Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES CATALANAS

Mas: "El discurso «etnicista» de Iglesias es propio de la ultraderecha"

  • Las declaraciones de Pablo Iglesias, pronunciadas el pasado jueves en Rubí, han levantado ampollas en el independentismo

El líder del partido, Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias desoye las críticas internas a su modelo de primarias

El líder del partido, Pablo Iglesias.

REUTERS
1
15/09/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, elevó este lunes el tono de la campaña del 27-S y cargó contra el líder de Podemos, al que acusó de utilizar el mismo discurso identitario que la ultraderecha. «El vestido y el peinado son nuevos, pero -denunció el gobernante catalán- las apelaciones a intentar dividir por los orígenes y por el idioma son el mismo discurso de siempre. Si no le viera, podría pensar que es el discurso de (José María) Aznar y la ultraderecha, todo es lo mismo».

Las declaraciones de Pablo Iglesias, pronunciadas el pasado jueves en Rubí, han levantado ampollas en el independentismo, que considera que el líder de la formación morada ha traspasado la línea roja, con un discurso «etnicista», que intenta fracturar la sociedad catalana por sus orígenes o por el idioma que emplea. El independentismo proclama siempre con orgullo que Cataluña fue una tierra de acogida e integradora con la emigración española y que existe cohesión social. «Somos un solo pueblo», es uno de los lemas clásicos del nacionalismo catalán.

Iglesias, en cambio, puso en duda esta proclama y habló de una Cataluña de primera y de segunda y llamó a votar a los que no se avergüenzan de ser hijos o nietos de «andaluces o extremeños», dando a entender que el soberanismo -presentado por sus críticos como un movimiento étnico- sí hace distinciones entre los catalanes de toda la vida y los recién llegados. El domingo pasado insistió en la idea y dividió a los catalanes entre los acomodados de Pedralbes y los sectores con menos recursos del extrarradio, entre una Cataluña «auténtica» y otra que no lo es.

Desde la CUP, que pelea con Cataluya Sí que es Pot, la lista que comparte Podemos, por el mismo caladero de votos en la Cataluña hispanoblante, tacharon a Iglesias de «paracaidista étnico». Al mismo tiempo, unos alborotadores de la izquierda radical intentaron boicotear un mitin de Iglesias en el Carmel de Barcelona con una pancarta que rezaba «Orgullosos de nuestros orígenes. Humillados por tu etnicismo».

Iglesias quiso matizar este lunes sus palabras, aclarando que lo que quiso decir «es que hay una parte de catalanes que no suelen votar en las elecciones autonómicas y que es clave que sí lo hagan el 27-S». El líder de Podemos pidió disculpas: «Por si ha habido gente que se ha sentido ofendida por estas palabras; lo siento mucho», dijo tras visitar a los trabajadores de la fábrica de Valeo. Pero no se retractó. Mantiene lo que dijo y de paso no rehuyó el mano a mano con Mas: «Situaciones como las de Valeo son culpa de la reforma laboral del PP que Mas apoyó, cuando se humilla a los trabajadores no hay soberanía», afirmó.

Iglesias ha levantado ampollas en el independentismo, al que ha obligado a reaccionar, en parte porque allí donde se habla castellano se juega la mayoría absoluta. Mas no quiere que le ocurra como en la campaña de las municipales, en las que evitó entrar en el barro con Iglesias y Ada Colau, que llamaban día sí y día también a Xavier Trias y a los dirigentes de Convergència ladrones, mafia y gentuza. En esta ocasión, Mas ha decidido pararle los pies al líder de Podemos, aun a riesgo de dar a Catalunya Sí que es Pot el protagonismo que hasta la fecha no ha tenido en la campaña.

ARRIESGAR

Las encuestas obligan a Mas a arriesgar si quiere ir a por la mayoría absoluta y sin necesidad de apoyarse en la CUP, que ya ha expresado que podría apuntalar un gobierno independentista, siempre y cuando el presidente no sea el líder de Convergència. Mas arriesga, con el peligro de pasarse de frenada y movilizar a los españolistas, que este pasado fin de de semana han recibido el aliento de los partidos de ámbito estatal, que en esta ocasión han desembarcado antes que nunca en una campaña catalana. Todo lo que sea con tal de asegurarse una alta participación del electorado del área metropolitana.

Un campo que en estas elecciones el independentismo trata de mimar especialmente. Tiene cerca el fracaso cosechado en las municipales, en las que en algunos municipios importantes se quedaron sin apenas representación, como Santa Coloma de Gramanet, L’Hospitalet, Badía del Vallès, Sant Boi o Cornellà. «Lograremos la independencia por los hijos de los andaluces”, proclamó Carme Forcadell, número dos de Junts pel Sí en Vic (Barcelona) el pasado domingo.

El secesionismo no se limita a introducir el castellano en sus mítines en el área metropolitana, como establecía el argumentario clásico de campaña de Jordi Pujol, sino que cuenta con una organización, Súmate, integrada por catalanes castellanohablantes y cuyo líder, Eduardo Reyes, va como número seis de la lista de Junts pel Sí y actúa en los mítines como auténtico ariete contra España. El mensaje de Súmate llega también mediante una importante presencia mediáticaUno de sus portavoces, Gabriel Rufián, intervino en los parlamentos finales en la Diada.


  • josue
    (15/09/15 08:15)
    #1

    Que no, Arturo que no, el discurso de Iglesias tira hacia la extrema izquierda, es "bolivariano", lo más propio de sus amigos venezolanos.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual