Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRIBUNALES

La Justicia llega al Madrid Arena, tres años después de la tragedia

  • Tres años después de la fiesta en la que murieron cinco chicas, 15 imputados serán juzgados en enero

La tragedia ocurrió el 1 noviembre de 2012

El juez del Madrid Arena mantiene la imputación de 16 personas

La tragedia ocurrió el 1 noviembre de 2012.

ARCHIVO
0
31/10/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • colpisa. madrid
El empresario Miguel Ángel Flores posaba hace unos días en la portada de un dominical desde el balcón de una oficina. A sus 46 años se le veía bien. Sus negocios de restauración continúan boyantes, hasta el punto que maquina nuevas aventuras de ocio nocturno en Madrid. Flores, organizador de la trágica fiesta del Madrid Arena, sigue a lo suyo. Sin embargo, la sombra de aquel festejo musical celebrado tal día como hoy de hace tres años y en el que murieron por una avalancha Katia, Cristina, y Rocío y días después Belén y María Teresa, se sigue proyectando sobre sus trajes de marca.

El administrador de Diviertt S. A. se encuentra en libertad provisional bajo fianza de 200.000 euros y a partir del 12 de enero se sentará en el banquillo imputado por cinco delitos de homicidio por imprudencia grave, los de las chicas que tenían entre 17 y 20 años. La atracción central de la macrofiesta de Halloween era la actuación del DJ Steve Aoki. El escenario estaba a reventar y a las 3,30 de la madrugada se produjo una avalancha en un pasillo de evacuación que se taponó y se produjeron los aplastamientos mortales. Pese a todo, la fiesta prosiguió durante tres horas más.

Por estos hechos la Fiscalía solicita cuatro años de cárcel y seis más de inhabilitación para la profesión de empresario u organizador de fiestas. Pero Flores no estará solo en el banco. La conclusión de la instrucción del juez Eduardo López-Palop determinó que la negligencia por el exceso de aforo en el Madrid Arena se produjo por un cúmulo de errores, mala planificación y dejación de funciones de otros doce imputados, además de la mala praxis de los médicos contratados por el organizador.

Para el fiscal, el principal acusado no es otro que Flores, quien «movido por un claro ánimo de enriquecerse y con absoluto desprecio de las más elementales normas del mundo del espectáculo» vendió más del doble de las entradas permitidas, 22.800, pese a que el aforo autorizado por la empresa pública que gestiona el recinto, Madridec, era de 10.062 personas.

A partir de esta circunstancia, se desarrollaron una serie de hechos paralelos que provocaron el exceso de aforo y cuya responsabilidad penal se atribuye a la docena de imputados. Todos ellos trabajaban en las empresas Madridec, Seguriber (responsable de la seguridad del Madrid Arena), Diviertt (organizadora del evento) y Kontrol 34 (contratada por Diviertt para la seguridad de la fiesta).

RESPONSABILIDADES PENALES

En el caso de Madridec, el juez concluyó que tanto el coordinador del evento, Francisco del Amo López, como el responsable de emergencias, José Ruiz Ayuso, tomaron la decisión de abrir las puertas de evacuación a las 3:00 de la madrugada. De Seguriber son cinco los imputados: Rafael Pastor Martín, subdirector de seguridad; Juan José París Nelda, responsable de coordinar a los vigilantes, a quien se le responsabiliza de la apertura de las puertas de evacuación; Raúl Monterde Guillermo, quien tenía el mismo cometido que el anterior; José Antonio Díaz Romero, jefe del equipo del servicio ordinario; y Roberto Mateos, encargado del cuarto de cámaras del Madrid Arena.

De Diviertt, además de Flores, serán juzgados Santiago Rojo Buendía, director general que permitió la entrada de más gente, según el fiscal, y el jefe de personal Miguel Ángel Morcillo, a quien también se le atribuye el exceso de aforo.

De Kontrol 34 están acusados Carlos Manzanares Rodríguez, apoderado de la empresa de seguridad, y Emilio Belliard Cueto, socio y encargado del servicio de orden en el evento, quien abrió las puertas en connivencia con Flores, según la acusación pública. Por último está Emilio Monteagudo Parralejo, exjefe de la Policía Municipal de Madrid quien será juzgado después de que la Audiencia Provincial rechazase el sobreseimiento. Le atribuyen permitir el macrobotellón del exterior del Madrid Arena, desde donde muchos de los presentes fueron al recinto. Para todos ellos la Fiscalía reclama tres años de prisión por delitos de homicidio imprudente, y dos años y seis meses para los médicos Simón Viñals y su hijo Carlos por imprudencia grave profesional, así como seis años de inhabilitación.

También demanda el fiscal que se indemnice a los familiares de las víctimas con cantidades que oscilan entre los 243.000 y los 338.000 euros, así como al pago de otras cifras menores a una treintena de lesionados en la avalancha que se produjo en la fiesta. También se declaran responsables civiles subsidiarios al Ayuntamiento de Madrid, Madridec, Diviertt, Seguriber y Kontrol 34.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual