Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

El Partido Popular quiere inhabilitar a Artur Mas tras el 27-S

  • Plantea una reforma urgente de la ley del Constitucional para castigar a los gobernantes que no cumplan sus sentencias

El presidente de la Generalitat, Artur Mas.

El Partido Popular quiere inhabilitar a Artur Mas tras el 27-S

El presidente de la Generalitat, Artur Mas.

EFE
14
02/09/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
El PP registró en el Congreso una proposición de ley urgente para modificar la ley del Tribunal Constitucional a fin de que los gobernantes que incumplan sus sentencias sean suspendidos en sus cargos. El partido gubernamental actuó de forma preventiva ante las iniciativas que pueda adoptar Artur Mas tras las elecciones del 27-S, como la hipotética declaración unilateral de independencia si la lista soberanista de Junts pel Sí alcanza la mayoría absoluta en el Parlamento de Cataluña.

«La broma se ha terminado», zanjó el candidato del PP catalán, Xabier García Albiol, para los comicios del 27-S en una sorprendente comparecencia en el Congreso, pese a no ser diputado, acompañado del portavoz popular en la Cámara, Rafael Hernando. El controvertido exalcalde Badalona no perdió el tiempo en rodeos y admitió que la reforma de la ley del Constitucional a un mes de las elecciones es un mensaje «muy claro» para los que quieren separar «Cataluña del resto del Estado». Con esta reforma legal, prosiguió, «nadie va a proclamar la independencia de Cataluña».

La reforma que plantea el PP tiene como punto nuclear la modificación del artículo 92 y establece «la suspensión de sus funciones a las autoridades» en caso de que el Tribunal Constitucional apreciase «el incumplimiento total o parcial» de sus resoluciones por parte de esos gobernantes. Para que se haga efectivo el castigo, la corte de garantías «podrá requerir la colaboración del Gobierno» a fin de que adopte «las medidas necesarias» para materializar el correctivo. El Constitucional lo acordará «sin oír a las partes» cuando «concurrieran circunstancias de especial transcendencia constitucional». Además eleva las multas para los casos de desobediencia de 3.000 a 30.000 euros; ahora son de 600 a 3.000.

El Gobierno y el PP quieren tener munición legal para responder a las previsibles decisiones soberanistas si los independentistas ganan las elecciones del 27 de septiembre con mayoría suficiente para controlar el Parlamento, eventualidad que el Ejecutivo debe temer que es probable a tenor de la importante reforma legal que plantea. El Gobierno de Mariano Rajoy llevó con todo sigilo sus planes porque esta iniciativa legislativa no figuraba en ninguna de las hipótesis de respuesta a los movimientos separatistas de Cataluña. Es más, todos los partidos de la oposición admitieron su ignorancia sobre lo que se cocinaba en los fogones de la Moncloa y el Ministerio de Justicia.

No es la primera vez que un Gobierno del PP pretende establecer sanciones para los gobernantes que se embarquen en desafíos secesionistas. José María Aznar introdujo en 2003 una reforma en el Código Penal para castigar con penas de cárcel a quienes promovieran referendos ilegales. Menester en el que andaba enfrascado por aquellos años el lehendakari Juan José Ibarretxe con su idea del estado libre asociado. El Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero derogó los cambios un año después.

Pero Aznar optó por la vía penal, mientras que Rajoy ha escogido el camino de la reforma de la propia de ley del Constitucional, que no es un tribunal jurisdiccional con capacidad punitiva. Es una corte de garantías que vela por el cumplimiento de la ley fundamental del sistema democrático. Una fórmula muy arriesgada, al decir de los expertos constitucionalistas.

CERRAR RESQUICIOS

El Gobierno se ha inclinado por este procedimiento ante el juego del gato y el ratón en que se convirtió la consulta del 9-N. El Constitucional prohibió el referéndum soberanista que pretendía celebrar y organizar el Gobierno de Artur Mas, pero la Generalitat se sacó de la manga un proceso participativo, cuya votación no pudo impedir la corte, aunque la Fiscalía presentó una querella criminal contra Mas y dos de sus consejeras que aún está en fase de instrucción.

Rajoy, como se encargaron de precisar García Albiol y Hernando, no quiere dejar ningún resquicio a que el proceso independentista coja vuelo tras el 27-S. De producirse la declaración unilateral de independencia por parte de un Parlamento de Cataluña con mayoría soberanista, el presidente del Gobierno quiere que sus promotores sepan que si dan ese paso podrán ser inhabilitados para ejercer sus cargos, ya sea presidente de la Generalitat o del Parlamento autonómico, porque el Constitucional declarará inválida la segregación, y si la resolución no es acatada la corte podrá sancionar a los promotores.

El Gobierno quiere tener todo listo cuanto antes y ha solicitado al Congreso que su proposición se tramite por el procedimiento de urgencia; esto es con lectura única en el pleno sin posibilidad de introducir enmiendas. Los populares pretenden que el 8 de septiembre la Junta de Portavoces de la Cámara incluya en el orden del día del pleno del 15 al 17 la toma en consideración de su iniciativa, y una vez que la mayoría absoluta del PP admita su tramitación, se apruebe en el pleno del 29 de septiembre. Para cuando se constituya en octubre el nuevo Parlamento de Cataluña, el Constitucional contaría por tanto con esta nueva herramienta legal.

El Gobierno catalán reaccionó con indignación ante el movimiento del PP y tachó de «electoralista y anticonstitucional» la reforma legal. Su portavoz, Neus Munté, utilizó la misma terminología que el candidato García Albiol y sostuvo «Cataluña no es ninguna broma» como para andar con trucos legales de última hora. «Ante el clamor de la democracia, lo que el Gobierno (de Rajoy) -denunció la portavoz catalana- pone sobre la mesa es miedo, amenazas y represión».

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría trató de templar gaitas ante el crudo lenguaje de su candidato catalán y aseguró que nadie tiene «nada que temer» por la proposición presentada por el PP salvo los que incumplan la ley. Rechazó, por lo demás, las acusaciones de electoralismo y afirmó que lo único que busca el Gobierno es «fortalecer» el marco constitucional.


Ver más comentarios

Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual