Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES

El PP busca un acercamiento a Ciudadanos mientras el PSOE se aleja

  • Los populares afirman que comparten "lo esencial" y los socialistas recuerdan que también Podemos estuvo arriba y ahora está abajo​

RAJOY RECIBE HOY A RIVERA E IGLESIAS ANTE EL DESAFÍO INDEPENDENTISTA CATALÁN

RAJOY RECIBE HOY A RIVERA E IGLESIAS ANTE EL DESAFÍO INDEPENDENTISTA CATALÁN

Encuentro entre Rajoy y Rivera en la Moncloa.

ARCHIVO
0
Actualizada 02/11/2015 a las 20:16
  • COLPISA. MADRID
El PP dio un giro a su estrategia electoral con Ciudadanos y busca ahora un acercamiento al partido de Albert Rivera. "Coincidimos en lo esencial", afirmó este lunes el vicesecretario de Comunicación y portavoz de los populares. Todo lo contrario que el PSOE, que intenta marcar distancias porque ha constatado que la formación naranja socava día a día su electorado centrista.

El PP quiere olvidar que la secretaria general, Dolores de Cospedal, tacha a Ciudadanos de partido "catalán" sin proyecto para España, que el portavoz parlamentario llama "naranjito" a Rivera y que su compañero Javier Maroto lo encuadra en el "centroizquierda". Ahora PP y Ciudadanos son casi primos hermanos, según Pablo Casado, aunque tengan algunas "diferencias programáticas".

El portavoz de los populares recordó que esta afinidad ha quedado demostrado en los acuerdos que mantienen en La Rioja, Murcia, Madrid o Castilla y León. Casado pasó por alto que esas mismas alianzas atraviesan momentos delicados por las exigencias del partido naranja en materia de corrupción y de regeneración democrática si es que los populares quieren su respaldo para aprobar los presupuestos de esas comunidades autónomas. Para Casado, lo que importa es que comparten puntos de vista sobre la Constitución y la unidad de España. El resto, las divergencias "morales" sobre aborto y eutanasia o en cuestiones tributarias y laborales, es un asunto secundario.

Las diferencias entre el PP y Ciudadanos se habían agrandado desde el momento en que Rivera puso en duda el apoyo de su partido a una eventual investidura de Rajoy si los populares resultan ser la fuerza más votada el 20 de diciembre. El presidente del Gobierno es además el paradigma de "la vieja política" en los discursos del líder del partido naranja. Los casos de corrupción que afectan al PP, argumenta asimismo el líder de Ciudadanos, deberían ser motivo suficiente para que el presidente del Gobierno no aspire a la reelección.

Pero la fotografía que surge de los diferentes sondeos que se hacen públicos, y los que maneja el PP para su consumo interno, demuestra que la única posibilidad real que tiene Rajoy para ser reelegido es contar con el apoyo de Ciudadanos. Él mismo, que tacha de "novato que ha llegado hace media hora" a Rivera, empezó a cultivar esta súbita amistad en la reunión que mantuvieron el viernes en la Moncloa. De hecho, resaltó que Rivera es el candidato con el que ha encontrado más puntos de encuentro para articular el frente constitucionalista y antisecesionista.

La otra derecha Los socialistas, en cambio, han pasado del silencio o las buenas palabras sobre Ciudadanos a marcar distancias. Esos mismos estudios relevan que el crecimiento de los de Rivera se produce a costa de ganar adeptos en el electorado centrista del PSOE. "Es la otra marca de la derecha", afirman ahora en el partido de Pedro Sánchez, quien conversó en buena sintonía con el líder de Ciudadanos el pasado sábado. Se trata, afirman fuentes socialistas, de ubicar al partido de naranja en la derecha con recordatorios, por ejemplo, sobre su respaldo a los copagos sanitarios y educativos, así como a la reforma laboral y otras medidas del Gobierno de Rajoy.

El PSOE además cree que el fenómeno de Ciudadanos y su rápido ascenso electoral es un caso similar al de Podemos, que a comienzos de este año figuraba como primera fuerza, y ahora es la cuarta. La portavoz del comité electoral socialista, María González Veracruz, consideró que no hay motivos para la alarma ya que en situaciones similares anteriores los datos demoscópicos de "otros partidos no se han consolidado en las urnas", en clara referencia a Podemos. Por tanto, añadió, con Ciudadanos tenemos ahora "la misma inquietud". Los socialistas, resumió la portavoz, "estamos muy tranquilos".


 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual