Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

El independentismo exhibe fortaleza ante las elecciones del 27-S

  • En torno a 1,4 millones de catalanes reclaman la independencia en la manifestación de la Diada, convertida en un gran mitin electoral

Multitudinaria manifestación de la Diada en Barcelona

La Guardia Urbana de Barcelona dice que la convocatoria de la Diada ha reunido a casi un millón y medio de personas

ATLAS
Celebración de la Díada 2015 25 Fotos

Celebración de la Díada 2015

Miles de personas salieron a la calle en Barcelona este viernes 11 de septiembre para celebrar la Díada.

EFE
9
12/09/2015 a las 06:00
  • COLPISA. BARCELONA
Por cuarta Diada consecutiva, el independentismo salió este viernes a la calle de forma masiva en la manifestación del 11-S para reclamar un Estado catalán. "Hemos vuelto a hacer historia. No queremos seguir formando del Reino de España ni un minuto más", dijo Jordi Sánchez, presidente de la ANC, organizadora de la marcha. La cita coincidió con el arranque de la campaña de las catalanas, lo que convirtió la movilización en el primer gran acto electoral de Junts pel Sí y la CUP en la carrera hacia el 27-S. Como en los años anteriores -la primera manifestación organizada por la ANC y Omnium Cultural fue en 2012-, el secesionismo exhibió músculo y envió un mensaje muy contundente: tres años después mantiene el pulso y tiene a su electorado movilizado para las elecciones catalanas, que el presidente de la Generalitat quiere convertir en un plebiscito sobre la independencia. Eso sí, el secesionismo parece haber perdido algo de fortaleza. Porque si el año pasado, se manifestaron entre 1,8 millones, según la Guardia Urbana, y 520.000, según la Delegación del Gobierno, en esta ocasión las cifras fueron algo inferiores: en torno a 1,4 millones, según la Policía municipal (al cierre de esta edición, la Delegación del Gobierno aún no había facilitado su recuento).

Los organizadores hablaron de dos millones de manifestantes (citando a alguna emisora) a lo largo de los poco más de cinco kilómetros de recorrido por la avenida de la Meridiana de Barcelona, en la que se formó un gran mosaico con colores y se representó el discurrir de un puntero hacia la República catalana (todo ello retransmitido en directo por TV-3). Mas, casi en el último minuto, decidió no acudir, para preservar la neutralidad de su cargo y para que no se le acusara de usar electoralmente la protesta, aunque a su término recibió a los organizadores en el Palau de la Generalitat. Asimismo, acudieron casi todos sus consejeros, la plana mayor de CDC, los tres primeros de la lista de Junts pel Sí (Romeva, Forcadell y Casals), además de la cúpula de ERC y CUP, así como famosos como Gerard Piqué, Pilar Rahola, Juanjo Puigcorbé o Carmele Marchante.

Baile de cifras al margen, de lo que se deduce de la participación en la Diada es que el sector soberanista es granítico (1,8 millones votaron sí en el 9-N), está consolidado y es estructural, ha llegado para quedarse, pero también que ha tocado techo (en 2012 el 57% declaraba que votaría a favor de la indepedencia y ahora ese porcentaje ronda el 42%). Y se concluye además que la fuerza del independentismo es masiva en la calle, pero aún está por ver si lo es también en las urnas, porque en 2012 Mas convocó tras la gran movilización de la Diada y perdió 12 escaños. De ahí que, tras reunirse con los representantes de la ANC y Omnium, Mas llamó a la ciudadanía a apoyar a las fuerzas indepedentistas. "En la calle se influye, pero en las urnas se decide. Tenemos la posibilidad de decidir en el 27-S", expresó. El dirigente nacionalista pidió además al Gobierno central que tome nota de la protesta. "Las imágenes hablan por sí solas. Dejad vuestra miopía, el orgullo imperial y de amenazar con las leyes como si fuéramos delincuentes", afirmó. Si hay que cambiar las leyes para poder celebrar una consulta, "cambiémosla entre todos", instó a Mariano Rajoy. "Tenemos derecho a ser escuhados", reiteró.

MAYORÍA DE ESCAÑOS Y NO DE VOTOS

El CIS ratificó el jueves que el independentismo es la opción que parte como favorita clara del 27-S, aunque quizá no de una manera tan rotunda como para que Mas y Junqueras puedan continuar el proceso de construcción de un nuevo Estado. Horas antes de la manifestación, el presidente de la Generalitat reiteró ante una cincuentena de corresponsales extranjeros que el proyecto independentista tendrá toda la legitimidad si obtiene 68 diputados (sobre 135). Mas está decidido a seguir adelante, incluso si solo tiene mayoría absoluta de escaños y no de votos (esto es posible porque el sistema electoral que rige en Cataluña prima el voto rural y castiga al urbano del área metropolitana de Barcelona, donde el independentismo tiene menos fuerza).

El discurso de Mas entra en este punto en una cierta contradicción, y así se lo constataron los medios internacionales, pues defiende al mismo tiempo el carácter plebiscitario del 27-S, pero cuando se le apunta que la lectura de los comicios tendrá que hacerse sobre el porcentaje de votos, se escuda en que en unos comicios al Parlamento lo que se cuenta es el número de escaños. La idea de Mas es obtener un mandato democrático claro el 27-S que le permita comenzar a negociar con Madrid y Bruselas un nuevo estatus político para Cataluña. "Con mayoría absoluta, seguiremos adelante. Tendremos la legitimidad", dijo el presidente de la Generalitat. Fuentes próximas al dirigente nacionalista dan por buenas las cifras que vaticinó el CIS para Junts pel Sí (60 diputados). Es el triple que el segundo, dicen, y con esa cifra ya podrían gobernar y a partir de ahí y con el apoyo de la CUP "tirar millas" con el proceso hacia la independencia. Mas y Junqueras no tienen intención de pisar el freno, entre otras cosas porque es lo que les piden los suyos, al menos los que se manifestaron este viernes en Barcelona. Jordi Sánchez, de la ANC, les recordó que la sociedad civil no está dispuesta a consentir "claudicaciones", ni "falsas vías". "No nos falléis", concluyó.


 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual