Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

Nacional Nacional

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES 2015

El PP trata de reafirmar el liderazgo de Rajoy ante el cuestionamiento interno

  • Aznar vuelve a la carga y su fundación llama a los populares a reaccionar para impedir la debacle en las elecciones generales.

Mariano Rajoy, durante su intervención hoy en un almuerzo-coloquio del Foro ABC.

Mariano Rajoy se postula como el defensor de las clases medias

Mariano Rajoy, durante su intervención en un almuerzo-coloquio del Foro ABC.

EFE
0
20/10/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
En el cuartel general del PP en la calle Génova tratan de taponar la herida por la que sangra el partido y buscan estos días reafirmar el cuestionado liderazgo de Mariano Rajoy a dos meses de que los ciudadanos emitan su sentencia en las urnas. Por inoportuno, estéril e infructuoso, la formación quiere desterrar, de una vez por todas, el debate interno sobre la gestión de su presidente, la misma que puso en solfa José María Aznar tras las elecciones catalanas del pasado 27 de septiembre. Pero el exjefe del Ejecutivo no está dispuesto a dejarlo estar y FAES, la fundación que preside, volvió hoy a la carga.

En el editorial del último número de la revista 'Cuadernos de Pensamiento Político', el laboratorio de ideas del PP insistió en llamar al partido a reaccionar antes de que sea demasiado tarde. Frente el avance de Ciudadanos, que en tendencia ascendente amenaza con debilitar a los populares en las urnas, FAES advierte de la necesidad de "conjurar el peligro" que supone la "posible consolidación" de esa "grieta" en el espacio de centro-derecha. "El desgarro social, la transferencia de voto en perjuicio del PP y la posibilidad de un escenario político que incentive la concentración de voto de la izquierda" son, además, otros factores de riesgo a los que se enfrenta la formación, según el documento. De ahí que la fundación plantee "profundizar en las razones y en las intenciones del proyecto" que aupó a Rajoy a la Moncloa hace tan sólo cuatro años.

El diagnóstico no suena descabellado en las filas del PP, donde dirigentes territoriales y representantes de la formación comparten las sensaciones que mueven a Aznar a lanzar toques de atención y lamentan que la forma en la que Rajoy ha administrado la formación les haya llevado a retroceder posiciones en la batalla electoral. En la cúpula de los populares, sin embargo, el discurso es bien distinto. Radicalmente distinto. El vicesecretario de Comunicación rechazó este lunes que el papel del presidente esté en tela de juicio.

"Se ha visto claramente que todo el partido está con Mariano Rajoy, que todo el Gobierno está con Mariano Rajoy, y sobre todo que estamos muy orgullosos de nuestra candidatura", quiso zanjar Pablo Casado, que no ha detectado controversia alguna "sobre el liderazgo" del jefe, ni mucho menos "crisis interna" tras una de las semanas más aciagas para el partido. Cuando aún resonaban en la sede la dimisión de la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, y los reproches mutuos de los ministros de Hacienda y Exteriores, Cristóbal Montoro y José Manuel García Margallo, Casado resolvió que su organización política no pierde "ni un solo minuto en mirarse el ombligo" y que la única "crisis" a combatir para los populares es la económica.

Es más, la dirección huye como de la peste del análisis, catastrofista para unos y realista para otros, que ubica al partido en descomposición y camino del abismo de los comicios. Tras la reunión del comité de dirección, el PP sorprendió con una de las lecturas más optimistas sobre su propio estado y ofreció el porcentaje en intención de voto que el partido ha obtenido en las encuestas desde el mes de abril.

De media, según el vicesecretario de Comunicación, un 28%, lo que colocaría a los populares cinco puntos por encima de la segunda fuerza política, el PSOE. "Bisagras" En este escenario, Casado reivindicó el voto útil para el PP que construyeron "Fraga, Aznar y Rajoy", capaz de aunar las sensibilidades de todo el electorado no identificado con la izquierda, donde sitúa, sin lugar a dudas, a Ciudadanos, conscientemente fuera del espectro en el que los populares tratan de recomponerse. Además, expresó su temor sobre el "peligroso" juego de "bisagras" de las nuevas formaciones que podría hacer caer a los populares del poder, aun llegando a ser la fuerza más votada. En resumen, la maquinaria electoral se ha puesto en marcha.

El comité de campaña del PP quedó este lunes constituido con el jefe de gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, a la cabeza y con José Antonio Bermúdez de Castro, secretario general del grupo parlamentario, como número dos. Por ahora, el mensaje no ha sufrido variaciones. Las "horas de vuelo" de Rajoy serán contrapuestas a la falta de experiencia de gestión del resto de adversarios políticos.

Y así, el PP confía en que la "fiabilidad" sea el valor con el que acabe por identificarse al candidato de los populares. El presidente se volcará fin de semana tras fin de semana en reconstruir la marca del PP, sobre todo en aquellas provincias "prioritarias" donde está en juego un mayor número de escaños, y este mismo sábado el jefe del Ejecutivo volverá a visitar la Comunidad Valenciana, una de las regiones donde mayor desgaste ha sufrido la formación.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual