Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

Mas se envuelve en la estelada para protegerse de las acusaciones del 3%

  • El que se presuponía como el primer mitin de campaña para Artur Mas acabó en un duro enfrentamiento con los grupos de la oposición

Artur Mas durante su comparecencia ante la Diputación.

Mas se envuelve en la estelada para protegerse de las acusaciones del 3%

Artur Mas durante su comparecencia ante la Diputación.

AGENCIAS
0
03/09/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Diez años después de la célebre acusación de Pasqual Maragall y a poco menos de un mes de las elecciones catalanas, la sombra del 3% regresó este miércoles al Parlamento catalán. El que se presuponía como el primer mitin de campaña para Artur Mas, que pidió su comparecencia en el Parlamento catalán para explicar los motivos por los que ha convocado el 27-S, acabó en un duro enfrentamiento con los grupos de la oposición, que forzaron la inclusión en el orden del día el registro de la sede de CDC y acusaron al presidente de la Generalitat de connivencia con los casos de corrupción que salpican a su partido. Ya sea el del Palau de la Música, por el que Convergència tiene 15 sedes embargadas o el caso Teyco, por el que la Fiscalía ordenó la semana pasada el registro en la sede de Convergència, en la de su fundación CatDem y en cinco ayuntamientos gobernados por los nacionalistas.

La oposición vio serios indicios de financiación irregular en la formación que gobierna en Cataluña, aunque Mas negó que su partido haya cobrado ‘mordidas’ del 3% a cambio de la adjudicación de obras públicas. Una vez más, el presidente de la Generalitat, como también solía hacer Jordi Pujol, se defendió envolviéndose en la estelada (bandera independentista) y acusando al Estado de prácticas de "guerra sucia", según la expresión que utilizaron Jordi Turull (CDC) y Marta Rovira (ERC), para combatir el independentismo. "No creo en las casualidades", dijo Mas para referirse a la actuación policial a poco menos de un mes de la elecciones.

Durante las más de cinco horas que duró la comparecencia, el presidente de la Generalitat se dedicó a tirar balones fuera y a acusar al Gobierno de intentar influir en las elecciones con una actuación policial, como la del viernes, que a su juicio buscaba a su juicio el “espectáculo” mediático. “El Estado tiene sus armas", y actúa de manera "barrio bajera", añadió. El dirigente convergente puso en duda que España sea un Estado de derecho y sostuvo que sus poderes se dedican a fabricar pruebas falsas para inculpar a los líderes soberanistas, con el único propósito de combatir el proceso soberanista. Y vaticinó que de aquí al 27-S asistiremos a nuevos «montajes». Mas cree que las cuentas del partido están limpias, aunque insistió en que él no estaba al tanto de las finanzas, que esa es la labor del tesorero y que en su formación los dirigentes políticos no son responsables de la contabilidad. Y sobre el documento que ha trascendido en el que Jordi Sumarroca, de Teyco, anotaba las supuestas comisiones del 3% que habría pagado a CDC, el dirigente nacionalista argumentó que ninguna de las aportaciones legales que recibió la fundación de Convergència de la empresa constructora coincidió con ese porcentaje. Y que si la empresa calculaba el 3% y lo apuntaba en un papel era para que lo que donaba a los partidos no coincidiera con ese porcentaje, por una cuestión estética.

La comparecencia dio el pistoletazo de salida a la precampaña y puso sobre la mesa los ejes sobre los que girará la carrera electoral. A Junts pel Sí le hubiera gustado, que todo pilotara sobre el debate de la independencia. Sin embargo, la corrupción se le ha colado de manera inesperada y le ha alterado el camino hacia la independencia. La comparecencia puso asimismo en evidencia una vez más las contradicciones que se viven en el seno de la candidatura de Juntos por el Sí. El argumentario de campaña de la lista ensalza a Mas y lo presenta como un adalid en la lucha contra la corrupción. Pero CDC y ERC no han sido capaces de mantener una posición unitaria en la defensa del presidente de la Generalitat. Pueden compartir que la operación policial buscó hacer daño al soberanismo. Si bien, a partir de ahí, cada uno mantiene un discurso propio. Oriol Junqueras fue de los primeros que pidió a Mas hechos que demuestren que está comprometido en combatir la corrupción. En su intervención de este miércoles en la Cámara catalana, los responsables de ERC (en este caso Junqueras delegó en Marta Rovira) volvieron a mostrarse críticos con Mas. En parte, es su papel, porque si su militancia ya se revuelve en la silla ante el hecho de tener que votar a la lista en la que va Mas, lo que ya no puede transigir es que ERC tape las vergüenzas de Convergència.

Sobre los motivos del 27-S, Mas justificó el adelanto electoral a que lo ha intentado todo para dar la voz al pueblo catalán y que ante la negativa del Estado, que es un “muro granítico”, el “último recurso” que le quedaba era convocar elecciones. El presidente de la Generalitat reveló que durante el debate del pacto fiscal estuvo meses negociando con Mariano Rajoy, con reuniones de cuatro y cinco horas. El dirigente nacionalista dio el máximo de importancia a los comicios de dentro de un mes. Estas elecciones serán autonómicas, pero “excepcionales”, según el presidente, y serán “plebiscitarias” si así lo decide la ciudadanía. El hecho de que se haya formalizado la candidatura de Juntos por el Sí refuerza este “carácter plebiscitario”, dijo. «El 27-S se contarán los disputados del sí y del no», remató.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual