Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES 2015

Ciudadanos se convierte en el enemigo de todos los partidos

  • Pedro Sánchez se suma a los ataques a Rivera ante la evidencia de que también come votos al PSOE

El presidente de Ciutadans, Albert Rivera.

Ciudadanos se convierte en el enemigo de todos los partidos

El presidente de Ciutadans, Albert Rivera.

EFE
3
27/10/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
"El PSOE va ganar las elecciones generales porque hay una pulsión de cambio evidente en la sociedad española que se va a canalizar en el único partido que puede ganar al PP y a Mariano Rajoy, que es el PSOE". Pedro Sánchez trató de sonar convincente, pero en realidad los socialistas albergan muchos temores de que esa ecuación, uno de sus principales argumentos para la campaña de las generales, se cumpla. Y el culpable no es otro que Ciudadanos. A la sede del principal partido de la oposición llegaron la semana pasada una oleada de encuestas, publicadas por distintos medios, que dispararon las alarmas de sus principales estrategas. Que los socialistas no estaban logrando despuntar era algo que ya habían empezado a rumiar los críticos e incluso los simplemente neutrales con Pedro Sánchez, pero el problema ahora es que el suelo electoral de la formación, ya tremendamente bajo, sigue moviéndose.

"Es probable -señala uno de los más expertos escudriñadores de sondeos- que Ciudadanos ya haya comido al PP todo lo que podía y que ahora se esté alimentando de antiguos votantes socialistas". Estadísticas al margen, es una sensación extendida entre los cuadros del partido, especialmente después de las catalanas. Como ocurrió con Podemos hace un año, son muchos los que ven cómo los amigos de sus hijos o incluso sus familiares se ven seducidos por Albert Rivera. PP blanqueado Otro socialista con experiencia en campañas electorales advierte de que, probablemente, en el auge actual de Rivera haya mucho de "espuma", pero en todo caso la constatación de que el viento sopla a favor del joven político catalán ha llevado a Pedro Sánchez a poner en marcha una ofensiva que guardaba en la recámara desde hace meses y ahora dedicará todo su esfuerzo a consolidar la idea de que Ciudadanos no es más que un PP blaqueado. Un mensaje que contrasta con el más contemporizador de hace meses o incuso semanas ("es una derecha con la que nos podemos entender").

Es una estrategia que no dista demasiado de la activada por Pablo Iglesias o de la que plantea el PP. Todos disparan contra el hombre de moda, solo que cada uno lo hace desde una perspectiva distinta. El PSOE intenta hacerse fuerte en el centro; Podemos capitalizar el deseo de renovación y el PP empujar a C's hacia la izquierda. "La victoria -alardeó Sánchez hoy durante un encuentro con Promecal en Toledo- tendrá un sabor doble porque supondrá ganar a las dos derechas, la de Rivera y la de Rajoy". "Hemos visto a Ciudadanos -dijo en cambio Iglesias en una comparecencia en la sede de su partido- besar los pies por donde camina el bipartidismo; apoyar al Gobierno del PSOE de los ERE en Andalucía y al de la red Gürtel en la Comunidad de Madrid".

Rivera se esmera, por su parte, en despejar todos los balones. Y, haciendo gala de su habilidad retórica, enhebró hoy un discurso que da respuesta a todas las críticas. "Por primera vez en 35 años, podría haber un partido de centro que ganase a PP y a PSOE", alegó. "España tiene una vieja izquierda incapaz de innovar y una vieja derecha que ha dejado más desigualdades y que no ha querido reformar porque implicaba enfrentarse a los suyos".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual