no obstante, a Mas a proponer a otro aspirante, y justificó el voto negativo a la investidura por su gestión al frente del Ejecutivo catalán en los últimos cinco años, por los recortes, las privatizaciones y la corrupción, "generalizada y sistémica".

El no de Baños y la CUP también tuvo que ver con que, a su juicio, hay que "trascender los personalismos", pues Cataluña no puede identificarse con una figura, como pasaba con Jordi Pujol, y porque desconoce si el futuro gobierno catalán será autonomista o claramente republicano. "Su momento ha pasado" Sobre los personalismos y en aras de adecuar su discurso al gusto de los anticapitalistas, Mas llegó a reconocer que la presidencia de la Generalitat "es una pieza más". Pero preguntó al diputado de la izquierda radical hasta dónde quiere llegar, porque alguien tiene que ser presidente de la Generalitat. El dirigente de Convergència mostró su confianza en el acuerdo. "Hay margen", dijo, aunque advirtió de que no está dispuesto a "hacer lo que sea para ser presidente". "Hay líneas que no traspasaré", avisó.

El resto de grupos de la oposición le reclamaron que renuncie al proceso y se marche. Su retirada estaría justificada para Inés Arrimadas, de Ciudadanos, por seis motivos: la mala gestión, la corrupción, los malos resultados del 27-S, la división que ha provocado entre los catalanes, y por su incumplimiento de las leyes y victimismo. "Su momento ya ha pasado", le reprochó Miquel Iceta, del PSC.

"Decimos no a la independencia, no a la ilegalidad y no a Artur Mas como presidente", resumió el socialista. Xavier García Albiol, del PP, por su parte, fue contundente y rechazó a Mas por su "debilidad", su "sumisión" a la CUP, sus "mentiras" y el "odio" que profesa contra España. Desde Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabel, consideró que la corrupción que salpica a CDC invalida a Mas para gobernar. Sobre los casos que afectan a su partido, el dirigente nacionalista replicó que el Estado "paga a confidentes" para "montar mentiras" con las que atacar al proceso.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual