Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
SUCESOS

Crímenes sin culpable, eterno sufrimiento para las familias

  • La resolución del caso de Eva Blanco es un acicate para familias e investigadores empeñados en hallar a los asesinos

El presunto autor del asesinato de Eva Blanco en Algete.

La jueza envía a prisión al presunto asesino de Eva Blanco

El presunto autor del asesinato de Eva Blanco en Algete.

EFE
0
01/11/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Una bala separó el 25 de enero de 2004 a Elías Barrero y Julia Fernández de su hija Sheila, de 22 años. Estudiante de Turismo en Gijón, la joven también trabajaba los fines de semana de camarera en un bar de la localidad leonesa de Villablino. Fue justo en el puerto del Cerredo, frontera entre León y Asturias, donde su hermano la encontró dentro de su coche. Estaba sentada en el asiento del conductor, tenía un disparo en la nuca y estaba medio desnuda. Según los investigadores el cuerpo fue movido y colocado en ese lugar.

Once años después no se ha podido encontrar al o los asesinos. En un primer momento, se pensó que el móvil había sido la venganza y se realizaron numerosas entrevistas en el entorno de la víctima. Uno de los principales sospechosos fue su exnovio, que dio positivo en las pruebas de residuo de disparo. Pero una batalla química legal sobre si podían ser restos de unos disparos que el sospechoso había hecho antes con una escopeta dejó suelto al exnovio tras ser detenido. "Es uno de esos casos donde posiblemente los investigadores tengan la convicción moral de que han tenido entre sus manos al culpable, pero no han podido probarlo de manera indubitada y han tenido que dejarle en libertad", explica Lucio Toval, profesor de Investigación Criminal de la UNED.

Sólo es uno más de los llamados casos "fríos". Son los crímenes sin resolver que languidecen en los cajones de las comisarías y que han vuelto a salir a la luz tras la reciente resolución por la Guardia Civil del asesinato de Eva Blanco, la joven del municipio madrileño de Algete, que murió cosida a puñaladas hace 18 años. "Nunca tiramos la toalla. En todo caso lo haríamos cuando prescribiera", reconoce el jefe del grupo de Homicidios de la Comandancia de Tres Cantos.

El caso llegó a convertirse en una obsesión para su equipo, una espina clavada incluso para los agentes que se jubilaron o cambiaron con los años de destino. Durante ese tiempo, se abrieron más de cien líneas de investigación, pero el laberinto parecía no tener salida. Centenares de pruebas de ADN recogidas semana tras semana, todo tipo de cortapisas judiciales para poner en valor el resultado de esas pruebas, un pueblo movilizado, un grupo de guardias civiles incansables, y unos padres, Olga y Manuel, que nunca perdieron la esperanza y hoy respiran tras cerrar la etapa más dura de su vida.

No pueden decir lo mismo los padres de Casta Carrillo. Una joven de Puente Genil salió la tarde del 15 de julio de 1995 a pasear en bicicleta y no regresó. Dos agricultores encontraron su cuerpo ocho días después. Estaba casi desnuda, en avanzado estado de descomposición y con signos de violencia. Las pruebas forenses determinaron que había sido agredida sexualmente y que había muerto el día de su desaparición. Poco se pudo deducir del escenario del crimen y comenzaron los interrogatorios por el círculo más cercano a la joven de 31 años, pero nadie fue testigo de su desaparición.

Meses más tarde se detuvo a un hombre que fue puesto en libertad por falta de pruebas. En 2003, y al igual que sucedió en el caso de Eva Blanco, los nuevos análisis de ADN hallaron restos de dos hombres. Ese mismo año se tomó declaración a otro sospechoso que tampoco prosperó. Ahora, sólo una cruz, con unas flores y una pancarta en la que se lee difícilmente "Por favor, respeten esto, lo pide una madre", recuerda el lugar donde fue hallado el cadáver de Casta.

TRIPLE HOMICIDIO

Salvador Barrio, su esposa, Julia Dos, y su hijo Álvaro, de 12 años, fueron apuñalados con saña hasta la muerte en junio de 2004 en su domicilio de Burgos. Otro hijo también menor fue detenido e imputado por el triple crimen. Un juez sobreseyó la causa en 2010. Los agentes investigan ahora si fue un vecino del pueblo de La Parte de Bureba y enemigo reconocido de Salvador -habían discutido por unos terrenos-, quien asesinó a Barrio, alcalde pedáneo de la población, y su familia. El caso, que recuerda al de Fago, sigue sin resolverse.

Como el de Soledad Donoso. En octubre de 1992 se encontró el cuerpo de esta joven de 18 años en una orilla del río Guadalquivir con su cabeza separada del cuerpo. Entonces no fue posible determinar la causa de su muerte, aunque tras la exhumación de sus restos hace unos años los forenses señalaron que falleció por múltiples golpes en la cabeza. Dos personas fueron detenidas acusadas de ser los autores del crimen, sin embargo, ninguna de las causas ha prosperado en un caso en el que se perdieron pruebas y se descartaron practicar otras. El año pasado se cerró la investigación. "Actualmente estamos trabajando en la reapertura para realizar una prueba forense importante que podría dar luz final en el caso", cuenta Félix Ríos.

Este criminólogo está al frente del Proyecto Prometeo, en el que un grupo de profesionales ayuda a los familiares de víctimas de crímenes sin resolver y desapariciones a encontrar nuevas pistas o reabrir casos utilizando las últimas técnicas de investigación de una forma altruista. Confía en que el de Eva Blanco no sea el último que se etiquete como caso cerrado y que se resuelve.

EN CIFRAS

125 homicidios se han producido en España entre enero y junio, un retroceso apreciable frente a los 170 que se registraron en los primeros seis meses del año anterior. España sigue siendo uno de los países con la tasa más baja de homicidios de Europa. En apenas 12 años ha conseguido invertir su posición en el ranking comunitario de crímenes y situarse a la cola junto a Islandia y Eslovenia. De los 587 asesinatos que se registraron en 2003 ha pasado a 323 en 2014.

Las estadísticas de Interior subrayan que entre el 80 y 90% de los homicidios que se cometen en España se resuelven, la mayoría en el mismo año. En 2014 fueron 232 los casos resueltos frente a los 228 del año anterior. Es decir, que solo casi uno de cada diez crímenes queda impune, y a veces para siempre.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual