Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Elecciones catalanas

El PSOE sale al rescate del PSC y de sí mismo

  • Pedro Sánchez y los principales referentes del partido protagonizan un desembarco sin precedentes en unas catalanas para movilizar el voto aún fiel a sus siglas

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, durante el acto de inicio de campaña en el que bailó.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, durante el acto de inicio de campaña en el que bailó.

Pedro Sánchez y Miquel Iceta, durante el acto de inicio de campaña en el que bailó.

YOUTUBE
2
13/09/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA
La imagen de un Miquel Iceta que baila desinhibido el 'Don't stop me now' de Queen mientras agarra de la mano a Pedro Sánchez en el acto de apertura de campaña del PSC para las elecciones catalanas del 27 de septiembre, el pasado jueves, dice mucho más de lo que a simple vista pudiera parecer. Los socialistas catalanes, que en seis años han perdido el 50% de sus apoyos electorales, han decidido cambiar de registro.

Ya lo hicieron, en realidad, en las pasadas elecciones municipales, en las que pese el descalabro en la ciudad de Barcelona, lograron salvar no pocos muebles en el área metropolitana con 26 mayorías absolutas gracias a un discurso social alejado de coqueteos con el soberanismo. Ahora la estrategia irá aún más lejos con un desembarco sin precedentes de dirigentes del PSOE y la exhibición sin complejos de la marca nacional. El secretario general de los socialistas no solo estuvo en la pegada de carteles, algo casi impensable para sus predecesores posiblemente desde la época de Felipe González.

Este sábado regresó a Cataluña con sendos actos en Tarragona y Barcelona, este domingo protagonizará otro mitin en Lérida y aún volverá en al menos un par de ocasiones más. Su objetivo es movilizar hasta el último de sus potenciales votantes no soberanistas y evitar, más que nunca, que, hastiados por el debate único, sucumban a la tentación de quedarse en casa. "La Cataluña social tiene que acudir en masa a las urnas -reclamó durante su discuso- y votar socialista". Es lo que le queda a una formación que en su día fue capaz de aglutinar un voto transversal, pero que ha ido perdiendo seguidores en su intento de nadar y guardar la ropa: la apelación a aquellos progresistas más ajenos al debate identitario, a los que se sienten cómodos siendo catalanes y españoles y a las clases trabajadoras que tiene sus orígenes en otras partes de España.

El problema es que esos votantes no sólo pueden ver en Ciudadanos o en Sí que es Pot, la candidatura de unidad popular en la que está integrada Podemos, una alternativa atractiva sino que tradicionalmente han votado más en las generales que en las autonómicas y son carne de abstención.

Por eso Iceta ha pedido refuerzos. En las catalanas de 2012, el PSC obtuvo sólo 20 diputados (30 menos que CiU) y ERC le superó como segunda fuerza del Parlamento. Ahora los sondeos apuntan a que puede convertirse en cuarto o quinto partido y, en el mejor de los casos, le otorgan 15 escaños. Se diría que han tocado hueso. Así que, a diferencia de lo que ocurrió en las locales 2011, cuando los socialitas de Cataluña reclamaron a José Luis Rodríguez Zapatero y demás miembros del PSOE que no aparecieran por allí, ahora ocurre lo contrario. Y no sólo contarán con Pedro Sánchez; también hay ya cerrados actos de Felipe González, de miembros de la Ejecutiva Federal como Patxi López, y de casi todos los barones, incluida la presidenta de Andalucía, Susana Díaz.

Después de varias escisiones -que llevaron a tres exconsejeros del PSC a constituir partidos que en las pasadas municipales concurrieron en coalición con Esquerra- la dirección de los socialistas catalanes ha llegado a la conclusión de que es inútil seguir tratando de contentar a esa parte de su antiguo electorado que se siente seducido por la idea de la secesión. Ya quedó claro cuando este verano Iceta enterró definitivamente la defensa del "derecho a decidir", aunque insista una y otra vez en que eso no quiere decir que no haya que hacer nada para que Cataluña se sienta más cómoda en España.

Su advertencia este sábado, junto a Sáchez, fue otra. "Que no nos podamos arrepentir -dijo tras recordar el empeño del presidente de la Generalitat, Artur Mas, en convertir los comicios en un plebiscito sobre la independencia- de que se ha tomado una decisión que nos afecta a todos pero a la mayoría no nos gusta". El secretario general del PSOE completó el discurso con la promesa de que él impulsará un cambio no sólo en las relaciones entre catalanes y españoles, y entre catalanes entre sí, sino en las políticas de austeridad. "España no es de derechas, es plural y diversa y quiere a Cataluña. Y a partir de septiembre y de diciembre será así con un Gobierno socialista -adujo-; así que que nadie se quede en casa y que aquellos que están dudando voten al PSOE porque nosotros sí nos vamos a ocupar de sus problemas".

El suyo fue un discurso con la vista puesta ya en las generales, como si el 27 de septiembre no fuera más que un peldaño más en su camino a la Moncloa. "Nuestra patria-insistió perfectamente centrado en el público al que quería dirigirse- está en las aulas de los colegios públicos, en los hospitales, en las residencias de mayores dependientes, en los pisos de acogida para mujeres víctimas de violencia de género y en los comedores escolares de los niños que pasan hambre". Eso es lo que, a juicio de los socialistas, puede movilizar a sus votantes de toda la vida.

"España no es Rajoy, no es insolidaria, anticatalana ni de derechas", insistió. Sánchez necesita que el PSC no se vaya por el desagüe. Lo necesita por interés propio porque, no por esperado, un mal resultado el 27-S dejaría de suponer un importante golpe anímico en sus filas a pocos meses de las legislativas, y porque sin Cataluña es difícil que las cosas le vayan bien en diciembre. El PSOE siempre ha cimentado su victoria sobre esa comunidad autónoma, junto con Andalucía. Nunca ha ganado unas generales cuando ha obtenido menos de 18 escaños por las provincias catalanas y eso ahora parece imposible, sobre todo si se tiene en cuenta que en 2011 se quedó en 14 y que ahora hay más partidos en liza. Hoy, por su bien, debe superar los estudios que le auguran entre 8 y 10 diputados.


  • David (el de siempre)
    (13/09/15 13:56)
    #2

    Para el #1: Podem@s, ¡Podemos!..., para esperpento el de tu partido, que es incapaz de condenar en Europa y en España al régimen opresor y dictatorial de Maduro en Venezuela. El fracaso de Podemos va a ser espectacular y va a hacer historia, que lo disfrutes....

    Responder

  • ¡Podemos!
    (13/09/15 10:38)
    #1

    La caida estrepitosa  del PSC el 27-S en Cataluña, de la mano de este esperpento llamado Miquel Iceta, va a sumir al PSOE en la desesperanza de cara al 20 de diciembre. ¡Qué más podíamos esperar!..y es que....

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual