Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES CATALANAS

Los partidos trasladan la batalla del 27 de septiember a la caza del elector de origen no catalán

  • Los estrategas de la lista de Mas hablan de que necesitan 150.000 votos para obtener un "mandato inequívoco

0
14/09/2015 a las 06:00
  • COLPISA
A dos semanas para el 27-S, las espadas están en todo lo alto. No por saber quién ganará las elecciones, sino por determinar si la lista de Mas obtendrá la mayoría absoluta por sí sola (o necesitará a la CUP) y si el independentismo tendrá más votos a favor que en contra. Junts pel Sí hizo circular este domingo una encuesta, según la cual se quedaría a cuatro de los 68 escaños que dan la mayoría absoluta. Los estrategas de la lista de Mas hablan de que necesitan 150.000 votos para obtener un "mandato inequívoco", con el que poder poner en marcha la fase final del proceso hacia la independencia.

En Junts pel Sí, tienen identificada esa bolsa de votantes en el área metropolitana de Barcelona, la zona menos soberanista de Cataluña, y también en la de Tarragona y Lleida. Es ahí, donde los cuarteles generales de los partidos han detectado menos movilización y más indecisos. Por ello, los cuatro líderes que pugnarán por la presidencia del Gobierno central en las elecciones del 20 de diciembre desembarcaron este domingo en Cataluña, llamaron a la movilización y escenificaron la dura pugna que se va a librar desde todos los frentes por el voto de la población castellanohablante, hija o nieta de la emigración española a Cataluña de los años 50, 60 y 70. En el PP sostienen que en la designación de Xavier García Albiol como candidato se tuvo en cuenta que es "un experto en birlar votos al PSC y Ciudadanos".

Eso es al menos lo que esperan en estas elecciones. De momento, el cabeza de lista popular se centra en tomar la iniciativa para opacar los discursos de sus principales rivales. De ahí su oferta insistente a Ciudadanos y a los socialistas para formar un bloque tras el 27-S. Albiol contará con Rajoy en cinco ocasiones durante la campaña. El presidente del Gobierno está volcado en dibujar a un PSOE y un PSC radicalizados. "Cuando se apuesta por la radicalidad, cuando se huye de la centralidad, cuando uno se instala en el extremismo, uno nunca acaba bien", dijo este domingo el presidente del Gobierno en Lleida. El jefe del Ejecutivo volvió, además, a apelar al voto masivo el próximo 27-S para recuperar la "normalidad" en Cataluña frente a la "deriva" de los socialistas y el independentismo de Convergencia. "Las elecciones tienen que servir -advirtió- para que triunfe la moderación". En el PP no admiten que estos comicios sean plebiscitarios, como pretende Mas, aunque Rajoy admitió que no son unas elecciones normales.

Los socialistas, mientras, están centrados en movilizar el voto allí donde creen que hay un 20% de indecisos, donde el partido ha sido históricamente poderoso y donde aún mantiene sus feudos: L'Hospitalet, Santa Coloma de Gramanet, Cornellà, Viladecans, Tarragona o Lleida. El único nicho electoral que le queda al PSC, tras las escisiones de los últimos tiempos. Los socialistas catalanes han pedido refuerzos al PSOE para esta campaña y está previsto un desembarco sin precedentes, con vistas a levantar el ánimo al máximo a esa parte de su electorado que vota PSOE en las generales, mientras que en las autónomicas se queda en casa. De hecho, Pedro Sánchez, que también intervino en Lleida, como Rajoy, pidió este domingo que la gente vaya a votar "como si fueran las generales". "Tenéis más en común con un trabajador de Murcia, de Madrid o de Andalucía que con Mas", dijo antes de pedir a las clases medias y trabajadoras de sus bastiones que no desaprovechen "la oportunidad de oro" de decir adiós a quienes "confundieron patria con patrimonio y se lo llevaban a paraísos fiscales mientras recortaban el estado del bienestar". Complicidad Los líderes de los nuevos partidos también han dejado claro en sus últimas intervenciones a quién se dirigen.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que protagonizó junto a su candidata, Inés Arrimadas, un acto en el feudo socialista de L'Hospitalet, llamó a convertir este "cinturón que era rojo" en "naranja" ( el color de su romación) para "cambiar España". "Porque ni el rojo ni el azul -argumentó- han servido para dar solución a la actual situación de Cataluña, y sí para legitimar y silenciar la corrupción de los Pujol". Y Pablo Iglesias insistió en el orgullo del extrarradio -el barrio popular del Carmel frente al elitista Pedralbes- y cargó contra la izquierda indepedentista (CUP, sobre todo), por trabajar para hacer presidente a Mas.

El soberanismo, mientras, busca también la complicidad del votante de origen no catalán que se debate entre Junts pel Sí, la CUP o Catalunya sí que es Pot. Oriol Junqueras (ERC) tuvo así un recuerdo, en San Cugat, para los abuelos que emigraron a Cataluña el siglo pasado, que "transmitieron unos valores universales de libertad" a sus nietos y que forman parte ya de la identidad catalana. "Todos ellos somos nosotros", dijo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual