Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

​Rajoy garantiza que convertirá en papel mojado la moción secesionista

  • El presidente tacha de "provocación" la moción y avanza que usará "todos los mecanismos" en defensa de la unidad de España

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su comparecencia institucional.

​Rajoy garantiza que convertirá en papel mojado la moción secesionista

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su comparecencia institucional.

REUTERS
0
28/10/2015 a las 06:00
  • colpisa. madrid
No se repitió la secuencia del 9 de noviembre de 2014, cuando los catalanes fueron llamados a votar en una especie de consulta soberanista y el ministro de Justicia compareció frente a un micrófono pegado con celo para tachar la convocatoria de "simulacro inútil y estéril". Una vez registrada hoy la propuesta de Junts pel Sí y la CUP para iniciar el proceso hacia una república independiente en Cataluña, el presidente del Gobierno decidió tomar las riendas y no esperar tres días para reaccionar como ocurrió el año pasado. La cercanía de las elecciones no deja esta vez margen para los titubeos, de ahí que Mariano Rajoy necesitó solo dos horas para plantar cara a los secesionistas con la advertencia de que ante su "provocación" el Estado "no renunciará al uso de todos los mecanismos políticos y jurídicos en defensa de la soberanía del pueblo español".

Sus palabras redirigieron todos los focos hacia el artículo 155 de la Constitución, el mismo que permite, entre otras medidas, la suspensión de la autonomía para garantizar que Cataluña cumpla la ley. Pero la declaración del presidente estaba conscientemente medida para dejar vía libre a la imaginación sin desvelar hasta dónde prevé llegar por ahora el Gobierno para dejar "sin efecto" los desafíos rupturistas. "Todos los mecanismos son todos", repetían fuentes del Ejecutivo tras la intervención de Rajoy. Pero en su planteamiento "proporcional", una intervención tan extrema sólo se contempla como último recurso. "Es nuestra bala de plata", asegura un dirigente del PP, que descarta una suspensión del gobierno autonómico antes de las elecciones generales de diciembre. En el fondo, todo dependerá de lo lejos que decidan ir los independentistas, pero hay una serie de recursos previos que el Gobierno piensa agotar. En primer lugar, el PP catalán presentará en el parlamento autonómico un escrito llamado "de reconsideración" para que la Mesa estudie si cabe tramitar una propuesta que aboga por declararse en rebeldía ante el Estado. Mientras, el Gobierno ya ha enviado a sus servicios jurídicos el texto de Junts pel Sí y la CUP por si se pudiese frenar su moción independentista de manera inmediata. Aún así en el Ejecutivo reconocen que hasta que no sea aprobada por la Cámara catalana y tenga, por lo tanto, consecuencias jurídicas, poco se podrá hacer.

Ese será el momento en el que el Gobierno impugnará la declaración secesionista ante el Tribunal Constitucional. "Por algo reformamos su funcionamiento", explican fuentes del PP. La modificación impulsada por el Ejecutivo otorga al tribunal la capacidad de actuar contra los cargos públicos que incumplan sus resoluciones, con la posibilidad de llegar incluso a la inhabilitación de los mismos. El Constitucional deberá identificar, sin embargo, a la persona o personas que opten por saltarse los pronunciamientos judiciales. Y en este caso, fuentes de la Moncloa llaman la atención sobre el hecho de que en Cataluña, hoy por hoy, ni tan siquiera se ha constituido un Gobierno con el que mantener una interlocución.

DAR LA BATALLA

Estas son las fases de una hoja de ruta que el Gobierno comenzó a elaborar en el mismo momento en que Artur Mas convocó las elecciones catalanas, como primer paso del proceso independentista, para el 27 de septiembre. Desde entonces, una obsesión ha dominado al presidente. La de no perder la oportunidad de dar la batalla contra el secesionismo a pocos meses de las elecciones generales y recuperar así una de las señas de identidad del PP y una excelente baza electoral, la defensa de la unidad de España.

Muchas han sido las críticas, sobre todo internas, que ha recibido el jefe del Ejecutivo por una actitud entendida como timorata ante el independentismo. El expresidente José María Aznar ha sido el más severo en censurar la gestión del líder del PP y en cuestionar su defensa del "orden constitucional". Por eso, Rajoy aprovechó hoy su declaración institucional para enfatizar que no le temblará el pulso a pesar de "haber entendido siempre la política desde el diálogo y la moderación". "Mientras yo sea presidente del Gobierno -prometió en tono electoral-, España seguirá siendo una nación de ciudadanos libres e iguales, la justicia prevalecerá sobre la sinrazón y todos estaremos sometidos a la ley y las resoluciones de los tribunales". De no ganar las elecciones, deja entrever el jefe del Ejecutivo, todo es posible.

Aún así Rajoy estuvo hoy en contacto con sus adversarios políticos. Tras la llamada que recibió del secretario general socialista, Pedro Sánchez, el presidente se puso en contacto con el líder de Ciudadanos para informarle del mensaje político que estaba a punto de lanzar desde la Moncloa. Con ambos, según fuentes del Gobierno, acordó abrir una "vía directa de diálogo" y coincidió en los "principios generales" ante el desafío catalán.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual