Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
GALICIA

El juez decidirá la próxima semana sobre la vida de Andrea

  • El magistrado Roberto Soto reclamó al Servicio Gallego de Salud que le remita a la mayor urgencia el historial clínico de la menor

El juez decidirá la próxima semana sobre la vida de Andrea

El juez decidirá la próxima semana sobre la vida de Andrea

Antonio Lago (i), padre de la niña Andrea, de 12 años, para la que sus progenitores demandan una muerte digna, comparece acompañado de su abogado, Sergio Campos.

EFE
0
03/10/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
El Juzgado de Primera Instancia número seis de Santiago de Compostela dictó ayer una providencia para tomar una decisión sobre la situación de Andrea, la niña de 12 años que padece una enfermedad degenerativa e irreversible y está ingresada en el Centro Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) desde que su estado se agravara en junio pasado. El magistrado Roberto Soto reclamó al Servicio Gallego de Salud que le remita a la mayor urgencia el historial clínico de la menor, que nació con esta enfermedad y cuya esperanza de vida era muy limitada, según los especialistas. También el informe del comité de ética asistencial del CHUS en el que recomendaba limitar el tratamiento farmacológico de Andrea y el documento del jefe de pediatría, que considera que "la paciente no se encuentra en situación terminal, ni concurre situación de dolor y/o sufrimiento desmesurados".

A pesar de solicitar toda la información al centro hospitalario, el magistrado realizó un gesto poco habitual. Acompañado de Antonio Lago y Estela Ordóñez, los padres de la pequeña, vio in situ en qué condiciones está la niña. También acompañaron al juez el médico forense y la secretaria judicial para dar oficialidad a la visita y, tal vez, para recoger en persona alguna apreciación del equipo médico que atiende a Andrea. Precisamente el juez Soto había reclamado al Instituto de Medicina Legal de Galicia que elabore un informe y se lo remita al juzgado con la valoración de la menor: si se trata de una paciente con una enfermedad irreversible, incurable y en estado terminal; si el procedimiento pautado por el servicio de Pediatría es extraordinario o desproporcionado a las perspectivas de mejoría de ella, o si le produce un dolor desmesurado a la misma.

Por último, que le diga si las medidas de soporte vital pautadas conducen a una prolongación innecesaria de la agonía de la paciente y si se mantiene a la misma a la vida "en forma penosa, gravosa y artificial". Con todos estos documentos, el lunes ha citado a las partes para que expliquen su postura antes de tomar una decisión definitiva. Entre estos documentos está el del comité de ética que recomienda la sedación paliativa y la retirada de la alimentación a través de la sonda PEG.

Los progenitores, por su parte, también acudieron ayer a los tribunales, como hizo el jueves el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago. Si el centro tomó esta decisión para que el magistrado les dijera si seguían el tratamiento fijado en el auto del mes de julio, los padres presentaron una solicitud de jurisdicción voluntaria en materia de familia, con el objetivo de que le sea retirado el soporte vital. Es la misma petición que los padres realizaron en julio y que entonces el juez -distinto al que ahora tendrá que decidir- desestimó al entender que se debía seguir con "el plan terapéutico y paliativo pautado por el CHUS". La niña, por el momento, no necesita ningún aparato externo para respirar y sigue con picos de dolor como en las últimas semanas.

"YA NO ES ELLA"

La retirada de este soporte alimenticio está amparada por la ley gallega de derechos de enfermos terminales y en la que se escudan los padres para argumentar su petición. "Me resulta indignante que tengamos que llegar a esta situación", indicó Lago sobre la no aplicación de esta ley. Ya ante el comité ético, los padres defendieron su postura. "No pedimos que adelanten su muerte, sino que no la alarguen", recoge el informe del comité, que fue favorable hacia los progenitores, ya que señalaba la posibilidad de una "sedación paulativa" ante lo que parece ser "un síndrome de Aicardi-Goutières".

"No quiero la eutanasia, quiero que no muera con dolor (…) Le prometimos a nuestra hija que no sufriría porque ya no es ella"", dijeron los padres ante los médicos. No obstante, también hace constar que "en términos del informe de pediatría", según recoge Europa Press, los médicos interpretaron que lo que ambos progenitores pedían era "eutanasia activa". El documento está firmado por la presidenta del comité de ética asistencial, Marina Iglesias Gallego.

Por otra parte, el abogado de Lago y Ordóñez, Sergio Campos, comentó que este paso judicial se ha presentado en el mismo tribunal que debe atender la petición del centro hospitalario y que "lo lógico" es que se vean juntos ambos procesos. El letrado y el padre de Andrea apuntaron que en "siete o diez días" habrá resolución del titular del Juzgado de Primera Instancia número seis de la capital gallega.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual