Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES 2015

Rivera, abierto a un tripartito de Ciudadanos, PP y PSOE tras el 20D

  • El líder del partido naranja apunta que se avecina una legislatura excepcional que requerirá respuestas a su altura

Albert Rivera, en rueda de presa tras la reunión con el jefe del Ejecutivo en el Palacio de la Moncloa.

Rivera da su apoyo a Rajoy para que haga cumplir la ley en Cataluña

Albert Rivera, en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa.

AFP
26
Actualizada 01/11/2015 a las 21:39
  • COLPISA. MADRID
Entre las muchas cábalas que se han hecho sobre los pactos postelectorales, ninguna contemplaba un tripartito entre los dos grandes con Ciudadanos como tercer eje de la alianza. Albert Rivera incorporó esa posibilidad porque "a lo mejor ni siquiera la lógica de dos partidos es suficiente" para afrontar los retos que se avecinan en la próxima legislatura, con, al menos, una reforma constitucional y otra electoral en el horizonte. Unos retos legislativos que requerirán amplias mayorías parlamentarias, de hasta dos tercios de las Cortes en algún caso.

El líder de Ciudadanos coincide con las encuestas en que las elecciones del 20 de diciembre son cosa de tres si es que no se tuercen las perspectivas en los 50 días que quedan para votar. El estudio del CIS que se publicará esta semana apunta en el mismo sentido, aunque es probable que no dé un papel tan protagónico a Ciudadanos porque incorpora las opiniones de ciudadanos de medias y pequeñas poblaciones en las que ese partido tiene una implantación menor que PP y PSOE.

"La foto que vemos hoy rompe todos los esquemas de los últimos 35 años", señaló el presidente del partido naranja en Ávila, donde reunió a su ejecutiva nacional. Rivera cree que la nueva etapa en la que nadie duda que va entrar la política tras las elecciones permitirá hablar de "una segunda transición" que superará el diseño que se dibujó en el tránsito de la dictadura a la democracia, con gobiernos monocolor con mayorías absolutas o con respaldos parlamentarios de pequeñas formaciones nacionalistas.

Pero "no va a ser fácil", admitió el líder de Ciudadanos, por las inercias instaladas en "la vieja izquierda y la vieja derecha". Cambiar ese escenario, subrayó, es el gran reto para su partido, y "lo vamos a conseguir" porque los ciudadanos, dijo, ya "no confían" en los partidos y los políticos tradicionales.

Rivera prevé una legislatura "excepcional" que requerirá acuerdos acordes a la altura de los retos que se avecinan. Una reforma del sistema electoral o de la Constitución no puede ser, y en esto coincide con el resto de fuerzas políticas, un asunto que se despache entre unos pocos por muy mayoritarios que sean. La ley electoral es una norma orgánica que requiere, además de una mayoría cualificada en el Congreso y Senado, un amplio consenso político que incluya a las fuerzas minoritarias. La reforma de la Constitución exige incluso una mayoría más potente, la de los dos tercios de ambas cámaras, un listón que va a quedar lejos para la suma de PP y PSOE.

BANCO DE PRUEBAS

Rivera comentó tras la reunión con la dirección de Ciudadanos que el acuerdo antisecesionista catalán, o "pacto por España" como él lo llama, es un buen banco de pruebas para medir la voluntad de acuerdo de los dos grandes y de Podemos, el cuarto en discordia. "Necesitamos acuerdos para que la ciudadanía sepa que gobierne quien gobierne la unión de España no está en juego", comentó con la misma premisa del pacto antiterrorista que decía a ETA que gobierne quien gobierne no iba a poder negociar. Por esta razón, insistió en que la voluntad antisoberanista debe quedar plasmada por escrito, algo a lo que tanto Mariano Rajoy como Pedro Sánchez se muestren renuentes, mientras Pablo Iglesias lo rechaza de plano porque es un planteamiento "frentista y bunkerizado" que no resolverá los problemas en Cataluña.

El acuerdo tripartito es una alternativa que hasta ahora no estaba sobre la mesa. La gran coalición de PP y PSOE era una tesis que contaba con defensores entre muchos empresarios del Ibex 35 y entre los grandes banqueros, pero también tenía valedores políticos como Felipe González. La idea, sin embargo, se ha desinflado en los últimos meses, sobre todo por la negativa de los socialistas a pactar con los populares.

Esa misma resistencia del PSOE a asociarse con el PP, y también viceversa, hace pensar que no será sencillo el acuerdo a tres bandas que plantea Rivera, cuyo partido se ha convertido en el común denominador de los pactos que buscan los dos grandes. Otra cosa será con los tres en la misma mesa.


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual