Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
cataluña

La CUP apunta a Neus Munté como solución para presidir la Generalitat

  • Convergència tendrá que elegir en días si relega a Artur Mas o aboca a Cataluña a unas nuevas elecciones

Neus Munté.

Neus Munté.

Neus Munté.

ARCHIVO
0
09/11/2015 a las 06:00
  • COLPISA. BARCELONA
La declaración independentista que el Parlamento catalán aprobará este lunes puede quedarse en un mero brindis al sol si al final las fuerzas soberanistas no se ponen de acuerdo para investir al jefe del Ejecutivo autonómico. Horas después de que la cámara catalana dé luz verde a la resolución que inicia la ruptura de Cataluña con el resto de España, Artur Mas pronunciará su primer discurso de investidura, consciente de que la CUP, con quien Junts pel Sí ha acordado la declaración secesionista, vetará su elección como presidente de la Generalitat. El dirigente nacionalista afronta la semana más decisiva de su larga carrera política con la reelección más que en el aire.

La CUP insistió este domingo que votará no a su investidura tanto el martes, en primera ronda, como el jueves, en segunda. En cambio, la formación de la izquierda radical, que apuesta por la salida del euro, de la UE y de la OTAN, apuntó a la actual vicepresidenta, Neus Munté, como posible candidata de consenso para desencallar un problema, el de la investidura, que está bloqueando el proceso soberanista y puede hacerlo estallar. La número dos del Ejecutivo de Mas reúne "requisitos positivos", según expresó en Rac-1 el portavoz de la CUP, Benet Salellas, pues a su juicio tiene un perfil socialdemócrata (procede de la UGT) y no tiene un pasado manchado por los casos de corrupción, como buena parte de sus compañeros de partido. Aun así, Salellas señaló que es a Junts pel Sí a quien corresponde proponer un candidato alternativo a Mas. Pero si la candidatura unitaria de CDC y ERC no mueve ficha, los anticapitalistas pondrán sobre la mesa su candidato.

La propia Munté se ha autodescartado varias veces, aunque es la primera dirigente de Convergència que recibe un aval en público de la formación asamblearia. Y es que, a pesar de que la lista de cesiones ha sido importante por parte de Junts pel Sí para tratar de cerrar un acuerdo con la CUP (resolución independentista, que ésta se apruebe con urgencia, plan de choque social y veto a los consejeros Ruiz y Puig), los anticapitalistas insisten en rechazar la investidura de Mas por su currículum, como autor del mayor recorte social en 35 años de autonomismo, por los casos de corrupción que afectan a CDC, y por ser el hijo político de Jordi Pujol.

"Con Mas no hay nada que hacer, seremos coherentes hasta el final", afirmó el diputado de la izquierda radical. Los nombres de Raül Romeva, Oriol Junqueras y Muriel Casals también suenan en las quinielas como posibles alternativas a Mas, si bien serían mucho más complicados de digerir para CDC ya que ninguno forma parte de la que aún es la fuerza mayoritaria del independentismo.

ENROCADOS

La defensa de CDC es unánime en torno a Mas, como lo es hasta la fecha también el apoyo de Junts pel Sí. "Mas es mi único candidato", dijo hoy la diputada Muriel Casals, expresidenta de Omnium y que concurrió como número tres de la lista. La expresidenta de la Cámara, Nuria de Gispert, fue mucho más contundente y trasladó toda la responsabilidad del eventual descarrilamiento del proceso a la CUP. "Junts pel Sí no acepta a nadie que no sea Mas. No es posible otro candidato, al paso que van (la CUP) no tendremos desconexión porque Junts pel Sí defenderá al presidente Mas", afirmó.

Las posiciones de unos y otros son firmes y quien tendrá que mover ficha será Convergència y el propio Mas, que está ante la decisión más complicada de su carrera, mientras todo el soberanismo espera que se saque un conejo de la chistera, como hizo en el 9-N y en el 27-S. Tiene de plazo hasta el 9 de enero. O se pliega a las exigencias de la CUP y renuncia a ser presidente o apuesta por nuevas elecciones en marzo, las cuartas en seis años. Mas cuenta con el apoyo cerrado de los suyos, incluidos los dirigentes de ERC, que mantienen un calculado silencio a la espera de que llegue el momento decisivo, en el que tengan que decantarse. CDC aún confía, no obstante, en que los dos diputados independientes de la CUP (Julià de Jòdar y Antonio Baños) puedan desmarcarse en la votación del jueves o en una hipotética tercera sesión de investidura. En parte, porque la formación anticapitalista no es tan granítica como aparentan sus expresiones públicas y los debates internos en su seno también son importantes. Aun así, según una encuesta publicada hoy, solo el 26% de los militantes anticapitalistas avalarían la investidura de Mas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual