Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES 2015

Rajoy y Sánchez asumen en plena campaña catalana que no podrán gobernar sin acuerdos

  • El PP apunta a Ciudadanos como única opción para conservar la Moncloa y el líder del PSOE se jacta de poder negociar con todos

0
15/09/2015 a las 06:00
  • COLPISA
El jefe del Ejecutivo descarta por "poco probable" un pacto postelectoral con el PSOE Madrid. Más allá del enfoque autonómico, las elecciones del próximo 27 de septiembre en Cataluña tendrán indiscutiblemente una lectura en clave nacional.

En este territorio se disputa la composición del nuevo Parlamento de la comunidad y se mide la fuerza de los independentistas convencidos de que el siguiente paso será el de la secesión. Sin embargo, esta cita es ya la antesala de los comicios generales que se celebrarán en diciembre, y eso fuerza a PP y PSOE a recuperar el pulso político en un campo adverso para ambos, y convierte a Cataluña en el trampolín que buscan las formaciones emergentes, Podemos y Ciudadanos, llamadas a convertirse en llave del futuro Gobierno de España.

En el cambiante y volátil escenario político actual, de la decisión de los nuevos partidos podría depender el color del próximo Ejecutivo, y tanto el PSOE como el PP, adversarios en esta batalla, se muestran conscientes de ello. "Si es necesario llegar a acuerdos, los buscaré, pero no sé con quién", admitía hoy el presidente del Gobierno en Telecinco. No parece difícil intuir cuáles son las opciones porque aunque nadie enseñará sus cartas antes de que concluya la contienda, los socialistas encuentran puntos en común con el proyecto de Pablo Iglesias tanto como los populares coquetean con Ciudadanos.

Fuentes del equipo de Mariano Rajoy apuntan que en los próximos meses el presidente evitará referencias descalificativas hacia el proyecto de Albert Rivera, o al menos la confrontación con Ciudadanos no será el eje de la campaña. Conviene allanar el camino que tendrá que recorrerse el día después del recuento en las urnas, cuando el PP haya perdido su mayoría absoluta y se redefina el juego de representación en el Congreso y el Senado. Ese día, los populares tampoco tendrán tantas posibilidades que explorar.

Durante cuatro años de "rodillo", como lo califica la oposición, de parca negociación política de cada iniciativa, el PP no ha cultivado sus vínculos con el resto del espectro parlamentario. Algunos dirigentes del partido consideran que llegado el caso no sería improbable lograr el respaldo del PNV, aunque las relaciones con el lehendakari Iñigo Urkullu no atraviesan su mejor momento. Y por razones obvias, un entendimiento con los nacionalitas de Cataluña resulta inconcebible. El jefe del Ejecutivo descarta por "poco probable" cualquier pacto postelectoral con los socialistas, a quienes tilda de "radicales", una vez que el PSC cedió alcaldías a fuerzas independentistas como la CUP en las últimas elecciones para impedir un gobierno municipal del PP.

"Es incomprensible, su credibilidad queda muy minada", protestaba hoy Rajoy en el Congreso ante los diputados y senadores de su partido, y en la sala contigua al encuentro que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, mantenía con los suyos. Los socialistas saben que sus posibilidades de ser primera fuerza política tras las generales son bajas, por no decir nulas, y que su única posibilidad de acceder al Gobierno pasará por su capacidad de tejer acuerdos, como ocurrió en las municipales. Pero Pedro Sánchez trató de convertir hoy eso que Rajoy presenta como una debilidad de su candidatura en su mayor fortaleza. El líder de la oposición se mofó de que a alguien con su perfil se le quiera hacer pasar por un "radical", pero sobre todo dio a entender que dado el escenario de fragmentación del voto que auguran los sondeos para la próxima legislatura, tiene mucho más que ofrecer que el ahora presidente del Gobierno.

"La estabilidad política se garantiza con un Gobierno capaz de llegar a acuerdos, no de gobernar solo frente a todos", argumentó ante el pleno del grupo parlamentario socialista, en la reunión de apertura del nuevo curso. Su tesis es que, aunque sea con el peor resultado de la historia del PSOE, él tendrá serias opciones de llegar a la Moncloa porque nadie querrá dar apoyo al PP. Y que, en ese escenario, él será quien pueda poner cierto orden. "La estabilidad se garantiza con partidos que sean capaces de conciliar distintas voluntades, luchando contra la corrupción y respetando a las instituciones", reiteró.


PRIMERA FUERZA

Lo cierto es que en el PSOE hay un enorme debate en torno a esta cuestión. Son muchos los que argumentan que si Sánchez no logra un diputado más que Rajoy, no debería intentar tomar las riendas del Ejecutivo. "Una cosa son los gobiernos municipales y los autonómicos y otra el Gobierno de la nación, en el que hay que administrar asuntos muy delicados y de enorme trascendencia", avisan. Ese sector, en el que se encuentran buena parte de quienes han tenido responsabilidades gubernamentales en el pasado, cree que la amalgama de formaciones necesaria para gestionar el país con 90 o 100 escaños, unas cifras que creen plausibles, haría prácticamente imposible concertar políticas y sería perjudicial para los intereses del país.

Otros, en cambio, sostienen que los tiempos han cambiado y que, aunque sea cierto que nunca la segunda fuerza parlamentaria ha tratado de gobernar en España, también lo es que nunca la atomizacion de las Cortes Generales ha sido tan acusada. De modo que se niegan a aceptar que sólo quien gane estará legitimado para intentar ser investido presidente. Sánchez, por si acaso, sortea la cuestión con una posición ambigua. No dice qué hará en un caso o en otro, pero repite con insistencia que él "sale a ganar".

 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual