Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

Nacional Nacional

La Hemeroteca
ELECCIONES 27-S EN CATALUÑA

​Rajoy ignora si la secesión permitiría conservar la nacionalidad española

  • Fuentes del Gobierno recuerdan que más allá de la polémica de las nacionalidades, quien apuesta por independizarse de un Estado asume que pasa a formar parte de otro país

Los independentistas aprovechan las dudas de Rajoy sobre la nacionalidad

Mas cree que demuestran que "todo lo que están diciendo es mentira"

0
Actualizada 23/09/2015 a las 09:45
  • colpisa. madrid
El Gobierno y el PP, con su presidente a la cabeza, se han autoimpuesto la misión de explicar a los ciudadanos qué consecuencias se derivarían de la independencia de Cataluña. Pero el jefe del Ejecutivo no está preparado para según qué preguntas y menos para anticipar si los catalanes conservarían su nacionalidad española en caso de secesión. "Ah, no lo sé. Es decir, ¿por qué no la perderían? ¿Y la europea tampoco?", respondió el presidente en una entrevista en Onda Cero. La Constitución fija en su artículo 11.2 que "ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad". Además, en la página web del Ministerio de Justicia se establece una casuística en la que los ciudadanos que residan en el extranjero tendrían tres años para "declarar su voluntad de conservar la nacionalidad" antes de perderla. En la Moncloa hoy reinaba el silencio. Ninguna fuente oficial quiso matizar la postura del jefe del Ejecutivo, que, tras titubear, optó por zanjar el debate. "Me parece que estamos en una disquisición que no conduce a parte alguna", concluyó Rajoy, firme en su denuncia de que los independentistas tratan de hacer elegir a los ciudadanos "entre ser españoles o catalanes".

Fuentes del Gobierno admiten que el debate es más complejo de lo que parece, pero recuerdan que más allá de la polémica de las nacionalidades, quien apuesta por independizarse de un Estado asume que pasa a formar parte de otro país, con sus propias reglas de juego, derechos y obligaciones. Aun así, insisten en que en el juego de las hipótesis se avanza un escenario, el de la ruptura con España, que, con arreglo a la legalidad vigente, es impensable. El propio Rajoy advirtió hoy al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que "ni los votos ni los escaños" serán suficientes para llevar a cabo una "operación ilegal", y reiteró que todo movimiento en esa dirección será recurrido ante el Tribunal Constitucional. "Y punto". El PP, sin embargo, busca analizar en público, antes de que el domingo por la noche se abran las urnas, qué ocurriría de imponerse la independencia. El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo ha estudiado "todo lo que había que estudiar" para el debate que mañana mantendrá con el líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, y en el que alertará sobre la salida de Cataluña de la UE. Fuentes del partido no ven con buenos ojos que García-Margallo se arriesgue a perder un cara a cara con el número cinco de la candidatura secesionista Juntos por el Sí. Además, aunque el titular de Exteriores garantiza que nunca hace nada sin contar con Rajoy, el presidente se desentendió este martes de una polémica que corresponde a "la dirección de la campaña en Cataluña".

Traspiés Los populares temen un nuevo traspiés mientras se juegan la movilización del electorado que no se reconoce en el proyecto nacionalista. El PP considera vital que el 27-S se acuda a votar de manera masiva, y fantasea con un pacto entre constitucionalistas que impida un gobierno liderado por Junts pel Sí. Toda regla tiene su excepción y Cataluña, como lo fue en su día el País Vasco, es el terreno en el que los populares están dispuestos a saltarse aquello de que "siempre gobierne la lista más votada". "Si fuera posible construir una alternativa frente a quien quiere liquidar España, sería muy sensato y razonable", señaló el presidente, a pesar de que las encuestas lo descarten.

En los últimos tiempos, los sondeos reflejan el retroceso progresivo de los populares catalanes. Esta semana, el candidato del partido a la Generalitat, Xavier García Albiol, valoraba que algunas decisiones, como la de recoger firmas en 2006 contra el nuevo Estatuto de Cataluña, puede que no se entendieran en la comunidad. Rajoy, sin embargo, se mantuvo hoy firme en sus tesis y sentenció que, tras aquel gesto, el PP catalán obtuvo "el mejor resultado de su historia".




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual