Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

El empeño de Artur Mas en ser presidente anticipa un bloqueo institucional en Cataluña

  • La cámara autonómica se constituye mañana sin saber cuántas semanas o meses habrá un Gobierno interino o si en enero se repetirán las elecciones

Artur Mas.

Artur Mas.

Artur Mas.

AFP
0
26/10/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
La sesión de constitución del Parlamento autonómico dará este lunes el pistoletazo de salida a la undécima legislatura en Cataluña, que las fuerzas independentistas, vencedoras en las pasadas elecciones, prevén corto -18 meses- y que plantean como el inicio de la fase final del proceso de construcción de un estado catalán independiente en forma de república. El secesionismo tiene claro cuál es su objetivo, sin embargo sigue sin ponerse de acuerdo sobre quién tiene que pilotar la nave. Junts pel Sí, la coalición en la que están integrados Convergència y Esquerra y que se quedó a seis diputados de la mayoría absoluta, y la CUP, que obtuvo diez escaños, llevan semanas de negociaciones para formar gobierno, pero chocan en la pieza clave del tablero: el presidente de la Generalitat. La CUP, anticapitalista, antieuropea, asamblearia y heredera de la tradición libertaria, mantiene el veto a la investidura de Artur Mas porque le considera el recortador número uno del reino, porque huele a política antigua y por la mochila que tiene su partido de casos de corrupción (3%, Pujol y Palau). En Junts pel Sí, mientras, defienden a capa y espada, sobre todo en CDC, que el único candidato a la Presidencia de la Generalitat es Mas. Esta pugna, que embarra el avance en el resto de asuntos de la la negociación (desobediencia, plan de choque social y ruptura), aboca a un arranque de mandato marcado por el bloqueo institucional absoluto, con un Gobierno en funciones casi con toda probabilidad hasta después de navidades, que puede provocar que todo salte por los aires y en el mes de enero Mas se vea obligado a convocar nuevas elecciones para marzo. Comicios anticipados, que, por cierto, ya no los descarta en público nadie, ni siquiera la CUP. Los dirigentes de la izquierda radical, CDC y ERC tienen, en cualquier caso, en su mano reconducir la situación. La CUP, si asume, como le insisten desde el Gobierno catalán y desde Convergència, que solo obtuvo 10 diputados (seis veces menos que Junts pel Sí) y que con esa fuerza no es legítimo que imponga el nombre del presidente de la Generalitat. Los portavoces anticapitalistas han dicho tantas veces -y siguen diciendo- que no investirán a Mas, que su marcha atrás se hace cada vez más difícil de justificar entre su militancia. Su idea es forzar la situación al límite, para que quien ceda sea el propio Mas, si se da cuenta de que puede ser un obstáculo para el proyecto independentista. Munté se descarta CDC tiene el problema añadido de que todo este entuerto le ha cogido en pleno periodo de refundación del partido, tratando de cortar con el pasado pujolista e intentando crear una marca nueva que le asiente como una formación 100% secesionista. La clave de todo está en saber hasta dónde está dispuesto a llegar Convergència con tal de defender a su máximo dirigente. Para cortar por lo sano con las especulaciones, Neus Munté, que suena como posible plan B en caso de que Mas se aparte, se autodescartó hoy de las quinielas. Para CDC, hasta la fecha, la figura de Mas es innegociable. Quizá quien tiene la llave de la negociación es Esquerra. De momento, los republicanos se han quedado en un segundo plano, dejando el desgaste a CDC y la CUP. ERC apoya a Mas como presidente, pero si Oriol Junqueras considera que la única manera de evitar las elecciones es cambiar de candidato no es descartable que abandone su silencio para decantar la balanza en el momento clave. Como aviso a navegantes, y de manera algo tímida, los republicanos empiezan a marcar distancias con sus socios. Han descartado la fórmula de Junts pel Sí para el 20-D y no ahorraron críticas contra Convergència en la comparecencia de Mas por el 'caso 3%'. Tampoco es descartable que tras las elecciones generales se abran nuevos escenarios en Cataluña. Al bloqueo institucional que padece la política catalana se le añade el frente judicial. En una semana Mas ha recibido una de cal y otra de arena. Su imputación en el caso por la consulta del 9-N lo ha reforzado como líder carismático del independentismo y ha aumentado la presión del mundo secesionista sobre la CUP, pero, en cambio, las investigaciones por el 3% vuelven a debilitar al presidente de la Generalitat y reafirman a los anticapitalistas en su negativa a investirle.
10/25/17-53/15



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual