Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CASA REAL

El comienzo de la visita a EE UU coincidió con el 43 cumpleaños de la reina Letizia

  • Obama no cantó "Happy Birthday" ni hubo tarta de cumpleaños en la Casa Blanca, pero el presidente norteamericano no se olvidó de felicitarla en público

Don Felipe y Doña Letizia recorren Mount Vernon, la que fue residencia del primer presidente de EE UU.

Visita oficial de los Reyes a Estados Unidos

Visita oficial de los Reyes a Estados Unidos

AGENCIAS
0
Actualizada 16/09/2015 a las 07:36
  • COLPISA. Washington EE UU)
¿Cuál habrá sido el mejor regalo para la reina Letizia en su 43 cumpleaños? ¿Que Michelle Obama la invite a tomar el té en la Casa Blanca? ¿Pasear de la mano con su marido por las calles que éste conoció de universitario? ¿O verse en la portada del Washington Post como la única persona que puede salvar a la Monarquía española? Todas estos regalos y más colmaron ayer el aniversario de una mujer que ha aprendido a andar con porte real en los tacones de aguja, aunque sea la nieta de un taxista, como recordaba este lunes mordaz el rotativo de la capital federal.

La primera aparición pública de los Reyes en su primera visita juntos a la capital del imperio fue en la mansión que diera la paz al padre fundador de la patria, George Washington. Frente a la infinita serenidad del río Potomac, bajo la luz cristalina de septiembre, Felipe VI la agarró cariñosamente por su talle de avispa mientras ella sonreía para las cámaras. Según los expertos, doña Letizia eligió para la ocasión un estilismo clásico que recordaba a Jackie Kennedy, con un vestido de silueta lápiz y un bolso negro de Hugo Boss.

Cabría hablar de la historia de Mount Vermont, una antigua plantación de praderas verdes sobre las que la Reina se deslizaba con seguridad sin perder el porte, porque ha aprendido a andar de puntillas para que no se hundan los tacones en el césped. En su viaje al tiempo de las colonias, los monarcas españoles, sobre los que el Washington Post deposita la responsabilidad de salvar una institución herida de muerte por los desmanes familiares, saludaron a esos personajes vestidos de época que les esperaban al pie de la mansión, como si George y Martha Washington estuvieran aún tras las puertas de madera. Ambos eran también los protagonistas de una historia de amor, como atestiguan las cartas que le escribió a su esposa el padre fundador de la patria. "Disfrutaría de más felicidad verdadera en un mes contigo en casa de la que remotamente pudiera esperar fuera, ya aun con una estancia de siete veces siete años".

Los Reyes dieron muestra de su respeto hacia esa legendaria figura al depositar en su mausoleo una corona que sirvió para retratarlos juntos en el lugar al que llegan cada año más de un millón de visitantes, situado a las afueras de la capital federal a la que Washington prestó su nombre. Tiempos de estudiante De ahí, el plato fuerte de la jornada, la primera visita oficial a la Casa Blanca. Felipe VI ya conocía la mansión que levantaron los esclavos negros para disfrute de los presidentes de EE UU, sin imaginar que algún día uno de los suyos sería el amo. En sus tiempos de estudiante en la Universidad de Georgetown era Hillary Clinton la que se sentaba en el balcón de Eleanor Roosevelt y su marido el que despachaba con el rey Juan Carlos en el Despacho Oval.

Si con Clinton era un joven estudiante de buenos modales, con Barack Obama sus asesores aseguran que hay "sintonía personal", según dijeron tras su primer encuentro el año pasado en el Hotel Waldorf Astoria de Nueva York. Ambos se llevan sólo siete años y se encuentran a mucha distancia de los jefes de Estado que suelen frecuentar.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual